Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Capturan a marero acusado de matar a policía de la UMO

El sujeto se encontraba con otros tres individuos en una casa, donde tenían armas y una motocicleta con reporte de robo.

Franklin Javier Guevara (segundo de derecha a izquierda) supuestamente es el marero que participó en el asesinato del policía y atleta. Foto EDH / Lissette Lemus.

Franklin Javier Guevara (segundo de derecha a izquierda) supuestamente es el marero que participó en el asesinato del policía y atleta. Foto EDH / Lissette Lemus.

Franklin Javier Guevara (segundo de derecha a izquierda) supuestamente es el marero que participó en el asesinato del policía y atleta. Foto EDH / Lissette Lemus.

Un miembro de la pandilla 18, identificado como Franklin Javier Guevara Merino, (a) El Grillo o Mosquito, fue capturado ayer por ser el supuesto responsable de haber asesinado al campeón de fisicoculturismo y agente del la Unidad del Mantenimiento y del Orden (UMO), Johnny Stanley Rivas Martínez, según la Policía.

El sujeto fue detenido ayer, a las 3:30 de la tarde en la colonia Palo Grande, del cantón Ayagualo, en el departamento de La Libertad.

Junto al pandillero, otros tres sujetos fueron detenidos en el interior de una casa destróyer (casa donde viven los pandilleros).

Los otros capturados son: José Ricardo Flores Aldana, (a) Obama; Juan Carlos Cortez Leiva, (a) El Flaco, y Manuel de Jesús Cortez Moreno, (a) El Colocho. Este último, tenía una orden de captura por un intento de homicidio que cometió meses atrás, afirmó el jefe policial.

La fuente policial explicó que los vecinos alertaron a la Policía de la reunión que tenían los mareros en el interior de la vivienda.

Al llegar al lugar, los agentes del Sistema de Emergencias del 911, de Lourdes, rodearon la casa y capturaron a los pandilleros. Los sujetos intentaron usar sus armas pero los policías los neutralizaron de inmediato y los arrestaron.

En la casa estaba una motocicleta que tenía reporte de robo desde el 1 de octubre anterior.

Además, cada detenido tenía una arma corta de fuego. Las armas decomisadas fueron: una pistola 45 milímetros, una calibre 9 milímetros, una 3.80 y un revólver.

En la casa fueron localizadas municiones para todas las pistolas y otros ilícitos que tenían los detenidos.

Una muerte que aún duele en la PNC y el deporte

La ausencia del agente y campeón centroamericano de fisicoculturismo, Johnny Stanley Rivas Martínez, aún se siente entre sus compañeros de la Policía y amigos dentro del deporte de las pesas.

En sus perfiles de Facebook, sus amigos del deporte siguen publicando fotografías, medallas y trofeos que el atleta ganó en sus competencias en el extranjero y en el país.

Otros están pidiendo que se le recuerde con actividades y no descartan que alguna competencia sea en honor al policía.

"Johnny se merece eso y más. Era el campeón de Lourdes y la gente de este lugar se debe sentir orgulloso de haber tenido un vecino y un amigo como el atleta. Se merece que lo honren como un campeón", expresó un deportista.

Rivas Martínez, de 30 años, fue asesinado el sábado 11 a las 3:30 de la tarde en la colonia San José II, de Lourdes, cuando podaba un árbol en su casa.

Los pandilleros lo sorprendieron y le dispararon a quemarropa. El agente murió en el instante.

Rivas Martínez empezó a levantar pesas desde sus 13 años. Cuando entró a la adolescencia, siguió con la disciplina que le inculcó su padre y después de entrenar, logró ser el campeón centroamericano en la categoría 75 kilogramos en México.

En 2004, el fisicoculturista cumplió otro de sus sueños: se graduó como agente de la Policía Nacional Civil y por su capacidad física y destreza, logró un espacio en la UMO, donde perteneció como escudero blindado.

Rivas Martínez era un ejemplo de superación para el país, expresó que se sentía orgulloso de representar a El Salvador como atleta y de servir y proteger desde su profesión.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación