Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cárceles salvadoreñas con casi 30 mil prisioneros

Población penitenciaria se eleva sin que las autoridades avancen en el proceso de construcción de nuevos penales

Cárceles salvadoreñas con casi 30 mil prisioneros

Según los diputados, las audiencias se celebrarán desde los mismos centros penales. | Foto por Archivo

El sistema penitenciario salvadoreño ha incrementado su población en mil 551 prisioneros del 5 de enero al 15 de junio, según registros de la Dirección General de Centros Penales (DGCP).

Mientras las cárceles no dejan de recibir a delincuentes, las obras de nueva infraestructura no avanzan al mismo ritmo de la criminalidad en el país.

Desde hace más de un año el gobierno ha tenido a su disposición más de 71 millones de dólares para desarrollar nuevos proyectos penitenciarios, pero a la fecha nada o poco ha logrado con esos recursos.

La última fase del penal de Izalco, proyectado para más de 2,500 prisioneros, está paralizada desde 2011.

El proceso de licitación para reanudar la construcción, según las autoridades, comenzaría el 1 de junio para en agosto adjudicar el proyecto y en un año más, recibir las obras.

Sin embargo, en el portal de Comprasal del Ministerio de Hacienda no aparece ningún trámite de licitación vigente a nombre del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública.

Ante la falta de espacio en los penales, el hacinamiento supera el 327 por ciento según lo han reconocido las autoridades de Justicia y Seguridad Pública.

De la totalidad de reos, 23 mil 68 han sido condenados y 6 mil 820 están en proceso de conocer si son culpables y la pena que descontarán.

Tres de cada diez reos en prisión descuentan una pena por homicidio. Más de la mitad de los internos purga condenas de 6 a 20 años.

Nueve de cada diez reos son hombres y el restante, mujeres, según la población en prisión. Adicional a la población en cárceles, está la que se encuentra en bartolinas policiales, la cual supera los cuatro mil detenidos.

Algunos, según la Policía, tienen más de seis meses y más de dos años de encontrarse en bartolinas.

Según la Ley, en bartolinas los detenidos no deberían seguir después de la audiencia inicial (de 6 a 9 días de la detención), sin embargo, hay casos de condenados (con más de dos años) que descuentan su pena en las instalaciones policiales.

En La Libertad, las bartolinas más saturadas son la de Colón con 628 detenidos, Quezaltepeque con 441, Santa Tecla con 437, Puerto de La Libertad con 351 y Ciudad Arce con 214. Las demás guarniciones tienen entre 122 y 12 detenidos.

La mayor parte de la población en las cárceles tienen entre 18 y 45 años de edad.

Casi cuatro de cada diez reos ha completado la primaria, un poco más de la tercera parte ha logrado completar el tercer ciclo de estudios. Sólo el 18.22 por ciento de los prisioneros ha completado el bachillerato. La falta de oportunidades como empleo, estudios, oficios y mecanismos de reinserción social en las cárceles, hacen que más del 95 por ciento de los reos esté en el régimen cerrado, es decir detrás de los barrotes.

Solo el 4.62 por ciento de los convictos gozan de beneficios penitenciarios como la fase de confianza y semilibertad.

En la primer opción, los reos pueden salir a trabajar en el día y regresar a dormir al penal, además salir los fines de semana a visitar a sus familiares.

Entre tanto los que están semilibertad están fuera de la prisión y su compromiso con la justicia es presentarse cada mes, 15 días o como el juez de Vigilancia Penitenciaria lo haya establecido.

Un 17.71 por ciento de los prisioneros vuelve a delinquir y regresa a las prisiones.

Solo 1.5 por ciento de los reos es extranjero y el 98.5 es salvadoreño, en su mayoría provienen de San Salvador.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación