Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Decomisan uniformes policiales a pandilleros en La Campanera

En el operativo, la PNC aprehendió a 34 miembros de la mara 18

Las autoridades informaron que los delincuentes deberán responder por tenencia y portación ilegal de armas; también por uso prohibido de uniformes policiales. Fotos EDH / Jaime Anaya

Las autoridades informaron que los delincuentes deberán responder por tenencia y portación ilegal de armas; también por uso prohibido de uniformes policiales. Fotos EDH / Jaime Anaya

Las autoridades informaron que los delincuentes deberán responder por tenencia y portación ilegal de armas; también por uso prohibido de uniformes policiales. Fotos EDH / Jaime Anaya

Una estructura de la pandilla 18 que delinque en la colonia La Campanera, en Soyapango, tenía en su poder al menos 10 uniformes completos de la Policía Nacional Civil (PNC).

Las prendas de vestir fueron decomisadas ayer en un operativo que realizaron en dicha colonia unos 200 agentes policiales que tuvieron el respaldo de militares.

En los allanamientos también fueron incautados varios gorros pasamontañas, un par de botas, dos escopetas, municiones y un centenar de porciones de marihuana.

Además de los decomisos, las autoridades capturaron a 34 integrantes de la banda delictiva, entre ellos 11 menores de edad.

La Policía informó que 30 de los aprehendidos son hombres y el resto mujer. Agregó que ellas serían las que se encargaban de recoger el dinero de las extorsiones.

Los imputados serán acusados de tenencia y portación ilegal de armas de fuego; tráfico de drogas y uso indebido de uniformes policiales, entre otros ilícitos.

PNC sitió la colonia tras muerte de pandillero

La presencia policial en La Campanera —un bastión de la mara 18, que fue guarida del cabecilla de la estructura delincuencial, Carlos Mojica Lechuga, "Viejo Lin"— se ha mantenido desde el domingo.

Ese día, un grupo de pandilleros atacó a balazos a policías que realizaban un patrullaje preventivo en el lugar.

En el enfrentamiento resultó lesionado Gilbert Alberto Vásquez Monroy, uno de los delincuentes, quien más tarde murió en el hospital.

El resto de pandilleros logró escapar. La Policía informó que cerca del cadáver de Vásquez fue hallado un revólver con el que habría disparado contra los agentes.

Un día después del incidente, las autoridades recibieron información de que en el velorio de Vásquez había varios mareros que supuestamente estaban armados.

Por esa razón, decenas de policías fueron desplegados por la colonia pero algunos agentes manifestaron que solo estaban haciendo un patrullaje preventivo. Las fuentes negaron que se hubieran hecho capturas o decomisos.

¿Venta de uniformes?

Esta no es la primera vez que las autoridades decomisan uniformes policiales a pandilleros en la zona nororiente de San Salvador.

En octubre pasado, detuvieron a seis policías destacados en el puesto de Altavista, en Tonacatepeque, luego que la Fiscalía los acusara de colaborar con la pandilla 18 que delinque en Soyapango, Ilopango y Tonacatepeque.

Junto con los policías fueron detenidos más de 80 pandilleros de la 18, a quienes se les atribuyó el delito de homicidio y agrupaciones ilícitas.

En esa ocasión, delegados del Ministerio Público sostuvieron que los agentes capturados alertaban a los delincuentes sobre los operativos policiales; les vendían uniformes y cometían otras acciones delictivas.

Las fuentes informaron que los miembros de la corporación recibían entre $200 y $300 por dar información a los mareros o por venderles armas o uniformes policiales.

Los agentes procesados fueron enviados a prisión provisional por el Juzgado Especializado de Instrucción A, de San Salvador.

En junio del año pasado, las autoridades también arrestaron a un cabo de la Fuerza Armada, destacado en el Destacamento Militar No. 9 de Zacatecoluca, La Paz.

Al hombre se le acusó de tenencia de uniformes militares y policiales que, supuestamente, vendería a pandilleros de la 18 que delinquen en la comunidad Las Palmas, en San Salvador.

Las investigaciones arrojaron que los delincuentes pagarían $100 por cada uno de los uniformes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación