Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Capturan a prófugo del FBI en Nicaragua

EE. UU. informó el miércoles de una recompensa por el pandillero salvadoreño de la MS-13, acusado dos asesinatos

Juan García, de La Unión, habría matado a su novia y el hijo de ella en Nueva York, en 2010. Foto EDH / La Prensa Nicaragua

Juan García, de La Unión, habría matado a su novia y el hijo de ella en Nueva York, en 2010. Foto EDH / La Prensa Nicaragua

Juan García, de La Unión, habría matado a su novia y el hijo de ella en Nueva York, en 2010. Foto EDH / La Prensa Nicaragua

El salvadoreño Juan Elías García, de 21 años, quien el miércoles se conoció que estaba en la lista de los 10 prófugos más buscados por el Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI, por sus siglas en inglés), fue capturado ayer en Nicaragua.

Diversos periódicos nicaragüenses informaron que la Policía confirmó la captura del imputado, quien es pandillero de la MS-13 y está acusado de asesinar a su novia, Vanessa Argueta, así como al hijo de ella, Diego Torres, de 2 años.

El doble homicidio que se le imputa al salvadoreño fue cometido en Nueva York, en 2010. La nación norteamericana ofreció una recompensa para quien ayudara a dar con su paradero.

En su versión digital, el diario nicaragüense La Prensa señaló que la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional se presentó en la embajada de Estados Unidos en Managua junto a funcionarios del FBI y minutos más tarde sacaron custodiado a García.

Dicho medio de comunicación informó que las autoridades de ese país se negaron a brindar más detalles sobre la detención del pandillero.

El miércoles pasado, la embajada de Estados Unidos en El Salvador dijo a través de un comunicado, que el imputado, apodado Cruzito, mató a su novia, de 19 años, y al niño porque supuestamente tenía vínculos con las principales pandillas rivales de la MS-13: Calle 18 y Latin Kings.

García —quien es oriundo de Santa Rosa de Lima, La Unión— habría cometido el doble atentado el 4 de febrero de 2010, luego de pedirle autorización para hacerlo a Heriberto Martínez, quien es el cabecilla de la MS-13.

Según el comunicado de la embajada, García y su novia tuvieron una discusión y después unos mareros rivales le habrían advertido a Juan Elías que atentarían contra él.

El imputado habría cometido el hecho en complicidad con Adalberto Guzmán y René Méndez, por sospechar que la víctima le filtró información a la mara contraria.

Un día antes de los homicidios, García invitó a cenar a su novia y al niño, y se los llevó de la casa en un vehículo en el que viajaban los otros dos pandilleros.

Cuando circulaban por un bosque de Central Islip, bajo engaños, hicieron que Argueta y el niño bajaran y se internaran en el lugar.

Después le dispararon a la mujer en la cabeza y el pecho; el niño empezó a llorar y arremetieron contra él. Aunque también lo lesionaron en el cráneo no murió y se aferró a la pierna de su madre, luego le dieron otro tiro que lo mató.

Mientras Juan Elías García está prófugo, los otros dos mareros fueron encontrados culpables del hecho en un juicio y actualmente esperan que un Tribunal les dicte la sentencia.

La fuente agregó que Martínez, el cabecilla de la pandilla, fue sentenciado a tres cadenas perpetuas y además deberá purgar 60 años de cárcel.

Segundo compatriota arrestado por el FBI

En marzo del año pasado, el FBI ofreció una recompensa de $100 mil en su afán por llevar ante la justicia estadounidense al salvadoreño Edwin Rivera Gracias, de 28 años, acusado de matar al estadounidense Richard Lemon, ocurrido en Jefferson Country, estado de Colorado, el 17 de agosto de 2011.

En la difusión que hicieron las autoridades sobre el compatriota señalaban a Rivera como uno de los 10 más buscados por el FBI y dijo que se le consideraba una persona "armada y peligrosa".

Un día después de que Estados Unidos difundiera la información, y con unos datos adicionales recabados en El Salvador sobre el sospechoso, un equipo de El Diario de Hoy localizó a Rivera en una colonia de Sonsonate.

Decenas de habitantes de la zona reconocieron al hombre e indicaron cómo llegar hasta su vivienda y ahí fue encontrado.

Semanas después, el salvadoreño se entregó a las autoridades y luego fue extraditado y puesto a la orden de un juez. De ser hallado culpable del asesinato, podría enfrentar pena de muerte.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación