Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cárcel para marero por la muerte de alumno de la ANSP

El alumno de la ANSP fue plagiado el 30 de septiembre de 2010 cuando viajaba en un microbús de la ruta 41E. Foto EDH / Archivo

El alumno de la ANSP fue plagiado el 30 de septiembre de 2010 cuando viajaba en un microbús de la ruta 41E. Foto EDH / Archivo

El alumno de la ANSP fue plagiado el 30 de septiembre de 2010 cuando viajaba en un microbús de la ruta 41E. Foto EDH / Archivo

Walter Alejandro Larios Hernández, a quien la Policía lo considera cabecilla de la pandilla 18 pasará 35 años en la cárcel por haber participado en la muerte del alumno de la Academia Nacional de Seguridad Pública (ANSP), Francisco Javier Pérez Puente.

La oficina fiscal de Soyapango informó que las evidencias presentadas por los fiscales del caso fueron suficientes para que el Tribunal Tercero de Sentencia de San Salvador lo encontrara culpable de haber asesinado a Pérez Puente el 30 de septiembre de 2010.

Pérez Puente fue bajado a la fuerza de un microbús de la ruta 41-E, en la colonia Montes de San Bartolo III, en Soyapango, y luego lo plagiaron hacia uno de los pasajes de la referida colonia.

En este lugar se unieron otros pandilleros y comenzaron a registrarle la mochila que andaba el alumno de Policía y al encontrarle el uniforme de la ANSP lo comenzaron a golpear y lo llevaron a un terreno baldío para matarlo y luego lo decapitaron.

La cabeza de la víctima fue hallada al día siguiente en la carretera de Oro, pero su cuerpo fue encontrado enterrado casi un mes después en una finca de la colonia Montes de San Bartolo V, en Soyapango.

El fiscal del caso sostuvo que "toda la prueba en su conjunto tanto la testimonial, pericial y científica fue determinante pues relaciona al acusado como partícipe del hecho y en consecuencia fue encontrado culpable".

Anteriormente, un Tribunal de Sentencia había condenado a 40 años de prisión a otros tres pandilleros por la muerte del alumno de Policía. Se trata de Jairo Boanerges Ramos, Walter Ernesto Landaverde y Geovany Alexis Vásquez, apodado el Crazy.

Este último considerado el cabecilla de la pandilla 18 en Montes de San Bartolo fue el que ordenó que la víctima fuera torturada, estrangulada, degollada y que enterraran su cadáver.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación