Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Centro de Emergencias es termómetro de criminalidad

De 80 a 100 emergencias por delincuencia han sido atendidas en el centro de Apopa durante un mes

En días de violencia, el Centro de Emergencias de Apopa atiende más de tres personas por lesiones. Foto EDH / Douglas Urquilla

En días de violencia, el Centro de Emergencias de Apopa atiende más de tres personas por lesiones. Foto EDH / Douglas Urquilla

En días de violencia, el Centro de Emergencias de Apopa atiende más de tres personas por lesiones. Foto EDH / Douglas Urquilla

Más de 119 personas han sido atendidas por casos de violencia en el Centro de Emergencia de la Cruz Roja de Apopa. De la totalidad 61 fueron por lesiones; 50 por arma blanca y 10 por arma de fuego.

Ocho de los heridos murieron al ser trasladados del lugar de los hechos al centro de atención, afirmó Aura de Rivas, directora del centro.

La profesional explicó que las víctimas, que por lo general provienen de colonias como Popotlán, Chintuc y Valle del Sol, en ese orden, son auxiliadas por ambulancias de cuerpos de socorro, particulares o patrullas policiales.

"No quiere decir que no vayan a llegar del centro del municipio, que es un tanto más seguro, pero no es raro que de vez en cuanto aparezca un baleado del parque o del mercado. Los tentáculos de la delincuencia están metidos en todos lados", subrayó la doctora.

"Aquí no operamos, solo estabilizamos a la víctima para que llegue en mejores condiciones al hospital", explicó una doctora.

"Atendemos cualquier tipo de violencia que el paciente busque, la cual puede ser violencia familiar o social", afirmó.

Luego de ser estabilizadas, las víctimas son enviadas a hospitales de tercer nivel (especializados) como Maternidad, Rosales y Bloom en San Salvador. Por lo general, estas personas han sufrido heridas en sitios de su cuerpo que han comprometido la vida, como tórax, corazón, abdomen, cabeza y podrían morir.

Los casos menores, como heridas en el brazo u otro miembro que no pone en peligro la vida del paciente, son referidos al hospital Zacamil, en Mejicanos, y por hechos de violencia registrados en Tonacatepeque, son enviados al hospital San Bartolo, en Ilopango.

Emergencias

En general de 80 a 100 emergencias por mes son atendidas en el centro; estas son variadas: intoxicaciones, caídas, accidentes laborales, de tránsito y violencia social.

"El nivel de atención del centro depende de la violencia de pandillas; delincuencia común (robos) y de los hechos propios de la época como Navidad y fin de año (violencia social)".

Los heridos con arma de fuego o arma blanca son de las principales urgencias que atiende este centro.

En días violentos llegan tres personas lesionadas con arma de fuego.

"De vez en cuando, hay días de un caso y muy raramente días completo que no tenemos una sola víctima", afirmó la doctora De Rivas. El Centro de Emergencias está abierto las 24 horas del día y los 365 días del año.

Las víctimas no corresponden a un solo grupo de edades. "Aquí vienen heridos niños escolares de 10 años", dice.

En estos casos, los adultos traen la historia que el niño salió a botar la basura o a comprar algún artículo y quedó en medio de una balacera de pandilleros.

En el Centro de Emergencia de Apopa han sido atendidas mujeres baleadas en estado de embarazo, así como otras féminas que se encontraban dentro de un templo religioso cuando fueron atacadas.

"Aquí no hay respeto por la vida de nadie, ancianos que pasaban por determinado sector o que por ser testigo, también sucede por el hecho de ser padre de mengano y por eso lo atacaron", puntualizó.

La doctora rehusó hacer un comparativo entre los hechos antes y después de la tregua entre pandillas firmada en Apopa.

Los matices de violencia son "demasiados" y complicados, es bien difícil hacer un balance de los hechos antes y después de la tregua o municipios libres de violencia, dijo.

Hay víctimas que han sido lesionadas en asaltos del transporte colectivo o mientras transitaban por las calles del municipio.

También hay hechos que ocurren por litigios o porque un conductor golpeó el carro de otra persona y se produjo una riña entre ambas personas.

"A veces la historia del paciente no es conocida cuando es llevado de emergencia sino hasta después. Solo se sabe que lo balearon en la esquina de x calle o avenida, no lo acompaña nadie, que brinde datos de él, porque solo lo recoge la Policía o un buen cristiano y lo lleva a la clínica", afirmó la doctora.

Es hasta después que en las noticias se sabe que la persona atendida fue asaltada, que lo venían siguiendo, había sido amenazado o era miembro de pandillas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación