Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Capturan a 33 pandilleros por decapitar a tres jóvenes en Izalco

Se presume que los detenidos pertenecen a la pandilla 18 y que las víctimas pertenecían a la mara rival.

Según la FGR, todos los implicados en asesinar a tres jóvenes fueron detenidos ayer en operativo policial. Foto EDH / Archivo

Según la FGR, todos los implicados en asesinar a tres jóvenes fueron detenidos ayer en operativo policial. Foto EDH / Archivo

Según la FGR, todos los implicados en asesinar a tres jóvenes fueron detenidos ayer en operativo policial. Foto EDH / Archivo

La Unidad Especial Antihomicidios de la Fiscalía General de la República (FGR) informó ayer de la captura de 33 supuestos miembros de la pandilla Dieciocho residentes en el municipio de Izalco, Sonsonate, a quienes acusará de haber asesinado a tres jóvenes el pasado 11 de octubre.

De acuerdo con el fiscal jefe de la referida unidad, Óscar Torres, las capturas representan la desarticulación de más de la mitad de toda la clica (agrupación criminal pandillera) de la tendencia sureña, a la que las autoridades le atribuyen muchos crímenes en la zona de Izalco.

Según Torres, las tres víctimas del 11 de octubre fueron Edwin Balmore Rodríguez Barrientos, de 21 años; Celso Caín Barrientos Torres, de 17, y Rodrigo Edgardo Putún Hernández, también de 17.

Las investigaciones, realizadas en poco más de tres meses revelan que los tres jóvenes campesinos salieron a buscar leña a un sector rural de Izalco, y cuando tres miembros de la pandilla Dieciocho se percataron de la presencia de los jóvenes los privaron de libertad, llevándoselos hacia otra finca.

Estos dieron la voz de alarma al resto de pandilleros del sector, tras lo cual se reunieron para tratar asuntos relacionados con la actividad delincuencial y también sobre la suerte que habrían de correr los tres jóvenes de quienes sospechaban que eran miembros de una agrupación pandillera contraria, según el expediente fiscal.

Asesinato de inocentes

Luego de la reunión ("mitin", en la jerga de las maras), los tres privados de libertad fueron sometidos a interrogatorios por parte de los pandilleros, quienes también los desvistieron para verificar si no andaban tatuados.

El fiscal Torres afirma que ninguna de las víctimas tenía tatuajes y tampoco eran miembros de pandillas. Pero los mareros decidieron asesinarlos, para lo cual designaron a tres de sus miembros para que ejercieran labores de vigilancia, mientras que otros cinco ejecutaban a los jóvenes. Las víctimas fueron asesinadas con machetes, decapitados.

Torres indicó que un reo será intimado (acusado por un nuevo delito) por este caso. El fiscal añadió que, en este caso, la Fiscalía no solo ha capturado a los autores directos, sino a todos aquellos que tuvieron algún grado de participación en la masacre.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación