Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cordillera del Bálsamo: la muerte acecha en las fincas cafetaleras

Cinco ataques a trabajadores de fincas de café han sido cometidos en lo que va de 2016. Solo en el cantón El Matazano, en Comasagua, han asesinado a siete personas este año.

Homicidio

La madre de uno de los asesinados se desmayó tras reconocer el cuerpo de su hijo. | Foto por Óscar Iraheta

La madre de David Sas se desmayó varias veces al llegar a la finca donde ocurrió el ataque.

El triple homicidio cometido ayer en la Finca Santa Adelaida es el enésimo en esa zona cafetera. Las víctimas: trabajadores de fincas cafetaleras enquistadas en la Cordillera del Bálsamo, en el departamento La Libertad.

Los asesinados ayer no estaban cortando café, pero andaban regando plaguicida en esas plantaciones.

Con los tres hombres asesinados había un puñado más haciendo el mismo trabajo. Uno de ellos resultó herido de una pierna y el resto logró escapar de los asesinos.

Las víctimas mortales fueron identificadas como Jorge Adalberto Hernández, de 27 años,  Gustavo Alonso Ávalos Jovel, de 48, y David Sas, de 25, todos vivían en el cantón El Matazano, municipio de Comasagua, departamento de La Libertad.

Sin hipótesis sobre masacre de ayer

Según la Policía, ninguno de los tres trabajadores masacrados ayer era miembro de maras o pandillas.

Sin embargo, las autoridades afirmaron que Ávalos Jovel daba dónde dormir a un grupo de seis miembros de la pandilla 18 que desde el año pasado están intentando retomar el control de la parte sur del cantón Matazano, de Comasagua.

La Policía también dijo que otra posible motivación sería que David Sas tiene un hermano que vive en el municipio de La Libertad, quien está vinculado a un grupo de pandillas.

Entre David y Jorge Adalberto había un vínculo familiar, pues la mujer de Jorge Adalberto era hermana de David.

De los tres asesinados ayer, en la mañana, sólo Ávalos Jovel no deja hijos huérfanos.

De acuerdo con lugareños, en los 36 días que van de 2016 han sido asesinadas siete personas en ese sector, que es una especie de territorio en disputa entre la pandilla 18 y la mara Salvatrucha.

Hermano fue asesinado hace una semana  

El último asesinado en ese lugar fue René Ramírez, hermano de Jorge Adalberto Hernández, una de las víctimas de ayer.

De acuerdo con fuentes policiales, a René lo llegaron a sacar de noche un grupo de hombres encapuchados y vestidos con ropas similares a la de los policías.

Junto a René fue sacado también uno de sus hermanos, a quien la Policía sí vincula con grupos de pandillas.

Sin embargo, éste logró escapar del grupo de exterminio, por lo que solo mataron a René, dijeron las fuentes.

En menos de una semana, la violencia ha arrebatado a dos miembros de la familia Hernández.

Ola de homicidios en las fincas

La masacre de ayer constituye el tercer ataque que es efectuado directamente contra trabajadores de fincas cafetaleras en menos d e un mes.

El primero fue cometido el 7 de enero anterior en la finca Candelaria, localizada en el cantón Santa Lucía, municipio de Talnique.

Las víctimas fueron identificadas como  Éver Edgardo, de 24 años, originario de San Pedro Puxtla, Ahuachapán; Sergio Alberto Pérez, quien vivía en Izalco, Sonsonate; y Ronald Eduardo, originario de Comasagua. Este último era menor de edad. Las tres víctimas estaban durmiendo junto a otros cortadores de café de la finca Candelaria.

Como es costumbre, en las fincas cafetaleras se designa una casa para dormitorio de los cortadores que llegan de otros lugares en la temporada,  y que no pueden viajar.

En la noche, aproximadamente 10 hombres irrumpieron a la casa y gritaron que eran policías. Luego seleccionaron a los tres jóvenes  a quienes llamaron por sus nombres y se los llevaron rumbo a un barranco.

A la mañana siguiente, los tres trabajadores fueron encontrados asesinados, como a dos kilómetros de la casa de la cual los sacaron.

En esa ocasión, policías que llegaron a la escena del crimen dijeron que había fuertes sospechas de que los tres jóvenes tuvieran vínculos con la Pandilla 18 y que eso podría haber sido la razón de que los asesinaran.

Otros dos cortadores asesinados

El 19 de enero mataron a otros dos cortadores de café. Esta vez fue en la finca Santa Elena, en el límite de los municipios de Comasagua y Talnique, ambos de La Libertad.

En esta ocasión, las víctimas no fueron jóvenes, sino dos hombres adultos a quienes la Policía identificó como Gregorio Alfaro Yanes, de 36 años, y Salvador Antonio Gutiérrez López, de 53.

Alfaro era originario de Talnique, mientras que Gutiérrez, era de Comasagua.

Ambos tenían sólo tres días de haber llegado a la Finca Santa Elena, atraídos por un aviso en la fachada que aún está colgado:  “Se necesitan cortadores de café”.

Gutiérrez López vivía en el cantón El Matazano, de Comasagua, domicilio de los tres jornaleros asesinados ayer.

En la finca San José

El 21 de enero, dos hombres que habían llegado desde Tacuba, Ahuachapán, a trabajar como cortadores de café fueron asesinados en la Finca San José, en el municipio de Colón, siempre en La Libertad.

Eran padre e hijo. La Policía los identificó como  José Antonio Medina García, de 42 años, y Enrique Antonio Medina Ramírez, de 19.

Según las investigaciones, unos diez hombres irrumpieron en la casa donde descansaban varios trabajadores que habían terminado la jornada de corta de café. A  todos  les pidieron el Documento Único de Identidad (DUI), luego sacaron a padre e hijo y los mataron a balazos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación