Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Delincuentes roban más de $10 millones anuales en buses

Autoridades recomiendan no oponerse a los delincuentes. Rutas como la 44 y 101D, que hacen largos recorridos y que atraviesan la capital, son de las más acechadas por los hampones

En muchos casos, los empresarios saben quiénes son los delincuentes que asaltan en las unidades; sin embargo, por seguridad de los empleados prefieren no denunciarlos ante las autoridades. 

En muchos casos, los empresarios saben quiénes son los delincuentes que asaltan en las unidades; sin embargo, por seguridad de los empleados prefieren no denunciarlos ante las autoridades.... | Foto por Carlos Menjívar

En muchos casos, los empresarios saben quiénes son los delincuentes que asaltan en las unidades; sin embargo, por seguridad de los empleados prefieren no denunciarlos ante las autoridades. 

En menos de un minuto y en un abrir y cerrar de ojos, un grupo de asaltantes despojan de sus pertenencias a los pasajeros y al conductor de un microbús que recorría de San Salvador a Santa Tecla y La Libertad, según se aprecia en un vídeo facilitado por FECOATRANS a El Diario de Hoy.

Según cálculos de la Asociación de Empresarios del Transporte de Pasajeros en Autobuses (ATP), Roberto Soriano,  los delincuentes roban entre 10 y 11 millones de dólares anuales a usuarios y conductores en buses y autobuses en el país.

A raíz de esta escalada delincuencial, un 15 por ciento de los pasajeros ha buscado una alternativa para movilizarse de sus hogares al trabajo o al centro educativo, reveló Soriano.

Cansados de tanto asalto, estar personas se han visto obligadas a invertir entre 50 y 60 millones de dólares en la compra de  vehículos y motocicletas para movilizarse a sus destinos, añadió.

Después de los atracos en semáforos y en altos, los asaltos en las unidades del transporte colectivos son de los más frecuentes, según información recabada por Alertux a través de las redes sociales.

Te puede interesar: Siguen los ataques contra el transporte de pasajeros

Las principales rutas donde se dan los asaltos recorren de San Salvador a San Miguel, San Pedro Perulapán, La Libertad y Zacatecoluca, al igual que las rutas que se desplazan a Apopa, Mejicanos y Soyapango, estima ATP. 

Es más que delincuencia común
De acuerdo con  las gremiales del transporte,  en promedio se registran diez asaltos al día en diversas rutas.

Catalino Miranda, representante de FECOATRANS, sostuvo “que los asaltos en los últimos tiempos ha sido un problema que se ha hecho muy común, aparte de los agravios como los atentados y otros hechos que sobrepasan la delincuencia común”.

Según las autoridades, no todos los asaltos son denunciados, existe una gran cantidad o “cifra negra”   que las víctimas prefieren no denunciar. Por el contrario, recurren a las redes sociales con el objetivo de que su triste experiencia no la vivan otras personas por desconocimiento.

Los transportistas se quejan de que el Plan Bus impulsado por la Policía, no les garantiza seguridad en sus recorridos. No obstante, el subdirector de la Policía Nacional Civil (PNC), Howard Cotto, no solo lo defiende sino que también asegura que en coordinación con los transportistas se ha implementado un mecanismo muy expedito de comunicación con el sector en el momento que lo necesitan.

También puedes leer: Asesinan a pasajero por robarle el celular

“El asunto del transporte público es complejo, tenemos más de mil rutas trabajando y más de diez mil unidades de transporte registradas, sin tomar en cuenta las que circulan ilegalmente”, manifestó.

Agregó que han ofrecido a los empresarios  mantener una comunicación expedita para contrarrestar el hampa.

Destacó que después del boicot al transporte de pasajeros en julio pasado, los mismos empresarios pidieron a la PNC que retirara sus efectivos de las unidades, pues ya no era necesario.

Denuncias por las redes sociales
Cotto manifestó que, sin embargo, siguen dando seguridad a través de recorridos y en paradas donde hay algún riesgo o amenaza, al tiempo que han dejado abierta la posibilidad de estar comunicados cuando hay riego o peligro. 

“Aceptamos la sugerencia de los empresarios sobre el tipo de seguridad que necesitan, pero el plan lo tiene que crear la Policía, con sus recursos y bajo sus criterios, que no siempre coinciden con los transportistas”, aclaró Cotto. 

Una de las plataformas que a diario está reproduciendo las denuncias de los ciudadanos es Alertux, desde la cual se advierte a la población sobre las rutas y los modos de operar de la delincuencia en el transporte público. 

También establece una especie de clasificación de las rutas, con base en la cantidad de quejas que reciben.

De acuerdo con esta información, las rutas que con más frecuencia registran asaltos en septiembre han sido: 8A, 42B, 44, 52 y 101D. 

Estas rutas recorren por colonias y comunidades periféricas donde, con frecuencia, aseguran las autoridades, los delincuentes cometen sus atracos y luego corren a esconderse en sus laberintos.

Por ejemplo en el caso de la Ruta 8A, informes de las autoridades revelan que los sujetos se suben como cualquier pasajero en el sector conocido como Los Elíseos, desde donde despojan a los pasajeros y al llegar a la zona de un cementerio privado se bajan. Luego se cruzan la carretera  para llegar a la comunidad Barahona para seguir por calle Turrialba que comunica con la colonia Dolores. “De ahí toman la Ruta 10 y escapan con el dinero robado”, relató un usuario del transporte de la ruta 8A.

También ha sucedido que los asaltantes, luego de despojar a los pasajeros, corren a los pasajes 10 y 15 de la colonia Dolores. “Les roban a la gente y a los motoristas”, explicó un conductor.

Las autoridades señalan que por las noches hacen el festín con bebidas, drogas y mujeres, con lo robado.

Hay víctimas que regresan de la empresa con sueldo de la quincena; otras, se dirigían al mercado o súper a comprar la comida de la quincena, explicó un afectado por la delincuencia.

En el caso de la ruta 101D, los ladrones se suben en cualquier parada, especialmente en las adyacentes a comunidades como Tutunichapa, en los contornos del Centro Judicial Isidro Menéndez.

A este sector se suma la intersección de la 25a. Avenida Norte y Bulevar Tutunichapa, donde hay personas que limpian parabrisas, además de malabaristas y otras que se dedican a pedir dinero.

Puedes leer: Cuatro muertos en asalto a bus

Algunos motoristas aseguraron a El Diario de Hoy que entre estas personas se mezclan delincuentes.

Por su parte, Miranda señaló que tiene reportes de más asaltos en el transporte colectivo que presta sus servicios en los corredores de la Troncal del Norte, aduana San Bartolo (Ilopango) en el bulevar del Ejército, de Santa Tecla a Tuscania, de Quezaltepeque a Apopa y en el propio centro de San Salvador.

En la capital, el hampa ataca en las vías que atraviesan el Mercado Central.

Los atracos en los buses y microbuses ocurren a cualquier hora, pero son más frecuentes los jueves, viernes, sábados, más aún cuando es pago de quincena o fin de mes.

El representante de ATP afirmó que en la zona urbana los atracos se registran, por lo general, al mediodía y también al final de la tarde. 

De dos a cinco sujetos, algunos armados, se suben a las unidades que se desplazan por la Avenida Independencia, 1a. Calle Oriente y Poniente, aprovechando las diversas paradas situadas en el centro capitalino.

La alameda Juan Pablo II, después del mercado La Tiendona, el parque Centenario, las paradas del parque Infantil, la Tutunichapa, frente al hospital Médico Quirúrgico del Seguro Social, hasta llegar a la zona de los centros comerciales, son puntos donde los delincuentes abordan microbuses y autobuses.

Cada uno emplea su propia forma de amedrentar a los pasajeros y obtener de ellos lo que quieren: algunos aseguran que acaban de salir del penal, se quitan la camisa para mostrarles sus tatuajes de pandillas y aquellas grandes cicatrices que llevan en sus cuerpos.

Con eso buscan que los pasajeros se atemoricen y les den dinero con rapidez.

Otros llevan en sus manos tarjetas con mensajes bíblicos, llaveros u otro artículo que ponen en manos de los pasajeros, luego piden una colaboración, algunas personas no reciben esos artículos  para evitar compromisos. Al final cuando los sujetos piden la colaboración y no les va bien, comienzan con sus amenazas de asaltar a la gente.

Otros advierten desde un principio que no desean hacerle daño ni causarle problema a nadie, pero que esperan obtener su colaboración. Pero cuando las ayudas no son las que esperaban, amenazan con despojar a todas las personas que no les colaboraron.

Recomendaciones a los usuarios
Ante los constantes asaltos en buses y microbuses, las autoridades recomiendan a la ciudadanía tomar algunas precauciones como no hablar por teléfonos celulares ni portar fuertes sumas de dinero.

También, si los delincuentes le piden “voluntariamente” una cantidad de dinero, es mejor entregárselas a tener un problema mayor con ellos.

Y si le tratan de robar algún objeto de valor o se lo piden, lo más conveniente es entregarlo para evitar un hecho lamentable.
Advierten asimismo no enfrentarse contra los delincuentes dentro de las unidades, pues ellos realmente no tienen mucho que perder y están decididos a llegar hasta las últimas consecuencias.

Revisa nuestro mapa de Oincs y mantente informado de todo lo que sucede a tu alrededor. Haz clic: http://www.elsalvador.com/es/paginas/oincs.shtml

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación