Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Decomisan más de 20 celulares en Mariona

La introducción de teléfonos celulares a diversos centros penales es un delito que las autoridades no han podido controlar.

La introducción de teléfonos celulares a diversos centros penales es un delito que las autoridades no han podido controlar.

La introducción de teléfonos celulares a diversos centros penales es un delito que las autoridades no han podido controlar.

Un nuevo registro efectuado en las bartolinas del sector 5 del centro penal La Esperanza, situado en Mariona, permitió el decomiso de 20 teléfonos celulares, 36 chips para los mismos, así como 14 cargadores, nueve aparatos de manos libres y ocho baterías.

Además, el registro permitió el decomiso de más de 100 porciones de marihuana que los reclusos tenían escondidas en diversos lugares de las celdas, según informaron las autoridades.

En agosto anterior, las autoridades penitenciarias hicieron otra requisa en ese mismo centro penitenciario, habiendo encontrado más de 30 aparatos telefónicos y múltiples accesorios para los mismos.

El flujo de aparatos telefónicos al interior de los centros penales es imparable: el pasado 1 de noviembre, el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Ricardo Perdomo, anunció la instalación de nuevos equipos bloqueadores de señal en el penal de Mariona.

El Diario de Hoy ha señalado en repetidas ocasiones que reclusos dentro de Mariona y otros centros penales continúan haciendo uso de redes sociales y cometiendo toda suerte de delitos, a través de celulares.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación