Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Busero atropella a un septuagenario en Cojutepeque

El motorista no huyó del lugar y alegó que el peatón se cruzó la calle sin precaución

Señoras observan cuando Medicina Legal realiza el levantamiento del cadáver de Santiago Girón, de 76 años. Foto EDH / Lissette Lemus

Señoras observan cuando Medicina Legal realiza el levantamiento del cadáver de Santiago Girón, de 76 años. Foto EDH / Lissette Lemus

Señoras observan cuando Medicina Legal realiza el levantamiento del cadáver de Santiago Girón, de 76 años. Foto EDH / Lissette Lemus

La tranquilidad y el comercio que se vivía ayer en el parque central del municipio de Cojutepeque fueron interrumpidos a las 9:30 de la mañana, cuando un busero atropelló a un septuagenario frente a decenas de personas.

El cadáver quedó en la calle ante la vista de todas las personas. Una comerciante sacó una sábana y lo cubrió.

La víctima no tenía documentos y en un principio nadie lo reconoció, ya que no era del lugar y al momento del accidente caminaba solo.

El Instituto de Medicina Legal lo trasladó como desconocido. Sin embargo, al lugar se presentó después María Pérez, de 48 años, quien de acuerdo con las características que le dio la Policía sospechó que era su padre.

"Él no vive conmigo, yo vine a hacer un mandado cuando me di cuenta. No sé si se trata de mi padre", explicó la angustiada mujer.

La Policía acompañó a la señora donde otros familiares y con base en fotografías identificaron a la víctima como Santiago Girón, de 76 años, originario del cantón San Esteban, Cojutepeque.

Otro pariente lo reconoció ya en las oficinas de Medicina Legal de San Vicente.

El inspector policial Óscar Sandoval, explicó que la responsabilidad del accidente fue compartida, ya que el motorista no conducía atento al paso de los peatones: "En esas calles los peatones se cruzan las vías sin precaución, porque es una zona comercial. Además, los parientes también tienen responsabilidad por dejar salir a las personas de la tercera edad solas", dijo.

Testigos detallaron que la dificultad para caminar le impidió al señor evitar el impacto; y agregaron que el autobús lo golpeó con las llantas de adelante y luego con las traseras, matándolo en el momento.

El conductor del autobús Andrés López Iraheta, de 63 años, fue remitido a la Fiscalía y será acusado de homicidio culposo. Alegó que fue imprudencia del peatón.

Este caso se suma a los de dos mujeres arrolladas también por buseros: una de ellas fue arrollada hace dos semanas cuando se bajó a reclamarle al busero por haberle chocado el vehículo; hace una semana, una motociclista fue arrollada cuando se detuvo para respetar la señal roja del semáforo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación