Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Condenada a pagar multa por difamación

Sentenciada a pagar 300 días o $2,241 por calumnia y 240 días o $1,792 por difamación Tribunal falló contra ella al no encontrar evidencias

Iris Chavarría acusó a un exgerente por complicidad en un supuesto acoso sexual. Foto EDH

Iris Chavarría acusó a un exgerente por complicidad en un supuesto acoso sexual. Foto EDH

Iris Chavarría acusó a un exgerente por complicidad en un supuesto acoso sexual. Foto EDH

El Juzgado Segundo de Sentencia de San Salvador halló culpable a Iris Chavarría Rodríguez, exempleada de la Asamblea Legislativa, de los delitos de calumnia y difamación en contra de su exjefe (el director de Protocolo).

Según la resolución del Tribunal, Chavarría Rodríguez no presentó pruebas que demostraran las acusaciones y afirmaciones que había hecho en diferentes medios de comunicación contra su exjefe José Roberto Batista, que lo implicaba como cómplice de un supuesto acoso sexual realizado por Boris Ernesto Martínez, exgerente de Recursos Humanos del Órgano Legislativo, sobre este último existe una demanda por parte de Chavarría Rodríguez.

"Con esta resolución judicial, trataré de recobrar un poco mi honor que me fue dañado por esta persona en diferentes medios de comunicación, al acusarme de algo que no era cierto y que ahora se pudo esclarecer en un tribunal de justicia", dijo Batista.

Chavarría Rodríguez fue condenada a una pena de 300 días multa o su equivalente a $2,241 por el delito de calumnia reiterada con publicidad y a 240 días multa o su equivalente a $1,792.80, por difamación reiterada con publicidad, que deberá pagar a las arcas del Gobierno.

Los jueces también resolvieron que durante 540 días la mujer perderá sus derechos de ciudadana y además deberá pagar a Batista una indemnización de $3,000.

"A pesar del fallo condenatorio en contra de la imputada, el daño a mi imagen, a mi buen nombre y a mi honor es irreparable. No me parece justo que, bajo la excusa de la libertad de expresión cualquier persona ande por ahí desprestigiando y denigrando a los demás", recalcó Batista.

En 2010, Chavarría Rodríguez denunció ante la Fiscalía General a Boris Ernesto Martínez, exgerente de Recursos Humanos del Órgano Legislativo, por el delito de acoso sexual y laboral. En esa ocasión, la mujer aseguró que Batista había actuado en complicidad de esos delitos.

Este último contrademandó a la mujer por considerar que eran falsas las acusaciones de complicidad que le imputaban, además de imputarle supuestos maltratos laborales y uso de sellos institucionales de la Asamblea. —EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación