Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Confirman pagos a Mijango y colaboradores

Pandilleros recluidos en el penal de Ciudad Barrios, San Miguel, participan en una actividad religiosa como parte de la tregua entre maras.

Pandilleros recluidos en el penal de Ciudad Barrios, San Miguel, participan en una actividad religiosa como parte de la tregua entre maras.

Pandilleros recluidos en el penal de Ciudad Barrios, San Miguel, participan en una actividad religiosa como parte de la tregua entre maras.

El exinspector general, Anilver Rodríguez, y el exadministrador de las tiendas institucionales de Centros Penales, José Juárez, confirmaron en sus declaraciones ante la Fiscalía que a sus nombres salían los cheques con los que supuestamente se les pagaba a Raúl Mijango, a sus colaboradores y a familiares de pandilleros.

Estas declaraciones son las que también han sido filtradas públicamente a través de un sitio web.

Se escucha en el audio que los fiscales lo cuestionan sobre la emisión de varios cheques que salían a su nombre entre mayo de 2012 y septiembre de 2013, entre cantidades de 2 mil 500, 3 mil y 5 mil dólares; cantidades de dinero que no correspondían a su salario.

El exinspector responde a los fiscales que recibió la orden del entonces director de Centros Penales, Nelson Rauda, de que iba a firmar un cheque mensual por 2 mil 500 dólares, en un principio, y luego se lo entregaría al encargado de las tiendas institucionales para que lo cambiara en el banco.

La cantidad del cheque aumentó a 3 mil dólares a partir de octubre 2012, señala el exinspector en su declaración.

Como veía un tanto sospechoso el hecho de firmar esos cheques y regresárselos al administrador de las tiendas, el testigo decide sacarles fotocopias a los cheques que firmaba y luego calzaba el nombre de la persona a quien le devolvía el mismo. El exinspector dijo que cuando le consultó al encargado de las tiendas sobre el destino del dinero, éste le respondió que solo lo cambiaba y se lo entregaba a Rauda. Recordó que pudo haber firmado unos 10 cheques en total, uno cada mes. Todos los cheques los sacaban bajo el concepto de servicios de inteligencia.

En una oportunidad, el administrador de las tiendas le comentó que no estaba de acuerdo con la emisión de esos cheques porque hasta se podían verse involucrados en situaciones fuera de la ley. Recordó que los últimos dos cheques que él firmó fue por la cantidad de 5 mil dólares, ya cuando fungía Rodil Hernández como director de Centros Penales. En una ocasión cuando le llevó el cheque a Hernández, éste le confirmó que era dinero que habían estado usando para pagarle a Raúl Mijango.

"¿Vos sabías para qué utilizaban ese dinero?", dice el exinspector que le preguntó Hernández.

Sin embargo, pero él le contestó que no sabía, pero Hernández le dijo: "Por lo que se cree, es para pagarle a Raúl Mijango y sus secuaces".

Rauda les habría pedido a los dos exfuncionarios que la erogación del dinero de las tiendas se hiciera bajo suma confidencialidad.

El exadministrador de tiendas les confirmó a los fiscales la erogación del dinero que se supone era usado para el pago de Mijango, cuatro de sus colaboradores y algunos familiares de pandilleros.

El testigo señaló que él no estaba de acuerdo con que se sacara ese dinero del fondo de las tiendas institucionales, porque de alguna manera se dejaba de pagar a los proveedores y de cumplir con las obligaciones de las tiendas.

No obstante, lo hacía para cumplir con las órdenes de Rauda, quien, según el testigo, al enterarse este exfuncionario de que iba a declarar a la Fiscalía sobre esas irregularidades, le advirtió "usted nunca supo para que eran esos cheques".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación