Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cifras de asesinatos entre 2012 y 2014 reflejan incremento

Entre mayo y noviembre de los últimos tres años, hubo un alza de muertes violentas. En algunos meses, el número de víctimas se duplicó

Manuel Antonio Cruz, de 30 años, fue ultimado cerca de una casa abandonada, en el cantón La Cruz de San Pedro Perulapán. La Policía informó que era pandillero. Foto EDH / Jaime Anaya.

Manuel Antonio Cruz, de 30 años, fue ultimado cerca de una casa abandonada, en el cantón La Cruz de San Pedro Perulapán. La Policía informó que era pandillero....

Manuel Antonio Cruz, de 30 años, fue ultimado cerca de una casa abandonada, en el cantón La Cruz de San Pedro Perulapán. La Policía informó que era pandillero. Foto EDH / Jaime Anaya.

La tendencia de homicidios cometidos en el país entre 2012 y 2014 ha ido en aumento, pese a que algunos meses presentaron una leve disminución, según las estadísticas de las autoridades.

En lo que va del año, mayo fue el mes más violento porque hubo 400 asesinatos; le siguió noviembre con 341, abril con 309 y octubre con 298.

Entre junio y septiembre hubo una reducción de homicidios pues de 378 bajaron a 351, cifra que se mantuvo por dos meses y luego se redujo a 333.

Sin embargo, al hacer una comparación de estos datos con las estadísticas de 2012 y 2013, se observa que entre mayo y noviembre, de los tres años, la cifra de muertes violentas fue a la alza y en algunos casos llegó a duplicarse.

Por ejemplo, en mayo de 2012, las autoridades registraron 173 asesinatos, en el mismo mes del siguiente año hubo uno más y en 2014 se documentaron 400 asesinatos.

En agosto de 2012 fueron cometidos 157 homicidios, en 2013 hubo 245 y este año, el mes cerró con 351.

Mientras que en el mes de noviembre, las estadísticas reflejan que en 2012 hubo 177 asesinatos, 257 el año anterior y 341 en el actual.

El director general de la Policía, Mauricio Ramírez Landaverde, informó que entre junio y octubre de este año hubo una disminución de asesinatos, pero admitió que en noviembre se dio un repunte.

El funcionario atribuyó el incremento a que, en dicho mes, los grupos delictivos cometieron varios homicidios múltiples (masacres).

El atentado que mayor número de víctimas causó fue el cometido por un grupo armado en el cantón Santa Emilia, de Sonsonate, la noche del 24 de noviembre.

En esa ocasión, ocho personas—siete integrantes de pandillas y la propietaria de una tienda— fueron asesinadas mientras celebraban una fiesta de graduación.

Dos días después, tres pandilleros que retornaban a casa, tras asistir a una fiesta, fueron asesinados en San José Villanueva, La Libertad.

Mientras que tres hombres fueron ultimados cuando trabajaban perforando un pozo, en el cantón El Jobo, en el límite entre Huizúcar y San José Villanueva, del mismo departamento.

El panorama no es muy alentador para diciembre, pues en los primeros nueve días las autoridades reconocieron a 108 víctimas de homicidio que equivalen a 50 más que las registradas en 2013.

Se ha informado que entre el 1 de enero y el 9 de diciembre se han cometido 3,616 muertes violentas, en el mismo periodo de 2013 se documentaron 2,355.

Hallan a un hombre desmembrado

El cadáver de un hombre, quien no pudo ser identificado, fue localizado ayer en el cantón Cinco Cedros, de Colón, La Libertad.

Las autoridades señalaron que la víctima había sido cortada en tres partes que fueron encontradas en bolsas plásticas y cubiertas con una sábana.

El cuerpo habría sido abandonado en la zona ayer en la madrugada.

Pasadas las 9:00 de la mañana, las autoridades reportaron el hallazgo de un pandillero apodado "El Cachete", quien fue ultimado cerca de una casa abandonada del cantón La Cruz, de San Pedro Perulapán, en Cuscatlán.

Manuel Antonio Cruz, de 30 años, no residía cerca de la escena del homicidio aunque sí en el mismo cantón.

Se presume que sus verdugos lo citaron ahí para asesinarlo. Los policías hallaron en una vereda cercana un cuchillo y no descartaron que haya sido utilizado en el crimen.

Casi a la misma hora, se conoció que un hombre había sido asesinado en el cantón Copapayo, de Suchitoto.

Las autoridades no brindaron más información sobre el hecho. Esta fue la segunda muerte violenta registrada en dicha jurisdicción en menos de 24 horas.

La mañana del miércoles, murió vapuleado José Calazán Umaña Bonilla, de 37 años. El ataque fue cometido en el cantón Estanzuelas.

Mientras que ayer al mediodía, fue ultimado Carlos Ovidio García, de 29, cuando trabajaba en un cañal de Mercedes de La Ceiba, en La Paz.

Familiares del hombre sostuvieron que él no era de ninguna pandilla, pero señalaron que, en una ocasión, integrantes de la mara 18 habían llegado a buscarlo a su casa para matarlo.

Esa vez, según las investigaciones, los delincuentes no le hicieron daño porque unos familiares de García intercedieron por él.

En contraste, fuentes policiales dijeron que el sujeto habitó, antes, en otra zona donde, supuestamente, fue integrante de la pandilla rival, sin embargo, cuando se cambió de domicilio empezó a relacionarse con los de la 18.

Cuando estos delincuentes se enteraron de eso, planificaron asesinarlo porque ellos consideraron que los había "traicionado".

En otro hecho de violencia, César Eduardo Quintanilla fue lesionado de bala y murió antes de recibir asistencia en el hospital Rosales.

El ataque contra la víctima fue cometido cerca del Teatro de Cámara, en la 29a Calle Poniente, en San Salvador.

Pobladores de la zona indicaron haber escuchado cinco disparos. El propietario de una carro particular lo condujo al nosocomio pero sus esfuerzos fueron en vano.

Casi a la misma hora, socorristas de Comandos de Salvamento trasladaron desde Apopa hacia el hospital Rosales a José Antonio Guzmán, de 39.

El hombre tenía varias heridas de arma de fuego. La institución dijo que la víctima iba en condición delicada.

Las autoridades no supieron especificar las circunstancias en las que fue atacada la víctima, ni quienes fueron los responsables del hecho.

Matan a albañil cuando trabajaba para alcaldía

José Virgilio Flores Jiménez, de 33 años, fue asesinado a balazos por varios sujetos que lo fueron a buscar hasta el lugar donde estaba trabajando.

La víctima, junto con otras personas, había sido contratada por la alcaldía de Tenancingo, en Cuscatlán, para que edificara un muro en una cancha del cantón Santa Anita Abajo.

Los delincuentes llegaron la tarde del miércoles hasta ese lugar y sin mediar palabra le hicieron varios disparos con armas largas.

El hombre era residente de la zona y se desconoce el móvil del asesinato.

Asimismo, Óscar Alexander Ramos Santos, de 15 años, fue ultimado en la comunidad 15 de septiembre, en Soyapango.

El adolescente trabajaba como panadero y presuntamente pertenecía a una pandilla.

La Policía informó que el ataque lo cometieron, la noche del miércoles, dos hombres que viajaban en una motocicleta.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación