Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Aumentan servicios sexuales por medio de redes sociales

WhatsApp, Twitter, Linkedin y blogs son herramientas usadas por lo económico y el anonimato que ofrecen

Nicole asegura que le interesa la opinión de sus clientes y por ello mantiene una encuesta de opinión en su propio blog.

Nicole asegura que le interesa la opinión de sus clientes y por ello mantiene una encuesta de opinión en su propio blog.

Nicole asegura que le interesa la opinión de sus clientes y por ello mantiene una encuesta de opinión en su propio blog.

Las constantes investigaciones que las autoridades salvadoreñas hacen en centros comerciales sobre redes de prostitución, así como los frecuentes engaños por parte de curiosos, han hecho que muchas prostitutas hayan emigrado de las plazas a las redes sociales.

El salto a las redes sociales parece haberse incrementado luego de que en noviembre de 2013, la Fiscalía y Policía capturaran a una red de prostitución que operaba sobre todo en el interior de centros comerciales.

Esa red hacía llegar a los clientes a los parqueos de ciertos establecimientos hasta donde llevaban a las damas de compañía, entre las cuales había varias menores de edad.

En febrero anterior, la Fiscalía logró que varias mujeres capturadas fueran condenadas a 10 años y ocho meses de prisión por el delito de trata de personas.

Desde las redes

Muchas prostitutas, aunque aseguran ser mayores de edad y trabajar de manera independiente, buscan el anonimato bajo el cual ellas pueden interactuar con sus clientes. Además, la tecnología les ha bajado significativamente los costos. Estos son dos factores que favorecen a algunas sexoservidoras, según cuentan algunas de ellas. Hacer una o muchas llamadas a un supuesto cliente que las deja plantadas costaba mucho dinero antes, aseguran.

Ahora, Twitter, WhatsApp y Facebook son las redes sociales más utilizadas por mujeres… Y por hombres que echan mano de la prostitución como una fuente de ingresos. Algunas, como Nicolle, hasta tienen sus propios blogs en los que suelen hacer sondeos de opinión con clientes sobre sus servicios o sobre qué les gustaría a los potenciales clientes que Nicolle hiciese con ellos en la intimidad de un motel.

Redes para trabajar no para socializar

Nicolle parece ser una de las que más aprovecha la tecnología en su trabajo como prostituta: tiene Facebook, Twitter, un blog en WordPress, WhatsApp y, por supuesto, el teléfono cuyo número parece omnipresente en sus redes sociales.

También está una chica que se hace llamar Fabiola Viera, una joven que dice tener 22 años, tiene su propia página en Internet en la que ha colocado 45 fotografías de ella.

Y para demostrar que son fotos reales, ha colocado en cada una, un ejemplar de un periódico de mayor circulación. Eso dice en su página. Fabiola, a diferencia de Nicolle, dice que no tiene cuentas en Twitter ni Facebook. "Una red social te acerca a ciertas personas para estar en contacto con ellas, familiares, amigos y demás. Y ese no es mi objetivo", aseguró la chica mediante un mensaje en WhatsApp que intercambió con un periodista de EDH.

Y luego se apresura a cortar el chateo. "Igualmente, este medio es para aclarar dudas acerca de mi página web y/o servicios, no para chatear; usted me entiende", escribió.

WhatsApp parece ser la red que más usan. Sonia, Abigaíl, Fabiola, Katy...

Es a través de esa red, a través de mensajes o llamadas, que las trabajadoras del sexo monitorean la puntualidad de sus clientes a sus citas o avisan cuando ellas han sufrido algún retraso en el trayecto.

Pero no solo las mujeres prefieren usar esa red. También los hombres que ofrecen sus servicios sexuales y de compañía. Sin embargo, son pocos los hombres que promocionan sus servicios sexuales en Twitter o en algún blog.

De cualquier forma, según algunas prostitutas entrevistadas, las redes sociales son, por hoy, el medio más seguro y económico para promocionar su trabajo sexual.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación