Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Capturan acusado de matar a atleta de PNC

Detención de imputado, quien dice ser menor de edad, fue en La Libertad

El agente de la UMO, Johnny Stanley Rivas Martínez, representó al país en campeonatos de fisicoculturismo. Fue atacado por pandilleros en octubre pasado.

El agente de la UMO, Johnny Stanley Rivas Martínez, representó al país en campeonatos de fisicoculturismo. Fue atacado por pandilleros en octubre pasado.

El agente de la UMO, Johnny Stanley Rivas Martínez, representó al país en campeonatos de fisicoculturismo. Fue atacado por pandilleros en octubre pasado.

Cuatro meses después del asesinato del campeón de fisicoculturismo y agente policial de la Unidad del Mantenimiento y del Orden (UMO), Johnny Stanley Rivas Martínez, las autoridades arrestaron a otro sospechoso de haber participado en el hecho.

La noche del martes, una llamada ciudadana alertó a la Policía de que unos pandilleros estaban haciendo disparos al aire en la colonia Sagrado Corazón, en Colón, La Libertad.

Los agentes llegaron a la zona para verificar la información y cuando los delincuentes los vieron, irrumpieron en una vivienda para ocultarse.

Tras varios minutos de búsqueda, los policías lograron capturar a Adolfo G., quien según fuentes allegadas a la investigación es miembro de una pandilla.

Se sabe que el hombre tenía dos órdenes de captura vigentes, una de ellas por el delito de homicidio en perjuicio del agente de la UMO.

La Delegación policial del cantón Lourdes, en Colón, tenía previsto ayer presentar públicamente al imputado. Más tarde suspendió la diligencia debido a que él dijo que era menor de edad, por lo que antes se le debía hacer un reconocimiento médico.

El 20 de octubre pasado (nueve días después del homicidio de Rivas Martínez) también fue capturado Franklin Javier Guevara Merino, (a) "El Grillo" o "Mosquito", quien presuntamente fue el otro atacante. En esa ocasión, delegados policiales señalaron que Guevara fue detenido en una casa que la mara usaba para delinquir, situada en la colonia Palo Grande del cantón Ayagualo, La Libertad.

Fue capturado junto con otros tres sujetos, entre ellos uno que también tenía una orden de captura por intento de asesinato. En el inmueble fue encontrada una motocicleta que tenía reporte de robo. Además, les decomisaron tres armas de fuego y municiones.

Días después, el Ministerio Público acusó a Guevara junto con Tomás Méndez Gutiérrez y Mario Enrique Belloso Iglesias de ser los autores intelectuales y materiales del asesinato del policía.

El juzgado de Paz de Colón ordenó que estuvieran en prisión temporal mientras continúa el proceso en su contra.

Las fuentes policiales aseguran que el hombre capturado el martes era el único prófugo por el homicidio de Rivas.

Pérdida para la PNC y para el deporte

Johnny Stanley Rivas Martínez, de 30 años, es uno de los 39 policías que fueron ultimados por grupos delictivos durante 2014.

El asesinato de Rivas causó mayor conmoción e indignación porque, además de servir a la población, representó al país a nivel nacional e internacional en competiciones del deporte que practicaba, el fisicoculturismo.

El agente logró medallas, trofeos y el título de Campeón Centroamericano de Fisicoculturismo en la categoría de 70 kilogramos.

Sus triunfos fueron fruto del esfuerzo y disciplina, valores que, según él manifestaba, le inculcó su padre.

En 2004, Rivas se graduó como policía y gracias a su capacidad física y destreza logró un espacio en la Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO), donde se desempeñó como escudero blindado.

El 11 de octubre pasado, el policía no pudo defenderse de los pandilleros, pese a que portaba su arma de equipo.

La versión oficial fue que los delincuentes lo atacaron por la espalda cuando reparaba el techo de su casa en la colonia San José II, siempre en Colón, y pereció al instante.

"No hay homicidios de agentes sin capturas"

El subdirector de la Policía, Howard Cotto, aseguró ayer en una entrevista de radio que "no hay ningún caso de asesinatos de policías en el que no hayamos realizado capturas".

La agresión más reciente cometida por las maras contra agentes ocurrió el viernes pasado, en la sede de Ciudad Real, Santa Ana.

En el hecho murió el policía Érick Morales y una compañera resultó herida. El atentado lo cometió un pandillero que era fichado tras ser capturado con varios más en un punto de asalto.

El delincuente, supuestamente, tenía oculta una pistola que no le descubrieron cuando le hicieron el registro. Cuando fue llevado al puesto policial, el marero aprovechó un descuido y disparó contra los policías.

Por este hecho, las autoridades capturaron a 12 delincuentes que hoy enfrentarán la audiencia de imposición de medidas en el Juzgado Especializado de Instrucción de Santa Ana.

Otros tres sujetos que habrían participado en el hecho están prófugos, entre ellos uno que, en 2011, también habría matado a otro agente en Coatepeque, Santa Ana.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación