Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cárcel para mareros que extorsionaban desde bartolinas de PNC

Comerciantes afectados aseguraron que pagaban $300 semanales o mensuales

Las extorsiones fueron hechas desde la delegación de Soyapango. Foto EDH / Archivo.

Las extorsiones fueron hechas desde la delegación de Soyapango. Foto EDH / Archivo.

Las extorsiones fueron hechas desde la delegación de Soyapango. Foto EDH / Archivo.

Nueve supuestos pandilleros que extorsionaron desde las bartolinas de la delegación de la Policía en Soyapango fueron enviados ayer a la cárcel, mientras siguen siendo procesados por el Juzgado Antimafia de Instrucción de San Salvador, informó la Fiscalía.

El referido tribunal resolvió que existen las evidencias necesarias para establecer que los nueve acusados habrían extorsionados, vía telefónica, a comerciantes y pequeños empresarios de Soyapango y sus alrededores.

Algunos de los imputados, quienes según la Fiscalía son integrantes de las dos pandillas, fueron capturados la semana pasada en distintos operativos, mientras que otros ya estaban recluidos en centros penales por distintos delitos.

Entre los acusados se encuentra William Alexander Monterrosa, alias "Barney", presunto cabecilla de la mara 18 en la zona de Soyapango. Además, figuran Juan Gilberto Villalta Pineda y Emilio Alexander Hernández; supuestos cabecillas de la mara Salvatrucha (MS), según la Fiscalía.

Los comerciantes afectados aseguraron en sus denuncias, interpuestas en enero del año pasado, que los acusados los estaban extorsionando desde principios del año 2011 y que por temor a represalias contra sus familias no los habían denunciados.

Agregaron que ellos les pagaban 300 dólares semanales o mensuales a las pandillas, lo que les perjudicaba en las finanzas de sus pequeños negocios, al grado que algunos se fueron a la quiebra y cerraron.

Durante las investigaciones fiscales y policiales se hicieron varias entregas controladas del dinero que les daban los comerciantes a los pandilleros como pago de los chantajes. Eso permitió a las autoridades identificar a varios de los acusados que, se supone, eran enviados a recoger las extorsiones por los tres supuestos cabecillas.

Durante una requisa que hicieron la Fiscalía y Policía en las bartolinas de la delegación de Policía de Soyapango decomisaron varios teléfonos celulares que tenía Monterrosa en su poder, mientras estaba detenido en ese lugar.

Los análisis a los registros de los celulares establecieron que Monterrosa había hecho varias llamadas telefónicas para extorsionar a los comerciantes desde las celdas policiales.

Además, les llamaba a otros pandilleros para ordenarles que fueran a cobrar el dinero de las extorsiones.

Pero no solo Monterrosa hablaba por celular desde las celdas policiales, sino que también Villalta y Hernández, quienes supuestamente pertenecen a una pandilla contraria, también extorsionaban vía telefónica a los mismos comerciantes, según la Fiscalía.

Los datos de la Policía revelan que 1,071 personas habían denunciado que eran extorsionadas hasta el 1 de junio de este año. Eso significa una reducción de las denuncias en el orden del 10 por ciento, sin conocerse la cifra negra por ese delito, según la Policía.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación