Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Capturan a presunto asesino de un policía

El crimen por el que lo señalan ocurrió el 6 de abril en San Luis Talpa, La Paz

El sospechoso de matar a un policía fue detenido cuando intentó escapar de la PNC, ayer por la mañana. Fotos EDH / Jaime Anaya

El sospechoso de matar a un policía fue detenido cuando intentó escapar de la PNC, ayer por la mañana. Fotos EDH / Jaime Anaya

El sospechoso de matar a un policía fue detenido cuando intentó escapar de la PNC, ayer por la mañana. Fotos EDH / Jaime Anaya

Un pandillero sospechoso de asesinar a un agente de la Policía Nacional Civil fue detenido ayer de manera fortuita, durante un operativo de las autoridades en busca de implicados en otro ataque registrado la noche del jueves en el sector del mercado Tineti de San Salvador.

René Antonio Díaz Pérez, de 22 años, llegó al sector de las piscinas municipales "Pedro Pablo Castillo", en el bulevar Arturo Castellanos, en el momento en que un contingente policial realizaba un operativo, explicó la Policía.

La reacción de Díaz Pérez fue hacer un giro en U en el vehículo placas P339-454 que conducía, al notar la presencia de los agentes, aseguró la Policía.

Sin embargo, agentes a bordo de motocicletas lo persiguieron y lograron interceptarlo a poca distancia.

Al verificar en la base de datos de la PNC, se comprobó él que es uno de los sospechosos de matar al agente Santos Wílliam Hernández Rivera, el pasado 6 de abril en San Luis Talpa, La Paz.

El carro conducido por el sospechoso no tenía ningún reporte de robo ni de que ha sido usado en hechos ilícitos, aseguró la Policía.

Hernández Rivera, quien fue asesinado en la hacienda Santa Clara del referido municipio, estaba destacado en la División de Cumplimiento de Disposiciones Judiciales, en San Vicente.

Él había instalado un pequeño negocio en la calle principal del caserío Santa Clara con el propósito de obtener dinero extra para la manutención de su familia, aseguraron allegados el día que lo mataron.

En esa oportunidad, la Fiscalía General de la República informó que tres hombres, supuestamente pandilleros, llegaron al negocio y pidieron gaseosas.

Cuando el agente se las llevaba, sacaron sus pistolas y le dispararon. El policía murió en el instante. El cuerpo quedó tendido adentro del negocio, dijeron las autoridades tras la inspección del lugar.

Las autoridades fiscales y policiales sospechan que los atacantes del agente Hernández Rivera son pandilleros de la mara 18, por ser el grupo delictivo que opera en ese sector donde ocurrió el crimen.

De hecho, el sospechoso Díaz Pérez detenido ayer tiene en su cuerpo tatuajes alusivos de esa agrupación criminal.

Días antes de la muerte del agente Hernández Rivera, varios pandilleros lo habían amenazado.

A pesar de que sus familiares le sugirieron que lo mejor era que cerrara el negocio, él decidió seguir adelante para poder cubrir sus necesidades económicas, aseguró la Policía el día del incidente.

Pistoleros disparan contra puesto de PNC

La detención del pandillero Díaz Pérez fue fortuita, mientras las autoridades continuaban con la búsqueda de los sospechosos de atacar un puesto policial, el jueves por la noche, ubicado frente al mercado Tineti, al oriente de San Salvador.

El ametrallamiento con fusiles M16 ocurre a pesar del compromiso de presuntos mareros, que el 20 de abril aseguraron, en un comunicado, que "cesaremos desde ya todo tipo de ataques".

El ataque del jueves no dejó policías lesionados y fue perpetrado desde el vehículo placas P61-399.

Un grupo de agentes que se encontraba en el lugar emprendió la persecución de los atacantes, que se dirigieron a la zona sur de San Salvador.

Al llegar a la zona de la Plaza del Trovador, los delincuentes abandonaron el vehículo a pocos metros de la subdelegación de la PNC San Jacinto, entre las calles 15 de Septiembre y Francisco Menéndez.

Decenas de policías participaron en un intenso rastreo de los delincuentes y se extendió hasta ayer por la mañana, como parte del plan Casa Segura, y dejó la captura de al menos 10 sospechosos de participar en el ametrallamiento.

Agentes que participaron en el operativo explicaron que en el grupo había sujetos con tatuajes alusivos a pandillas.

Todos ellos fueron "perfilados" y, además, se indagó si tienen cuentas pendientes con la justicia.

Al cierre de esta nota no habían informado si entre los detenidos habían identificado a los presuntos atacantes del jueves.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación