Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cámara ordena hacer examen médico a Perla

Defensor del condenado asegura que Carlos Perla sufre de hipertensión arterial, asma y daños en un riñón

La Cámara Primera de lo Penal de San Salvador ha ordenado que Carlos Augusto Perla, quien cumple una condena de 15 años de prisión por haberse apropiado de dinero de las arcas de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Anda) cuando era su presidente, sea sometido a una serie de exámenes médicos para establecer si su estado de salud es delicado para gozar de la libertad condicional anticipada.

En ese sentido, los magistrados de la Cámara le ordenaron al juez de Vigilancia Penitenciaria a que verifique si el Instituto de Medicina Legal cuenta con los médicos especialistas, en cada una de las enfermedades que padece el condenado, para que Perla pueda ser sometido al examen médico de forma legal que establece el inciso final del artículo 51 de la Ley Penitenciaria.

"Con base a los resultados de los exámenes, el juez tendrá nuevos criterios para valorar si procede la libertad del reo Perla", señala la Cámara en su resolución.

Con el referido fallo, los magistrados de la Cámara anularon la resolución del Juzgado Primero de Vigilancia Penitenciaria y Ejecución de la Pena en la que le niega a Perla el beneficio de la libertad condicional anticipada por razones de salud.

Ante el rechazo del referido juzgado, Armando Linares, abogado defensor de Perla, acudió a la Cámara para que revisara el fallo del referido juzgado porque consideraba que había aplicado de forma errónea el artículo 51 de la Ley Penitenciaria y el inciso segundo del artículo 86 del Código Penal.

Este último establece que podrá otorgarse el beneficio de la libertad condicional anticipada si el recluso cumple con algunos de los siguientes requisitos: que sea mayor de 60 años, que haya cumplido la tercera parte de la pena o que el condenado padezca una enfermedad crónica degenerativa y que tenga un daño orgánico severo.

Linares aseguró en su petición de anulación del fallo del tribunal de Vigilancia Penitenciaria que Carlos Perla cumple con este último requisito porque padece de hipertensión arterial, tiene asma y daño en uno de sus riñones.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación