Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cifra récord de homicidios en comienzo de 2016

En los primeros cinco días de enero la Policía registró 129 muertes violentas

ASESINATO EN VILLANUEVO

Un hombre carga el cadáver de Samuel Isaac Saldaña, un albañil que fue encontrado asesinado, el miércoles, en San José Villanueva, La Libertad. | Foto por Francisco Campos

ASESINATO EN VILLANUEVA

Los datos de asesinatos  en los primeros cinco días del año, no pintan un 2016 nada alentador, en enero la violencia ha cobrado la vida de unas 26 personas por día. Según datos de las autoridades,  del 1 al 5 de este mes, en el país se han cometido 129 asesinatos. 
 

La cifra  entre otros,  incluye  homicidios  de siete familiares de policías, tres empleados públicos, un exsoldado,  mujeres,empleados del transporte público y hasta  dos niños de 11 y 13 años de edad.

Solo el primer día del año, las autoridades registraron 41 hechos de violencia, uno de los casos que destacó  el 1 de  enero fue un séxtuple homicidio ocurrido en el cantón El Zapote, en Jucuarán, Usulután.

Versiones preliminares indicaron que las víctimas eran supuestos integrantes de una estructura pandilleril y que fueron ultimados por sujetos vestidos de militares.

Testigos relataron que los homicidas llegaron con un listado y un álbum fotográfico en mano, para no cometer errores o equivocaciones en los asesinatos. 

En cantón Valle Nuevo de San José Villanueva,  La Libertad; las autoridades reportaron ese mismo día, la muerte de otros seis supuestos MS al enfrentarse a tiros con la Policía. 

Y ese mismo día, ocurrió otro hecho trágico, cinco miembros de una familia fueron masacrados al cierre del 2015 y comienzos del 2016. 

Las víctimas se encontraban en tres casas diferentes, a pocos metros de distancia la una  de la otra y fueron buscadas una  por una,  hasta  agotar la lista, en el  cantón San Antonio Silva en San Miguel.

Como en el primer séxtuple, hombres vestidos de ropas oscuras y con armas largas,  arremetieron contra esta familia, entre ellos un menor de 11 años.
Presumen que una de las víctimas era un supuesto cabecilla de mara y que ello podía explicar la masacre.

Pero la lista de víctimas  de los primeros días de 2016, no se limita a los supuestos mareros, también incluye a dos hermanos que fueron acribillados cuando viajaban en una motocicleta en el cantón El Carrizal de Cojutepeque, Cuscatlán, el domingo anterior.

Una de las víctimas, era un exveterano de las Fuerzas Especiales del Ejército, quien permaneció en una misión humanitaria en los Emiratos Árabes.

Pandilleros de la 18 revolucionarios los esperaban entre matorrales y cuando pasaban por un punto desolado, abrieron fuego contra los dos hermanos.
Investigaciones de las autoridades establecieron que al parecer los asesinos intentaron ultimar a un familiar del militar pero los confundieron.

El mismo 3 de enero, la violencia también le arrebató la vida a una comerciante en Prados de Venecia III, Soyapango.

Preliminarmente, las autoridades manifestaron que la víctima al parecer era madre de dos supuestos pandilleros de la Mao Mao, quien residía en una zona de dominio de la pandilla 18, lo que se convertiría en el principal móvil del homicidio.
El día anterior, el 2 de enero, un  hombre dedicado a la construcción de estructuras metálicas fue asesinado cuando le cambiaba la cerradura a la puerta de un amigo suyo, en Prados de Venecia III.

Casi en la misma jornada de los primeros días de enero, otras dos mujeres fueron ultimadas en Prados de Venecia IV en Soyapango, y en Sacacoyo, La Libertad.



Temor e incertidumbre
Los niveles de inseguridad en el país han creado incertidumbre en los salvadoreños al punto que miles de personas salen de sus casas a sus trabajos y no saben si van a regresar.

Ejemplo de esa situación  fue el asesinato del despachador de la ruta 46 de tan solo 23 años, Josué Quijada,  en San Ramón, Mejicanos, la mañana del primer domingo de 2016.

 Sujetos armados llegaron al punto de la ruta y sin mediar palabra, abrieron fuego contra el empleado, nadie se explicó el motivo por el cual lo ultimaron.

El día anterior, un motorista de la ruta 30 también fue acribillado en la Avenida Bernal y calle Zacamil, en Mejicanos.

Según Fecoatrans, durante 2015 fueron asesinados 93 empleados del transporte colectivo entre empresarios y  empleados. 



El país más violento del continente
No hay registros en la historia reciente del país que la violencia se haya recrudecido tanto en el primer día del año, interpretan las autoridades.
También el hecho de ser familiares de militares o policías se ha convertido en blanco de los asesinos.

Entre el domingo y el lunes,   dos jóvenes fueron asesinados en las riveras del río Chi guillo en un terreno donde cultivaban pepinos, en cantón Nancintepeque  en Santa Ana.

Las autoridades no precisaron el móvil del hecho, sin embargo, otras personas no descartaron que el doble homicidio pudo ser por el hecho de que uno de las víctimas  era sobrino de una policía.

 En colonia Las Palmeras, cantón Changuyo de Ahuachapán, también sucedió otro homicidio en el que también no se descarta que el parentesco con un agente pudo ser móvil del crimen.

Se dijo que la víctima era padre de un agente policial, lo que pudo haber inferido  en  el asesinato.

En este otro caso, la Policía no quiso aventurarse a señalar que el hecho tenga relación por el parentesco de la víctima con un agente policial.

Ayer miércoles por la tarde, ocurrió un tercer caso que se relacionaba al parentesco con un policía.

Una mujer fue ultimada dentro de un autobús de la ruta 49 en carretera a Tonacatepeque por ser familiar de una oficial de la Policía, según indagaciones preliminares.

El director de la Policía, Mauricio Ramírez Landaverde manifestó en una entrevista matutina que el primer día de cada año siempre hay mayor incidencia criminal por las características propias de la época festiva.

 “Muchos de los hechos que ocurrieron el 1 de enero se debieron a la ingesta excesiva de alcohol y la violencia social”, detalló el comisionado Ramírez Landaverde.

Al fenómeno también agregó la actitud de revancha que los pandilleros tienen con las autoridades al enfrentarse en diferentes lugares, al igual que a las rivalidades, lo cual ha sido evidenciado en hechos acontecidos en Olocuilta, San Miguel y Jucarán.

Los 6 mil 670 homicidios con los que cerró el 2015, se traducen en 105 asesinatos por cada cien mil habitantes.

Las estadísticas de homicidios del año recién finalizado y la tendencia que ha tomado el nuevo año,  convierten a El  Salvador como el país más violento del continente, por encima de los 90 asesinatos por cada cien mil habitantes de Venezuela.

De acuerdo con el subdirector de la Policía, Howard Cotto,  los 6 mil  670 homicidios registrados durante 2015 fueron por  purgas y rivalidades entre pandillas, así como por control de territorio y de ahí que varios cabecillas de ambos grupos murieron al enfrentarse a policías y militares en patrullajes rutinarios.

También en represalia por el envío de cabecillas al penal de máxima seguridad, Zacatraz en Zacatecoluca, La Paz.

“Los homicidios en estos grupos de pandillas se han incrementado por una lucha de poder, individuos que esperan tener el control de estas estructuras criminales y eso creemos que va a continuar en 2016, hay una guerra interna entre ellos”, dijo Cotto. 

El exdirector de Medicina Legal, Miguel Fortín Magaña, al dejar su cargo a finales de 2015, también pronosticó un 2016 muy violento.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación