Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Chispas de soldadura causa explosion en Regimiento de Caballería

Siete militares, entre ellos dos tenientes, y seis civiles resultaron con lesiones de distinta consideración. Los llevaron a los hospitales San Rafael de Santa Tecla, y Militar, en San Salvador. Material explosivo y armamento usado en hechos deli

ctv-s9n-explosion-en-caballeria-031

Policías, socorristas y bomberos acudieron ayer al Regimiento de Caballería para auxiliar a los lesionados y atender a personas que sufrieron crisis nerviosa | Foto por elsalv

La imprudencia de trabajar con soldadura cerca de uno de los polvorines del Regimiento de Caballería de la Fuerza Armada provocó que estallara una bodega con explosivos, aseguró ayer el ministro de Defensa David Munguía Payés, quien ademas informó que en el almacén había armas y explosivos que estaban en custodia a la orden de los tribunales de justicia.

Las explosiones causaron lesiones de consideración en siete militares y seis civiles, así como considerables daños en la referida guarnición militar, empresas y viviendas aledañas a las instalaciones. 

Las autoridades militares no reportaron ninguna muerte ni tampoco personas desaparecidas a raíz de las explosiones, como se manejó en las redes sociales.

De los siete militares lesionados, figuran dos tenientes, quienes sufrieron las heridas de mayor gravedad por lo que fueron llevados al hospital San Rafael de Santa Tecla, La Libertad; y luego al hospital Militar en San Salvador.

Los oficiales, al escuchar las primeras explosiones, de una  “forma heroica se acercaron al lugar para rescatar alguna persona que pudiese haber quedado en el sitio donde se daba la explosión”, explicó el ministro. 

También las autoridades militares descartaron por el momento de que el hecho haya sido  causado por mano criminal y aseguraron que las primeras investigaciones apuntan a que se trató de un hecho accidental. 

El ministro Munguía Payés, quien llegó a la guarnición militar a constatar los daños, explicó que la tragedia pudo haberse originado por la imprudencia de los encargados de los trabajos, al permitir que se soldara en las cercanías de la bodega con explosivos, sin que se tomaran las medidas de seguridad necesarias.

“Alguien estaba soldando y parece ser que algunas de las chispas de la gente que estaba trabajando afuera, se introdujo en la bodega y eso provocó el incidente. A partir de ese momento comenzaron a haber unas pequeñas explosiones”, dijo Munguía Payés.

Una empresa constructora ha sido contratada para remodelar la bodega donde se guardaba el material explosivo y hacerla más segura.

“La mayor fuerza de la explosión se debe a un explosivo de carácter comercial  que se llama AMFO”, explicó Munguía Payés. Esta sustancia (del inglés Ammonium Nitrate-Fuel Oil) es un explosivo de alto orden. Consiste en una mezcla de nitrato de amonio y un combustible derivado del petróleo, desde gasolinas a aceites de motor.

En la bodega, la cual se encuentra a 300 metros de las instalaciones militares, se almacenaba productos pirotécnicos, material explosivo comercial de algunas empresas privadas y armamento a las órdenes de autoridades judiciales por haber sido usado en hechos delictivos. 

Las autoridades dijeron que la inspección del sitio comenzaría este día, porque así lo dicen los protocolos de seguridad para la inspección de ese tipo de lugares.

“Las explosiones estremecieron la tierra, uno se pone a pensar cualquier cosa, pero gracias a Dios no pasó a más”, dijo escuetamente una señora residente del sector. 

Los estruendos de las explosiones se escucharon en varios municipios aledaños, como San Juan Opico, Ciudad Arce y Colón, entre otros.

Personal médico del Hospital Militar se puso en emergencia tras conocerse que el polvorín del Regimiento de Caballería había explotado.

Se esperaba la llegada de varios heridos, por lo que dispuso a un grupo de médicos y paramédicos con camillas cerca del helipuerto del referido nosocomio, ante la eventual llegada de helicópteros con heridos. Sin embargo, solo dos militares llegaron a la sala de emergencias. Uno fue llevado por Comandos de Salvamento y el otro, en un auto particular con una herida leve en el rostro.

Roberto Miranda, quien es el representante de Protección Civil en Ciudad Arce, aseguró que a raíz de que las explosiones se produjeron de forma continua, se les tuvo que pedir a los encargados de las empresas y directores de los centros educativos aledaños que evacuaran al personal y alumnos.

El paso vehicular fue suspendido a unos tres kilómetros del sitio de la explosión, pero fue reanudado a las 5:00 de la tarde, debido al intenso tráfico que pasa por la zona.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación