Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Autoridad sufre 53 bajas a manos de maras en 2015

La mayoría de policías y soldados fue asesinado cuando se encontraba de licencia

Autoridad sufre 53 bajas a manos de maras en 2015

Autoridad sufre 53 bajas a manos de maras en 2015

Autoridad sufre 53 bajas a manos de maras en 2015

Mientras las pandillas han asesinado a 53 servidores de la seguridad pública, entre policías, oficiales, soldados, custodios y un fiscal, en los primeros seis meses del año, las autoridades de la corporación tratan de reaccionar de manera tibia y tomar algunas medidas orientadas a resguardar la seguridad, tanto de la ciudadanía como de su propio personal policial, aunque son inciertos los resultados que puedan obtener en el corto plazo.

Ni la misma autoridad está segura en las calles, pues al estilo guerra de guerrilla son atacados y desafiados tanto en el área urbana como rural.

Por el momento, la Policía y el Ejército se han dedicado a realizar redadas en los lugares donde les han asesinado algún miembro de la corporación o del Ejército.

Esas redadas han sido cuestionadas por el criminólogo y editorialista de EDH, Carlos Ponce, y por el general retirados Mauricio Vargas.

De los pandilleros responsables de los asesinatos, las aprehensiones son mínimas. Solo se conoció del cabecilla detenido en un rancho de la Costa del Sol, La Paz, donde según autoridades, un pandillero de la 18 descansaba y desde ese lugar ordenaba el asesinato de un cabo en Apopa.

Los ataques en contra de la autoridad también han alcanzado a miembros de los agentes municipales, quienes algunos han sido atacados a tiros cuando gozaban de sus días de permiso.

Los agentes municipales, incluso, han llegado a protestar porque no se les permite portar su arma de equipo cuando están de licencia.

Personal sin permisos ni licencias

Ayer trascendió, luego del asesinato de la segunda mujer policía, en San Pedro Masahuat, también de La Paz, que las autoridades policiales suspendieron las licencias, permisos y descanso semanal para todo el personal policial, a partir del martes 30 de junio y hasta nuevo aviso, a pesar de que en muchas sedes policiales no hay condiciones para el acuartelamiento.

La orden fue girada por el director de la Policía, Mauricio Ramírez Landaverde, al subdirector general, subdirectores, jefes regionales, delegaciones, divisiones y unidades.

En el memorando, firmado por Ramírez Landaverde a sus subalternos, se explica que la medida obedece a "los hechos recientes acontecidos el día 29 de los corrientes, en el cual perdieron la vida tres compañeros de esta institución".

Uno de los ataques a los que se refiere el director en dicho documento es el perpetrado el lunes en la 20a. Avenida Sur del barrio San Esteban, al oriente de San Salvador, donde dos agentes resultaron heridos tras un ataque de pandilleros, que dejó como resultado un mecánico muerto.

Ese día fue asesinado en Valle Verde III de Apopa el cabo Sergio de Jesús Estrada González, quien gozaba de licencia y estaba destacado en la Unidad de Control Migratorio. Sus restos fueron sepultados ayer en el cementerio del referido municipio.

El sargento Carlos Romeo Pérez Hernández también fue víctima, el lunes pasado, del ataque que pandilleros hicieron contra el puesto de El Pedregal, situado en el desvío a la Costa del Sol, departamento de La Paz.

Además de los ataques a los que hizo referencia el director de la Policía, la noche del 30 de junio pandilleros asesinaron a la agente Ana Daysi Cabrera Hernández, en la calle Las Isletas, cantón San Felipe de San Pedro Masahuat, La Paz, un policía resultó herido en una pierna.

Ambos habían llegado junto con otros agentes tras la denuncia ciudadana de que en la zona había pandilleros armados reunidos que al ver a los policías, dispararon. Dos pandilleros murieron en este incidente, dijo la Policía.

Más desafiantes y organizadas

El accionar de las pandillas se ha vuelto más agresivo. Los primeros ataques de esos grupos se caracterizaban por tirar granadas contra puestos de la PNC, que no explotaban, o disparos tímidos a las sedes policiales.

Pero en los últimos días no solo han mejorado la efectividad en el ataque sino que, además, han elevado la cifra. En todo el año pasado las pandillas asesinaron a 39 policías.

Para el criminólogo Carlos Ponce, tanto policías como pandilleros están sumergidos en una competencia a través de la que se pretende recalibrar posiciones de influencia, autoridad y control.

Ponce sostiene que ahora las pandillas son más fuertes y organizadas, gracias al apoyo y soporte que recibieron por la tregua apoyada por el Ministerio de Seguridad, en la gestión del general David Munguía Payés. Sin embargo, todo indica que las pandillas ahora son más proactivas y, según Ponce, las autoridades solo se limitan a reaccionar. Esto necesita revertirse para sacar al país de esta crisis, aseguran los especialistas.

Los últimos ataques a los puestos policiales han dejado víctimas mortales, heridos y daños a patrullas e infraestructura. Son pocas las medidas de seguridad que se han tomado en los recintos policiales.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación