Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cortocircuito fue la causa del incendio en Las Cascadas

Hasta que pasaron nueve meses de los incendios en el referido centro comercial y en el mercado Central para conocer las causas de los mismos.

Seis negocios fueron consumidos por las llamas, el sábado anterior, en el centro comercial Las Cascadas. Foto EDH / Archivo.

Un bombero lucha por controlar el fuego en el centro comercial Las Cascadas. Las investigaciones determinaron que se trató de cortocircuito | Foto por Archivo

Seis negocios fueron consumidos por las llamas, el sábado anterior, en el centro comercial Las Cascadas. Foto EDH / Archivo.

Tuvieron que transcurrir nueves meses para conocer las posibles causas de los incendios de gran magnitud que se registraron a principios de este año en el mercado Central de San Salvador y en el centro comercial Las Cascadas, en Ciudad Merliot, Antiguo Cuscatlán, La Libertad. 

En el caso del siniestro que destruyó un supermercado y una venta de equipo de oficina e informática, el Cuerpo de Bomberos concluyó que el fuego se había originado por un cortocircuito, provocado de forma accidental por la mala manipulación de cables del sistema eléctrico.

El director del Cuerpo de Bomberos, mayor Joaquín Parada  Jurado, explicó que las investigaciones del incendio en el centro comercial se hicieron en coordinación con especialistas de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos y supervisadas por la Fiscalía General.

“El proceso en conjunto nos dio como resultado la conclusión de que el fuego pudo haberse originado por un cortocircuito, al manipular cables conductores de energía eléctrica al interior de una de las bodegas”, dijo Parada.

Agregó que “esto aparentemente ocasionó un daño que gradualmente provocó un contacto entre dos cables desprotegidos con los dispositivos de protección que tienen  de poliducto, y esto dio origen al fuego”.

Explicó que las llamas se propagaron con rapidez porque en la bodega había bastantes artículos y productos compuestos de materiales inflamables, lo que al principio complicó a los bomberos su extinción.

“Estas condiciones más las características propias de la bodega dieron lugar a que el  fuego se propagara con alguna rapidez, que al final dio como resultado lo que todos conocemos”, dijo Parada Jurado.

Las investigaciones descartaron que el incendio haya sido provocado intencionalmente y establecieron que se trató de una situación fortuita al manipular de forma indebida los cables eléctricos.

Otro de los hallazgos de las investigaciones es que aparentemente los responsables de mantenimiento no hacían revisiones periódicas del sistema eléctrico, y eso pudo haber incidido al no detectar a tiempo las posibles fallas que pudo haber en las instalaciones eléctricas.

Explicó que al día siguiente de haberse registrado el incendio se pudo detectar el sitio donde se originó el siniestro, lo que les permitió agilizar las investigaciones en conjunto con la ATF y las que llevaron a sacar en conclusión que se había tratado de un cortocircuito.

“Nos pidieron que nos esperáramos hasta que se incorporaran los técnicos de la ATF, quienes concluyeron lo que nosotros habíamos concluido y de ahí continuamos con la investigación hasta llegar a esclarecer que efectivamente que el incendio pudo haber sido un cortocircuito”, dijo Parada.

Agregó que los especialistas avalaron que el proceso de investigación que había realizado el Cuerpo de Bomberos desde el principio había sido el correcto.

El informe del Cuerpo de Bomberos ya está en manos de la oficina fiscal de Santa Tecla, La Libertad, que es la que dirigió las investigaciones del incendio en el centro comercial.  “Como se estableció que no hubo intención de provocarlo, no creemos que exista un delito o algo deliberado”, dijo Parada.

Afirmó que el documento también le ha sido enviado a la empresa afectada, para que pueda hacer las gestiones que crean convenientes con la compañía de seguros.
Se consultó a la Fiscalía General sobre las conclusiones a las que habían llegado, tras conocer el informe de los Bomberos y de la ATF , pero se dijo que no podían dar información al respecto, porque el caso todavía estaba en manos de la agencia federal estadounidense. Sin embargo, otras fuentes fiscales aseguraron que el caso ya ha sido cerrado.

También se pidió una posición oficial a la empresa afectada, pero la gerente de Asuntos Corporativos de la referida compañía, Claudia Ibáñez, se limitó a decir que no podían hacer comentarios al respecto porque las investigaciones aún están en manos de las instituciones del Estado.

“Solo le puedo decir que no vamos a dar una posición oficial porque el caso todavía está en manos de las instituciones de Gobierno, y hasta que no se haya terminado el trabajo y se haya sacado las conclusiones, entonces, vamos a dar a conocer las decisiones que la compañía tomará”, dijo Claudia Ibáñez, sin dar mayores detalles sobre si reconstruirán el supermercado en el mismo lugar y desde cuándo.

Parada Jurado aseguró que no podía dar un monto de las pérdidas económicas porque la empresa afectada es la que tiene que definir esa situación, y solo se limitó a decir que eran millonarias.  

Sin embargo, el jefe de los Bomberos explicó que la empresa aseguradora ya había hecho un peritaje de las pérdidas no solo por los productos dañados sino que también por la infraestructura que salió severamente dañada.

Sin definir causa en mercado Central
En el caso del incendio ocurrido en un sector del mercado Central, la noche del 24 de enero pasado,  el Cuerpo de Bomberos informó que no se  pudo establecer el origen del mismo por las condiciones en las que quedó el edificio donde se almacenaba gran cantidad de productos que favorecieron la propagación del fuego.

“Al final de las investigaciones encontramos dos hipótesis posibles: una, que pudo haber sido un cortocircuito, lo cual es un poco común en este tipo de establecimientos, o (dos), pudo haber sido provocado. Pero debido a las circunstancias en las que quedó la escena, no pudimos llegar a una conclusión definitiva “, dijo Parada.

Explicó que pudo haberse originado por un  cortocircuito por las condiciones en las que se encontraban los cables eléctricos en el lugar y debido a las “incidencias de conexiones, el nivel de protección que podrían haber tenido las conexiones eléctricas o no. En estos lugares es normal tener un desorden, por decirlo de esa manera, de las instalaciones eléctricas”.
   

Agregó que los niveles de seguridad que se guardan  en esos locales “normalmente son muy bajos y eso da lugar a que eventualmente puedan ocurrir cortocircuitos por la sobre demanda y, precisamente, porque no hay niveles de protección adecuados en este sector”.

Explicó, sin detallar, que hubo algunas situaciones que hicieron sospechar de que pudo haber sido provocado, pero porque no obtuvieron cierta información y por las condiciones en las que quedaron las instalaciones no se logró una conclusión definitiva.

El informe del Cuerpo de Bomberos pasó a la Fiscalía, para que siga las investigaciones, y a la Alcaldía de San Salvador, para que hiciera las gestiones necesarias para el cobro del seguro y continuar con las investigaciones. 

De hecho, fuentes de la Alcaldía capitalina aseguraron que la empresa aseguradora se comprometió a pagar el seguro por las instalaciones dañadas, cuyo monto asciende a unos 150,000 dólares. Esa cantidad no comprendía el pago de la mercadería de los comerciantes afectados, según las fuentes.

Tras concluir con las investigaciones, los Bomberos entregaron las instalaciones incendiadas a la Alcaldía capitalina, pero desconocen si  la infraestructura destruida ha sido reconstruida o se mantiene igual.

El incendio que se produjo la noche del 24 de enero pasado, destruyó unos 225 puestos donde se vendían diversidad de productos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación