Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Busero que mató a mujer pagará $5 mil para recobrar libertad

Fiscalía acusa a Ricardo Morales de arrollar con dolo a la víctima, pero jueza consideró que solo fue "negligente"

Ricardo Morales dijo que estaba "feliz" con el fallo. La Fiscalía pedía una condena de 30 años de cárcel. Foto EDH / Jorge Reyes.

Ricardo Morales dijo que estaba "feliz" con el fallo. La Fiscalía pedía una condena de 30 años de cárcel. Foto EDH / Jorge Reyes.

Ricardo Morales dijo que estaba \"feliz\" con el fallo. La Fiscalía pedía una condena de 30 años de cárcel. Foto EDH / Jorge Reyes.

Hasta las 3:00 de la tarde de ayer, Ricardo Antonio Morales, de 32 años, acusado de atropellar con un autobús de la Ruta 92 y provocarle la muerte a una conductora, sabía que de ser hallado culpable por el hecho, podría ser condenado a una pena de hasta 30 años de cárcel.

Sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos, el panorama cambió a su favor cuando la jueza del Tribunal Sexto de Sentencia de San Salvador, Margarita Salgado, decidió cambiarle el delito de homicidio agravado, por el que era acusado inicialmente, y procesarlo por homicidio culposo (no intencional), en perjuicio de Rosa María Calero, de 55 años.

La mujer murió el 6 de marzo pasado, luego que Morales la embistió con el autobús que manejaba cuando circulaba por el redondel Árbol de la Paz, en el bulevar de Los Próceres, en San Salvador.

Según la acusación fiscal, el busero irrespetó una señal de alto y colisionó en la parte trasera del pick up doble cabina que manejaba la víctima.

La señora se bajó del vehículo para verificar los daños y exigirle al busero que se hiciera responsable de los mismos. Morales descendió de la unidad pero se negó a pagarle; se dio la vuelta ignorando los reclamos de Calero e intentó abandonar la escena.

En su intento por detener al motorista hasta que llegara la Policía de Tránsito, la víctima se arrecostó en la defensa delantera (bumper) del bus para obstaculizarle el paso.

Según la tesis del Ministerio Público, para obligar a que Calero se quitara del paso y lograr marcharse, el busero aceleró levemente la unidad, pero la víctima no se movió. En un acto de intolerancia, como manifiesta la Fiscalía, Morales le pasó encima a la señora y luego huyó.

Minutos más tarde, el convicto fue arrestado en la carretera al aeropuerto a Comalapa por agentes policiales que habían instalado un retén tras ser alertados sobre el hecho.

Jueza: "no hubo intención de matarla"

El incidente donde pereció Rosa Calero ocurrió a mediodía y no solo quedó grabado en la mente de quienes presenciaron el desafortunado incidente, sino también en las cámaras de un edificio situado de la zona.

Ese video fue una de las principales evidencias que presentó la Fiscalía para demostrar la culpabilidad del cafre.

Sin embargo, durante la lectura del fallo, la jueza aseguró que después de ver el video y ordenar una reconstrucción de los hechos comprobó que era "imposible" que Morales hubiera podido ver que la víctima estaba frente a la unidad; añadió que no fue cierto que el busero aceleró para obligar a la mujer a que se quitara.

Salgado determinó que el hombre no actuó con dolo, es decir que no embistió a la mujer intencionalmente como lo sostiene el Ministerio Público. No obstante, reconoció que Morales fue negligente.

"El video me permite ver con claridad lo que ocurrió ese día, sin ningún sesgo, con objetividad", expresó la jueza.

La sentencia para Morales fue pagarle a la familia de la víctima $5 mil por responsabilidad civil; luego gozará de libertad, siempre y cuando, cumpla con reglas de conducta. La Fiscalía acudirá a un Tribunal Superior para pedir que se anule la sentencia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación