Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Dennis no era marero, ni tenía antecedentes"

El joven pereció el jueves en el enfrentamiento entre policías y pandilleros

Finca donde unos 25 miembros de la MS tenían una "convención de cabecillas". Siete delincuentes y un empleado murieron al enfrentarse con policías. Foto EDH

Finca donde unos 25 miembros de la MS tenían una "convención de cabecillas". Siete delincuentes y un empleado murieron al enfrentarse con policías. Foto EDH

Finca donde unos 25 miembros de la MS tenían una \"convención de cabecillas\". Siete delincuentes y un empleado murieron al enfrentarse con policías. Foto EDH

La hermana de uno de los siete hombres a quienes varios agentes del Grupo de Reacción Policial (GRP) mataron en defensa propia, el jueves, en La Libertad, negó ayer que su pariente fuera marero, como aseguran las autoridades.

Los familiares de Dennis Alexander Hernández, de 20 años, sostuvieron que, desde hace seis años, él era el "escribiente"(encargado de hacer las planillas y otras tareas administrativas) en la finca San Blas, del cantón El Matazano, en San José Villanueva.

El joven pereció —junto con siete hombres y una mujer que pertenecían a la mara Salvatrucha— en un enfrentamiento con policías que llegaron de madrugada a realizar un operativo.

Los oficiales tenían información de que hace más de un mes los delincuentes (entre ellos algunos cabecillas de la pandilla) habían llegado a usurpar el inmueble.

Sin embargo, se presume que el jueves tenían un encuentro para planificar delitos. En la cita participaron unos 25 delincuentes que habían llegado desde diferentes municipios de La Libertad y San Salvador.

Algunas fuentes policiales dijeron a El Diario de Hoy que desde hace unos tres meses se les seguían la pista a los pandilleros que murieron y a otros que lograron escapar.

"Mi hermano no tenía antecedentes penales; no era pandillero ni tampoco tenía tatuajes. No tenía nada que lo vinculara con ellos (mareros). Entre sus cosas lo que hallaron fueron cuadernos y papeles de la iglesia", dijo indignada, y con voz entrecortada, la pariente de Hernández.

Por su parte, algunos vecinos de Dennis Alexander y el pastor de la iglesia donde se congregaba coincidieron en que él era un muchacho trabajador que no se metía en problemas.

Además de laborar en la finca San Blas, estudiaba primer año de bachillerato a distancia en una escuela de Santa Tecla.

"Él decía que quería ser veterinario, por eso todos los sábados se la pasaba estudiando a distancia. También era servidor del Ministerio de Jóvenes de nuestra iglesia", dijo el pastor del Tabernáculo Bautista del cantón Ayagualo.

Mientras que algunos vecinos de la víctima sostuvieron que él siempre fue muy colaborador con los asuntos que beneficiaban al cantón.

"Aquí lo hemos visto crecer. Podemos dar fe de que era muy entregado a la iglesia y a su trabajo", dijo una vecina de la víctima, quien tiene más de 30 años de residir en el cantón El Matazano.

Mareros veían televisión con cuidadores de finca

Algunos allegados de la víctima, que pidieron no ser identificados, relataron ayer que un grupo de pandilleros llegó hace más de un mes a instalarse, sin dar ninguna explicación, en la finca San Blas.

Dennis Alexander habitaba solo en una pequeña casa situada dentro de la hacienda y a unos 15 metros estaba la vivienda de sus padres.

Cuando los delincuentes se instalaron en el lugar, la familia Hernández no supo qué hacer: si los denunciaban con la Policía, podrían matarlos. Y si abandonaban el inmueble, podrían buscarse un problema mayor. Por eso los moradores decidieron quedarse y soportar que los delincuentes se pasearan día y noche por el inmueble, como si fueran los dueños.

Según las fuentes, la osadía de los sujetos era tal que algunas veces los cuidadores de la finca estaban viendo televisión y de repente se cruzaba entre ellos alguno de los pandilleros y se sentaba a ver los programas con ellos.

De la comida supuestamente se encargaba Sonia Guerrero, una adolescente que era pareja sentimental de José Alfredo Aldana, (a) Taz, a quien las autoridades señalan como cabecilla de la pandilla en el cantón Ayagualo.

La Policía informó que él tenía cinco órdenes de captura.

En la balacera también fue ultimado Mauricio López García, apodado Matador, quien aparentemente estaba a cargo del grupo delictivo en Nuevo Cuscatlán.

Junto con ellos perecieron Manuel Gutiérrez González (Garrobo); Hugo Nelson Melara Miranda (Zyper); Dennis Ernesto Hernández Aguirre (Bote) y José Antonio Gómez (Guereja). Este último, según sus parientes, era empleado de la alcaldía de Santa Tecla.

Algunos pobladores manifestaron que unos policías que llegaron a la escena del múltiple homicidio les contaron que entre los muertos estaban algunos sujetos que presuntamente mataron a un atleta de Olimpiadas Especiales, en el cantón El Zapote de San José Villanueva.

La víctima fue identificada como Noé Enrique Bonilla Orellana, de 18 años, fue acribillado a balazos el 24 de julio del año pasado, cuando estaba cortando leña cerca de su casa.

Se trató de corroborar la información con la Policía de ese municipio, pero los agentes dijeron que el jefe llegaría hasta el sábado.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación