Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Centrar la estrategia en las pandillas era un error, se tenía que centrar en los jóvenes sin oportunidad"

Entrevista. Douglas Moreno, exviceministro de Justicia y Seguridad Pública

Douglas Moreno, trabaja en temas de prevención de la violencia y delincuencia en la Alcaldía de Ilopango, uno de los primeros municipios declarados libres de violencia. Foto EDH / Marvin Recinos

Douglas Moreno, trabaja en temas de prevención de la violencia y delincuencia en la Alcaldía de Ilopango, uno de los primeros municipios declarados libres de violencia. Foto EDH...

Douglas Moreno, trabaja en temas de prevención de la violencia y delincuencia en la Alcaldía de Ilopango, uno de los primeros municipios declarados libres de violencia. Foto EDH / Marvin Recinos

anto el exministro de Justicia y Seguridad Pública David Munguía Payés como el presidente Mauricio Funes tuvieron una concepción equivocada del proceso de pacificación que se inició para reducir los niveles de violencia porque ellos centraron el éxito de la reducción de los homicidios en la tregua entre las pandillas, en vez de priorizar la estrategia en la atención de todos aquellos jóvenes que no tienen oportunidades de superación, asegura el exviceministro de Justicia y Seguridad Publica Douglas Moreno.

Sostuvo que el principal error de Munguía Payés y de Funes fue haber creído de que la tregua era sostenible, lo que resultó falso, porque es un proceso temporal que está llegando a su final. Agrega que para construir un proceso de pacificación se debe de contar con infraestructura que sirva para la atención no solo de los jóvenes de las pandillas que aún no han cometido delitos, sino que también aquellos adolescentes que residen en las comunidades donde hay pandilleros, pero que están en riesgo de ser reclutados y los jóvenes que no tienen ninguna posibilidad de superación.

P. ¿Qué papel jugaron el ministro Munguía Payés y el presidente Funes en el tema de la tregua?

—David tenía que jugársela en que el proceso de diálogo funcione, ese es el papel de la medalla que él se lleva, y dónde están los errores, en que esto es parte de un proyecto político personal y él lo ve más para su proyecto político que para el país. Y para el presidente Funes de que la reducción de los homicidios le subía los réditos que siempre a él le interesa.

Un presidente como el que tenemos vio las encuestas, por eso él baila con la disminución de homicidios, pero desprecia el proceso (de la tregua). Dice la reducción de homicidios es porque bailo con ellos, pero el proceso eso es Douglas que se le ocurrió andar reuniéndose con los pandilleros.

P. ¿Usted señala que Funes se desliga del proceso, pero asume la baja de asesinatos como un logro, en qué sentido se desliga?

—Cuando decía el presidente Funes de que habían logrado la reducción de los homicidios, pero no tenía nada que ver con todo este proceso, que Douglas Moreno nunca estuvo autorizado para hacer todas estas reuniones con los pandilleros, y que va a decir a Naciones Unidas que la tregua permitió la reducción de los homicidios. Se pone la medalla del triunfo de los homicidios, pero no quiere aceptar que es parte del proceso, es evidente en sus declaraciones y eso es no ser responsable.

P. ¿Pero en el fondo tuvieron algo que ver?

—Y no tuvimos que ver, pues, y no somos responsables de esto, y que va atraer la entrevista para mi, denuncia de parte de David y del presidente, pero éramos parte responsable del proceso.

P. ¿Cuáles fueron los errores que se cometieron con esto del proceso de pacificación?

—En primer lugar el problema comunicacional por no entender bien el proceso, centralizar que las pandillas y la tregua es el centro de la estrategia, eso es el primer gran error. Donde se debería de explicarse, no se trabaja con el núcleo de pandillas que comete delitos, el núcleo de las pandillas que comete delitos solo tiene que ser perseguido por la ley y encarcelados.

P. ¿Usted dijo que el grave error fue no haber comunicado el proceso a la población de una manera institucional?

—Como debimos explicarlo comunicacionalmente, la primera explicación: no vamos a trabajar con personas que están cometiendo delitos.

Segundo: vamos a trabajar con niveles de pandillas que aún no han cometido delitos, tercero: lo que hay que salvar de la pandilla es la próxima generación, eso en término comunicacional comienza a entenderse mejor, el término tregua fue aparejado por la pandilla, sumido por los periódicos y aceptado por nosotros y la pandilla fue quien marcó la pauta.

P. ¿Si como usted dice que la tregua no era sostenible porque de qué ellos iban a vivir?

—Mi discusión con el general (Munguía Payés) y los mediadores era que la tregua una fase que pasaba y necesitaba de una infraestructura para sostenerse. Por eso yo le decía al presidente de que el problema no solo era la pandilla sino de qué iban a vivir miles de jóvenes que no trabajan y por eso el presidente convocó públicamente al pacto por la seguridad y el empleo para los jóvenes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación