Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Casi 30 mil reclusos saturan penales y bartolinas de PNC

De ellos, 20 mil son condenados, la mayor parte por homicidios y extorsiones. También hay 424 extranjeros

Casi 30 mil reclusos saturan penales y bartolinas de PNC

Casi 30 mil reclusos saturan penales y bartolinas de PNC

Casi 30 mil reclusos saturan penales y bartolinas de PNC

Hasta el 12 de agosto anterior había 26,512 reos en las 19 cárceles del país, cuya infraestructura ha sido diseñada para recluir a un máximo de ocho mil internos.

A esa cifra se suman los 3,300 presos resguardados en las bartolinas policiales y quienes por ley deberían estar en un centro penal, para totalizar 29,812 reos. La población reclusa está integrada por 23,920 hombres y por 424 mujeres que corresponde a menos del dos por ciento.

En el caso de las celdas de la Policía, la saturación de reclusos ha propiciado ya las fugas de 15 reos en tres distintos hechos: registrados en San Vicente; Lourdes, Colón, y San Marcos, en el último mes.

La mayoría de los fugados son pandilleros que eran procesados o condenados por delitos graves. Solo dos han sido recapturados, mientras que el resto sigue fugitivo.

Mientras los penales siguen abarrotándose de prisioneros, las soluciones a ese fenómeno no terminan de llegar. La población reclusa ha sobrepasado en más del 300 por ciento la capacidad real de la infraestructura del sistema penitenciario sin que hasta el momento se vislumbre una verdadera solución a esa grave problemática.

En abril pasado, las autoridades de Justicia y Seguridad Pública, junto a representantes del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), suscribieron un acuerdo para que el gobierno salvadoreño accediera a un préstamo de 71 millones de dólares, que servirían para la ampliación de la infraestructura carcelaria.

Ese dinero también sería destinado para la adquisición de equipo tecnológico que permita solventar parte del alto grado de hacinamiento en la que se encuentran los más de 26 mil reclusos en las cárceles.

La construcción de un centro penal en El Divisadero, Morazán; la ampliación del reclusorio en Izalco, Sonsonate; mejoras en las granjas penitenciarias y la adquisición de cuatro mil brazaletes electrónicos de localización satelital para colocárselos a los presos que sean beneficiados con la libertad condicional son parte de esos proyectos, pero que hasta el momento siguen quedándose en intenciones.

Todavía falta que el ministerio de Hacienda envíe a los diputados de la Asamblea Legislativa el préstamo para su ratificación para que de inmediato se hagan las gestiones necesarias y así poder echar a andar esos planes, según las autoridades de Justicia y Seguridad Pública.

Más de 20 mil reos están condenados

Un informe de la Dirección de Centros Penales detalla que 20,153 reclusos ya han sido condenados por los tribunales de justicia, por lo que ya cumplen sus penas dentro del sistema carcelario.

Los otros 6,359 todavía están siendo procesados en el sistema judicial; sus detenciones son provisionales.

Señala el informe que, del total de condenados, 9,292 son homicidas, otros 4,476 son extorsionistas, más 4,302 fueron sentenciados por robo y 2,021 fueron condenados por delitos relacionados con el tráfico de drogas.

Además 8,495 internos cumplen penas que oscilan entre los seis y los 10 años de prisión; otros 7,759 permanecerán en la cárcel entre 11 y 20 años; 2,915 convictos purgan sentencias que van de 31 a 50 años de prisión y 1,274 reos tienen penas mayores a 51 años.

La mayoría de los prisioneros en los centros penales tiene bajos niveles educativos, revela el informe.

De la totalidad de la población reclusa, el 38 por ciento apenas logró terminar la educación primaria y un 34 por ciento cursó hasta el noveno grado de secundaria.

Los reos que son bachilleres representan el 18 por ciento de toda la población reclusa, y solo 446 convictos (dos por ciento) cuentan con algunos estudios universitarios o poseen un título universitario.

Centros Penales señala en su informe que la mayoría de los delincuentes encarcelados son jóvenes en edades productivas.

Un buen número de internos (11,276) están entre los 26 y 35 años de edad; seguido del otro rango de 18 y 25 años de edad (7,671). Un total de 4,846 internos tiene edades entre los 36 y 45 años.

El documento además detalla que 19,277 cumplen sus penas dentro del sistema carcelario y otros 876 gozan de las fases de confianza o semilibertad.

De los que todavía están siendo procesados judicialmente y que se encuentran dentro de un penal, a 81 se les cumple el período de la detención provisional este mes de agosto; a otros 131, en septiembre; a 84 más, en octubre próximo, y a 121 más se les cumple en noviembre.

También el informe revela que sólo el 15 por ciento de la población reclusa, es decir, 4,070 internos, son reincidentes; lo anterior significa que ya habían sido capturados por delinquir en distintas oportunidades. Para el resto, 22,442 reos, es la primera vez que se encuentran recluidos dentro de una penitenciaría.

Pero no solo son salvadoreños los que están recluidos en el sistema penitenciario, también hay delincuentes extranjeros que cumplen una condena o esperan ser enjuiciados. Se encuentran 424 extranjeros, de los cuales la mayoría son nicaragüenses (155), guatemaltecos (114) y hondureños (87).

Se le suman 20 colombianos que en su mayoría han sido sentenciados por delitos de narcotráfico, 11 estadounidenses, nueve mexicanos e igual número de ecuatorianos. También se encuentran un ruso, un francés, un belga, un peruano, un taiwanés, chileno, panameños y costarricenses, sin conocerse por qué delitos están presos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación