Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

No cesan ataques armados contra familiares de policías

El último ataque se produjo el martes contra la hermana y sobrino de un investigador. Unos 15 parientes de agentes y militares han sido atacados desde finales de 2015 

ASESINAN A MADRE E HIJO

La madrugada del martes pasado, varios hombres enmascarados asesinaron a una hermana y a un sobrino de investigador policial en San Rafael Cedros, Cuscatlán. | Foto por Archivo

ASESINAN A MADRE E HIJO

Los atentados contra familiares de policías y militares han continuado, en contraste con lo manifestado por las autoridades de que la mayor parte de esos ataques se registraron solo en la primera semana de este año.

El martes pasado, antes de que se conociera que una hermana y un sobrino de un investigador policial habían sido asesinados, el director de la Policía Nacional Civil (PNC), Mauricio Ramírez Landaverde, aseguró en una entrevista en el programa Frente a Frente de Telecorporación Salvadoreña (TCS);  que los ataques contra parientes de policías habían cesado y que ese incremento se tuvo en la primera semana de este año.

Sin embargo, posteriormente se conoció que Dinora Alicia Hernández, de 36 años; y su hijo David, de 16,  habían sido asesinados la madrugada del martes pasado en las afueras de su casa, situada en el caserío La Bomba, cantón Los Palacios de San Rafael Cedros, Cuscatlán.

Las víctimas eran hermana y sobrino de un investigador de la Policía destacado en la delegación de Cojutepeque, según confirmó la Fiscalía.

Dinora Alicia y su hijo ahora son parte de no menos de 15 parientes de policías y soldados que han sido asesinados o heridos en ataques de  supuestos pandilleros en los últimos días del año recién pasado y en lo que va de enero, según datos de la Policía y la Fiscalía.

Las autoridades policiales han señalado que los ataques contra familiares de los agentes y oficiales forman parte de una estrategia de las pandillas de atentar de otra manera contra la institución policial.

La semana pasada, el director de Centros Penales Rodil Hernández, reveló que tienen indicios de que la orden de matar a parientes de policías habría salido del centro penal de Izalco, Sonsonate,  como represalia a las acciones que estaría tomando el gobierno contra esos grupos.

Hernández señaló que poseen información, que está siendo analizada, que les advierte que mareros de la Mara Salvatrucha (MS), recluidos en ese penal, han ordenado atentados contra parientes de miembros de la PNC.

En el caso de la hermana y sobrino del investigador policial en San Rafael Cedros, Cuscatlán, el hecho pudo haber sido cometido por ser familiares del policía, aunque no descartan que sea porque el menor no haya querido incorporarse a las pandillas.

Sin embargo, las autoridades investigan si el joven se relacionaba con pandilleros de la zona. 

El informe fiscal detalla que un grupo de cinco hombres enmascarados y con fusiles llegaron a las 12:30 de la madrugada del martes pasado, a la casa de las víctimas y obligaron al menor a que los acompañara. Sin embargo, la madre se oponía a que se lo llevaran, por lo que los individuos lo sacaron de la casa a empujones y se lo llevaron. 

Dinora Alicia salió detrás de su hijo y suplicándoles de que no le hicieran daño.

Cuando se habían retirado unos 200 metros de la casa de las víctimas, los hombres le dispararon al menor y luego a su madre. 

Los cuerpos quedaron en la calle principal del caserío La Bomba. Las víctimas tenían heridas de arma de grueso calibre, según la oficina fiscal de Cojutepeque.

El sector donde residían las víctimas es la línea imaginaria que trazan las pandillas para dividirse los territorios, según fuentes policiales.

El último ataque contra un pariente de militar se produjo la noche del 14 de enero pasado, cuando un grupo de hombres armados atacó el vehículo en el que se conducía el hijo del exjefe del Estado Mayor de la Fuerza Armada , general Rafael Melara Rivera, en la calle El Mirador, de la colonia Escalón, en San Salvador. El motorista murió en el ataque y el hijo del exjefe militar resultó herido.

Director PNC: “no les  daremos tregua” 

El director de la Policía Nacional Civil,  reconoció que los ataques contra parientes de policías y militares se incrementaron, pero según él, en la primera semana de enero. 

Sin embargo, Ramírez Landaverde, sostuvo que “tampoco podemos, por el momento, atribuir a esta situación todos y cada uno de ellos. Sin embargo, es una situación preocupante ”, expresó.

Agregó que se ha adquirido un compromiso con los miembros de la institución y sus familias  para este año, de reducir los riesgos para los policías y sus parientes.

“Una de las prioridades para este año 2016, será precisamente buscar todo lo posible  y que esté dentro de las posibilidades de nuestro gobierno,  de buscar mayores niveles de protección, de seguridad a los miembros de la institución policial”, explicó.

Agregó que “los hechos (ataques) no han continuado, no hemos reportado ningún otro hecho, aparte de los que tuvimos la primera semana de enero”, aseguró.

“No tenemos tampoco ningún otro caso en el cual haya sido víctima algún miembro de la institución, esto debe de seguir así”, dijo. Horas después de esta declaración la hermana y el sobrino del investigador policial, fueron asesinados en San Rafael Cedros .

Ramírez Landaverde se comprometió a redoblar las medidas de protección que se tomaron desde el año pasado para protección de los policías que comprenden: “incrementar la capacidad operativa de nuestros policías,  esto con mayor formación, con mayor entrenamiento y con mejor equipo”, aseguró Ramírez Landaverde.

En ese sentido, el jefe de la Policía fue enfático al señalar que “no vamos a dar ningún tipo de tregua ni descanso a aquellas  personas que se involucren en este tipo de actividades (delictivas)”.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación