Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Denuncian malas condiciones de puestos policiales

Organización de policías ha querido demostrar a través de fotografías esa situación de sus lugares de trabajo

Los agentes denuncian los espacios reducidos y en malas condiciones que sirven de dormitorios. Servicios sanitarios en mal estado y poco espacio para tender sus ropas. Foto EDH

Los agentes denuncian los espacios reducidos y en malas condiciones que sirven de dormitorios. Servicios sanitarios en mal estado y poco espacio para tender sus ropas. Foto EDH

Los agentes denuncian los espacios reducidos y en malas condiciones que sirven de dormitorios. Servicios sanitarios en mal estado y poco espacio para tender sus ropas. Foto EDH

Las autoridades de Seguridad Pública invirtieron medio millón de dólares en la compra de 850 chalecos antibala que entregaron el jueves pasado para los agentes de la Policía Nacional Civil (PNC).

Sin embargo, algunos puestos policiales se encuentran en pésimas condiciones para que el personal pueda laborar de la mejor manera, según denuncia el recién creado Movimiento para los Derechos de los Policías, a través de su cuenta en Facebook.

En la denuncia del referido movimiento se ha incluido imágenes, en la mencionada red social, de cómo se encuentran algunos puestos policiales de todo el país.

En las fotografías se observan los espacios reducidos que sirven como dormitorios para los agentes, el mal estado de los catres donde duermen, así como el daño de los servicios sanitarios y baños.

También cuestionan la supuesta inversión que han hecho las autoridades de la Policía para mejorar la infraestructura que permite el resguardo del personal.

"Es evidente que mienten descaradamente al pueblo salvadoreño, cuando vemos cómo están los compañeros y compañeras al interior de las sedes policiales", señala el referido movimiento en su cuenta de Facebook.

"Viven como indigentes, tienden sus ropas en espacios pequeños, el olor peculiar del hacinamiento invade todo", señalan.

Uno de los puestos que según los policías denunciantes es pésimo para trabajar es el de Santiago Nonualco, La Paz.

Aseguran que las autoridades han querido construir un "maquillaje" de la verdadera realidad que viven los agentes hacia la opinión pública, cuando la verdadera realidad es otra: "Desde la carencia de todo, donde tener un pedazo de colchoneta es un privilegio, y que llegue el agua potable unas horas es vital, ir al baño es un martirio".

Lo anterior contrasta con las condiciones laborales de los jefes de las delegaciones, pues poseen cómodas oficinas con aire acondicionado, baños privados y confortables camas. "Estos que cobran jugosos sueldos y saludan con sombrero ajeno, adjudicándose victorias que no han ganado", dicen.

Ministro reconoce malas condiciones de puestos

El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Benito Lara, reconoció que en algunos puestos tienen "dificultades" para mejorar las condiciones laborales de los policías, pero aseguró que el gobierno hace esfuerzos por mejorarlas.

"Ha habido anteriormente esfuerzos por mejorar algunos puestos policiales con recursos propios. Nosotros estamos comprometidos para mejorarles las condiciones a los agentes para que puedan ejercer mejor su labor", dijo el funcionario.

El ministro aseguró que cuentan con un plan "que es un poco gradual, no es tan rápido dados los recursos que tenemos", pero no ofreció detalles del mismo.

Policías elites piden nivelación salarial

Agentes del Grupo de Reacción Policial (GRP) han expresado su malestar porque no los han tomado en cuenta con incentivos salariales, falta equipo adecuado para desempeñar su trabajo y además se les exige cumplir con extenuantes jornadas.

Señalan que más de 40 policías de la referida unidad no han sido beneficiados con los incentivos salariales (sobresueldos por el riesgo de su desempeño) con los que cuentan otros policías de la misma unidad, lo que genera una atmósfera de desigualdad.

"Se les exige al máximo de sus capacidades y su trabajo no es reconocido por la superioridad", según denunciantes. Añaden que "no se puede exigir que el trabajo sea de calidad, cuando los trabajadores están desmotivados".

El referido movimiento se opone al régimen de acuartelamiento de los policías, por considerar que en las delegaciones no hay condiciones para la estadía de los agentes y, además, porque estarían alejados de sus familias, poniéndolos en riesgo ante los ataques de las pandillas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación