Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cárcel para 11 pandilleros por atacar a policías en Santa Ana

Entre los capturados se encuentra una mujer

La audiencia inició a las 11:30 de la mañana y duró hora y media. Dos fiscales expusieron el caso; mientras que los detenidos eran defendidos por una sola persona. Los sujetos fueron llevados hacia la sede policial en dos vehículos. foto edh / Cristi

La audiencia inició a las 11:30 de la mañana y duró hora y media. Dos fiscales expusieron el caso; mientras que los detenidos eran defendidos por una sola...

La audiencia inició a las 11:30 de la mañana y duró hora y media. Dos fiscales expusieron el caso; mientras que los detenidos eran defendidos por una sola persona. Los sujetos fueron llevados hacia la sede policial en dos vehículos. foto edh / Cristian Díaz.

El Juzgado Especializado de Instrucción de Occidente, con sede en Santa Ana, decretó ayer instrucción formal con detención provisional para once sospechosos, entre ellos una mujer, acusados de participar en el asesinato del agente Erick Alejandro Reyes Morales, de 26 años, destacado en el puesto policial de Ciudad Real, en San Sebastián Salitrillo, Santa Ana.

Los detenidos son procesados por intento de homicidio en un testigo con régimen de protección y de otro agente policial.

También se les atribuye el delito de evasión, tenencia, portación o conducción ilegal o irresponsable de arma de fuego y robo agravado.

A la mujer, Carolina S., de 29 años, se le suma el delito de posesión y tenencia de droga, ya que la Policía le encontró varias porciones de marihuana. Los sujetos aún no serán trasladados a un centro penitenciario, ya que para el 3 de marzo, el Juzgado Especializado programó un reconocimiento en rueda de reos que se realizará en el Sistema de Emergencia 911 de la Policía en Santa Ana.

Además, el tribunal dio cuatro meses para que la Fiscalía continúe las investigaciones antes de señalar fecha para la audiencia de instrucción.

Durante la audiencia de imposición de medidas, varios de los imputados reconocieron que se encontraban en el puesto policial el día del ataque, pero negaron ser los que asesinaron y lesionaron a los policías.

El ataque fue perpetrado el viernes 6 de febrero, luego de que el grupo fue capturado y llevado al puesto policial, cerca de las 3:00 de la tarde, por el delito de tenencia, portación o conducción ilegal de arma de fuego.

Todos habían sido detenidos en un patrullaje rutinario en la colonia La Paz, del mismo municipio, en el que les decomisaron un revólver 38 milímetros.

En el grupo había un pandillero, que ahora está prófugo, que llevaba escondido en su tobillo izquierdo un revólver calibre 38 milímetros; y que no le fue detectado al momento de su captura.

El ataque

Cuando los agentes realizaban el acta de detención en el puesto policial, dicho sujeto, que sólo ha sido identificado como Julio M., de 28 años, aprovechó para sacar el arma y matar a uno de los policías.

El resto de imputados aprovechó para someter al otro agente que se encontraba en el lugar, robarles las armas de equipo y escapar.

Una de las armas policiales le fue encontrada a Bryan M, quien es uno de los procesados. En la prueba de balística, las autoridades determinaron que esta fue disparada varias veces.

Aunque no fue confirmado, en la audiencia se mencionó que este sujeto también habría participado en el asesinato de otro agente policial en un hecho cometido a finales del año pasado en el cantón El Tinteral, de Coatepeque.

Una de las fiscales de la Unidad Especializada Anti Pandillas expresó que, a pesar de que los policías que realizaron el primer procedimiento pidieron refuerzos por la cantidad de sujetos que habían capturado no les atendieron el llamado, porque sujetos de la misma estructura delictiva comenzaron a realizar llamadas telefónicas falsas con las que alertaban de supuestas armas de fuego que habían sido abandonadas.

Es por ello que el puesto policial contaba en ese momento con pocos miembros, pues el resto de sus compañeros andaba verificando la información.

Los sujetos realizaron las falsas llamadas con la intención de llegar a la sede policial, aparentemente, para liberar a los detenidos.

Pero en el camino se encontraron a otro grupo de policías y comenzó un intercambio de disparos, donde resultó muerto uno de los pandilleros. En ese procedimiento la Policía también decomisó un fusil Ak-47.

Tras los hechos, la corporación policial y el Ejército montaron un operativo de búsqueda de los sujetos que se extendió hasta el siguiente día y lograron recapturarlos.

La PNC halló a algunos de los sujetos cuando eran ayudados por otros a quitarse las esposas. Otros 30 pandilleros también fueron detenidos. Son acusados de los delitos de resistencia, agrupaciones ilícitas y homicidio tentado.

A inicio de esta semana, el Juzgado de Paz de San Sebastián Salitrillo también ordenó la instrucción formal con detención provisional para este grupo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación