Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Bertrand: gobierno debe intervenir en 10 municipios más violentos

Recomienda que el Ejército asuma seguridad pública y no solo acompañe

El promedio de asesinatos en los primeros días de abril se ha elevado a 16 por día.

El promedio de asesinatos en los primeros días de abril se ha elevado a 16 por día.

El promedio de asesinatos en los primeros días de abril se ha elevado a 16 por día.

Frente a la crisis de violencia que sufre el país, analistas recomendaron al presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, que es urgente comenzar una estrategia de combate frontal a la violencia iniciando en los 10 municipios que recientemente el Consejo de Seguridad Nacional y Convivencia le sugirió.

El exministro de Seguridad, Francisco Bertrand Galindo, manifestó ayer en la entrevista matutina Frente a Frente que el Gobierno debe, cuanto antes, entrarles con todo los recursos disponibles a los 10 municipios más violentos y donde la Fuerza Armada ya no sea un simple acompañante de la Policía Nacional Civil, sino que asuma la responsabilidad de la seguridad pública como tal.

Pero el ministro de la Defensa Nacional, David Munguía Payés, dijo que la responsabilidad de la seguridad del país es de todos los salvadoreños pero constitucionalmente no es responsabilidad del Ministerio de la Defensa.

"Nosotros coadyuvamos al esfuerzo y estamos colaborando con mucha voluntad y empeño en apoyar los planes de seguridad de la Policía Nacional Civil ", dijo Munguía Payés.

En cuanto al alza de los homicidios y en la que varios militares han sido blanco de las pandillas, el ministro de la Defensa afirmó que esa escalada ya se veía venir, los enfrentamientos con grupos criminales y donde el 99 por ciento los integrantes de la institución castrense han salido exitosos.

Agregó que como medida de seguridad, cada soldado porta un número de un centro de llamadas, para que al tener un problema de seguridad la institución reaccione de inmediato en su protección.

Munguía Payés afirmó que seguirán apoyando la seguridad pública del país en la medida que el Presidente de la República, a través de los Decretos Ejecutivos, autorice la participación de la Fuerza Armada.

Bertrand Galindo añadió que la Constitución faculta al Ejecutivo a apoyarse de la Fuerza Armada en estas circunstancias para que asuma labores de seguridad pública sin necesidad que dé permiso la Asamblea Legislativa, solo que deberá rendirle un informe de su participación cada cierto periodo.

Seguridad debe ser prioridad del Presidente

Sin embargo, el exministro de Seguridad consideró que es necesario que Sánchez Cerén dé prioridad a la crisis de inseguridad que experimenta el país, por encima de otros compromisos.

Estimó que Sánchez Cerén debería, en cualquier momento, interrumpir la programación de la radio y la televisión para comunicarse con el pueblo y desde ahí enviarle un mensaje en el que le devuelva un poco la confianza a los salvadoreños, "en el que le diga que está tomando el control de la política delincuencial".

"Cuando el Consejo de Seguridad le dice al Gobierno actúe en los 10 municipio más violentos, lo que le está diciendo es: retome el control en los 10 municipios y después haga toda la parte de prevención necesaria", subrayó.

"Retomar los municipios más violentos es mandar al Ejército a retomar esos pueblos, pero no con la Policía Comunitaria", cuestionó.

Bertrand Galindo sostuvo: "Quiero pensar que los funcionarios no son tontos, que están ahí porque tienen algún atributo intelectual, que conocen el problema y no creo que se equivoquen al comparar la labor ideológica de la exguerrilla a la labor ideológica de las maras.

"Veo a las maras con base social pero fundamentalmente delincuencial, cosa que no veía en la exguerrilla, que si bien cometían delitos pero entendían, porque ellos pensaban en otra forma de Estado", puntualizó.

Por su parte, el exfiscal general de la República, Félix Garrid Safie, a parte de avalar la postura de Bertrand Galindo, subrayó que las autoridades lo que tienen que hacer es aplicar la ley y controlar los mensajes que actualmente los funcionarios del más alto nivel del Gobierno están enviando ( Ver nota aparte).

El director ejecutivo de la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde), Roberto Rubio, fue más allá que sus colegas, pues dijo que el Presidente de la República debe asumir su liderazgo por encima del Consejo de Seguridad Pública y Convivencia Ciudadana porque es el Ejecutivo el que tiene que articular al resto del Estado, incluyendo al Consejo de Seguridad en una estrategia de largo plazo y de emergencia.

Rubio también reconoció que la escalada actual que golpea a los salvadoreño es el precio del deterioro en distintos campos de la vida nacional.

"Es el producto de varios años de deterioro en la economía y sicología o valores de la sociedad que dañó el alma nacional, es también el deterioro al estado de derecho, la penetración del narcotráfico y la corrupción".

Rubio aseveró que "este es el resultado histórico de una sociedad que ha sido incapaz de dar respuesta a un conjunto de "ciudadanos" que se han volcado a la criminalidad, pero también es producto de errores como la tregua".

Añadió que estas experiencias, en otros países, han terminado con malos resultados porque después que caduca dicho periodo, los países que han experimentado estas experiencias han tenido alzas en los niveles de violencia.

En el caso de la tregua entre pandillas entre marzo de 2012 y junio de 2013, aparentemente se dio una reducción de homicidios, pero luego de junio de 2013, que quedó sin efecto, se registró un repunte de asesinatos casi comparado con el de los años 2009 y 2010, en los que había más de 14 homicidios por día.

" Fue mal gestionada esa tregua o diálogo porque potencializó y mejoró a las pandillas, al permitirles una mejor organización criminal, exposición pública, más poder del miedo y más poder político", subrayó Rubio.

Agregó que de la tregua entre las pandillas se valieron varios políticos, pues se buscaba aumentar el caudal de adeptos al bajar los homicidios y de eso se aprovecharon esos grupos para exigir beneficios a cambio: como mejores condiciones y privilegios carcelarios: laptops, plasmas, conexiones a Internet y televisión por cable, entre otros.

El presidente de la Cámara de Comercio de El Salvador, Luis Cardenal, demandó que la crisis de violencia e inseguridad que vive el país " necesita un golpe de timón en seguridad".

Agregó que hace "falta una política de seguridad. Lo que hay son medidas, pero no una política integral" (Ver nota a la par).

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación