Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cafre provoca otro accidente en la capital

Manejaba un autobús de la Ruta 13 a excesiva velocidad, según la Policía de Tránsito; además, le estalló una llanta a la unidad colectiva.

Un camarógrafo de televisión graba imágenes del autobús que se estrelló contra la pared. Foto EDH / Mauricio Cáceres

Un camarógrafo de televisión graba imágenes del autobús que se estrelló contra la pared. Foto EDH / Mauricio Cáceres

Un camarógrafo de televisión graba imágenes del autobús que se estrelló contra la pared. Foto EDH / Mauricio Cáceres

La imprudencia de manejar a excesiva velocidad y el mal estado del autobús habrían sido las causas del accidente de tránsito provocado ayer por un busero de la Ruta 13 que terminó con seis heridos.

El percance ocurrió en la 5a. Avenida Norte de la capital, en las cercanías del edificio de la Corte de Cuentas.

El conductor del bus placas AB 71-637 Emerson Alberto Marroquín Alvarado fue detenido por vigilantes de la zona al tratar de escapar del sitio del accidente.

"Aquí no se aplica el Fonat porque el conductor trató de huir y fue detenido por los vigilantes", explicó el jefe de la División de Inspección de Accidentes de Tránsito, Otto Hugo Urrutia.

Las personas golpeadas fueron llevadas al hospital Rosales. Entre los lesionados se encuentran María Guadalupe Alas Vásquez, de 51 años; Cristian Benjamín Vásquez, de 20; Claudia del Carmen Escobar López, de 35; Elizabeth de Sánchez, de 45; y Johana Pineda, de 41, entre otros.

La Policía de Tránsito informó que la causa del accidente pudo haber sido que el conductor iba a excesiva velocidad, además de que se le estallara una de las llantas al bus, lo que provocó que perdiera el control del mismo.

Juan Carlos Henríquez y Salvador Alberto Polanco, de 54 años, daban limosna y agua a una indigente en la acera poniente de la 5a. Avenida Norte.

"Primero escuchamos que venía el bus a toda velocidad en el otro carril, luego compresionó el motor y le estalló una llanta. Le grité al señor '¡Corra!' y no alcancé a agarrarlo de la mano porque él salió para el otro extremo. Solo sentí que pasaron los vidrios sobre mí y le pedí a Dios que me cubriera con su manto", relató Henríquez, mientras Polanco fue atropellado y contraminado por el bus contra la pared.

"El motorista saltó del parabrisas y salió corriendo, un vigilante lo alcanzó a detener", detalló Henríquez. El cafre se defendió: "Perdí la dirección, fue un desperfecto mecánico de presto y no pude detenerlo, aunque lo intenté".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación