Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cárcel para mareros acusados de matar a alumnas de enfermería

Antes de la audiencia preliminar permanecerán cinco meses en prisión

El doble asesinato se habría derivado de una supuesta relación sentimental que tenía una de las dos jóvenes asesinadas con un pandillero de la Mara Salvatrucha (MS). Foto / Cortesía Centro judicial Isidro Menéndez

El doble asesinato se habría derivado de una supuesta relación sentimental que tenía una de las dos jóvenes asesinadas con un pandillero de la Mara Salvatrucha (MS). Foto...

El doble asesinato se habría derivado de una supuesta relación sentimental que tenía una de las dos jóvenes asesinadas con un pandillero de la Mara Salvatrucha (MS). Foto / Cortesía Centro judicial Isidro Menéndez

El Juzgado Antimafia de Instrucción de San Salvador envió a la cárcel a 10 pandilleros acusados de asesinar a dos estudiantes de enfermería en Soyapango.

Las jóvenes fueron plagiadas la mañana del 29 de octubre de 2012, recién ellas habían salido de sus casas en la comunidad Regalo de Dios en el referido municipio.

Sus cuerpos fueron hallados el 17 de febrero del 2013 en las cercanías del puente Las Mulas, límite entre Soyapango y Ciudad Delgado.

El fiscal del caso, Francisco Chacón, dijo que el juez había aceptado las pruebas presentadas en contra de los 10 sospechosos para dictar la detención de los mismos durante los próximos cinco meses, período en el que ha sido programada la audiencia preliminar.

Chacón informó que la Fiscalía cuenta con bastantes evidencias y los relatos de testigos que confirman la participación de los 10 pandilleros en las muertes de las estudiantes Verónica Lisseth Casco Platero e Iris Nohemí Martínez Ruiz.

Las jóvenes salieron la mañana del 29 de octubre de 2012 de sus viviendas rumbo al hospital nacional de Soyapango, donde harían sus prácticas médicas.

Al salir de la comunidad donde residían, fueron interceptadas por un grupo de pandilleros de la 18, quienes se las llevaron al final de la comunidad Panamá, según detalló el fiscal Chacón.

Minutos después, uno de los cabecillas, quien hace algunos meses fue asesinado, le pregunta a Casco Platero que si era cierto que andaba con un pandillero de la mara rival, y ella respondió que su novio era de la pandilla 18.

El individuo le quitó su teléfono celular y comenzó a hacer varias llamadas, pero nadie respondió a las mismas, según el fiscal. Sin embargo, el individuo dijo que de todas maneras se iba a morir y le dio una pistola a otro pandillero, quien no tuvo piedad de la víctima y le disparó.

Enseguida, el cabecilla le manifestó a la otra joven, Iris Nohemí, que también se iba morir para que "no quedara como testigo del hecho" y de inmediato la asesinaron.

Se supone que Casco Platero era novia de uno de los cabecillas de la 18 de la zona.

Después de haber matado a las dos estudiantes de enfermería, los pandilleros abrieron un hoyo y enterraron los cuerpos de las jóvenes.

Transcurridos cuatro meses, el 17 de febrero de 2013, la Policía pudo hallar los cadáveres de las aspirantes a enfermeras en las cercanías del puente Las Mulas, límite entre Soyapango y Ciudad Delgado.

Las investigaciones revelaron que los pandilleros exhumaron los cuerpos de las jóvenes donde los habían enterrado para evitar de que la Policía descubriera los mismos y los involucraran en el doble asesinato.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación