Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ataque a familia deja dos muertos y dos heridos

Hecho fue cometido por al menos cinco hombres que irrumpieron en casa de víctimas

En esta casa de bahareque en las afueras de San Pedro Perulapán, Cuscatlán, se registró el ataque contra cuatro integrantes de la familia. La madre y una hija de 17 años murieron; mientras que padre e hijo de 13 salieron heridos. Foto edh / jaime Ana

En esta casa de bahareque en las afueras de San Pedro Perulapán, Cuscatlán, se registró el ataque contra cuatro integrantes de la familia. La madre y una hija...

En esta casa de bahareque en las afueras de San Pedro Perulapán, Cuscatlán, se registró el ataque contra cuatro integrantes de la familia. La madre y una hija de 17 años murieron; mientras que padre e hijo de 13 salieron heridos. Foto edh / jaime Anaya

Un grupo de entre cuatro y cinco hombres armados atacó a balazos y a machetazos, la noche del sábado pasado, a cuatro integrantes de una familia que dormían en su vivienda en el caserío El Tamarindo, cantón La Loma de San Pedro Perulapán, Cuscatlán.

A raíz del ataque, Rosa Cándida M.V., de 46 años, y su hija Kenia, de 17, murieron en el lugar, mientras que el padre y otro hijo de 13 resultaron heridos y permanecen bajo protección policial en un hospital.

La oficina de la Fiscalía General en Cojutepeque informó que los delincuentes, quienes iban cubiertos de sus rostros con gorros pasamontañas, llegaron a eso de las 10:00 de la noche del sábado pasado a la casa de las víctimas.

Tras ingresar de forma violenta a la pobre vivienda de bahareque, los individuos comenzaron a disparar contra las cuatro víctimas, quienes se encontraban dormidas.

A los criminales no les bastó con dispararles porque enseguida se ensañaron con las víctimas asestándoles una serie de machetazos. Ya cuando ellos creían que todos los integrantes de la familia estaban muertos, se retiraron del lugar.

Residentes cercanos que escucharon la serie de disparos llamaron a la policía, pero cuando las patrullas policiales encontraron que sólo padre e hijo aún estaban con vida y los trasladaron hacia un centro hospitalario, donde se recuperan.

Fiscales del caso explicaron que los sobrevivientes ya están bajo protección por ser los únicos testigos presenciales del hecho.

Agregaron que los sobrevivientes se encuentran en estado grave a raíz de las lesiones recibidas.

Las primeras investigaciones fiscales y policiales aún no arrojan indicios si los atacantes eran pandilleros o delincuentes comunes ni los motivos del ataque a la familia.

Una de las versiones que maneja la policía es que la joven muerta tenía presuntamente una relación sentimental con un pandillero contrario a la mara que opera en el lugar donde ella residía.

De hecho, los investigadores habrían encontrado una serie de cartas que el supuesto novio le había enviado a la joven, según fuentes policiales.

Otras de las versiones de vecinos de la zona es que el ataque podría haberse derivado de un robo que denunció la familia hace unos cuatro días y se supone que lo habrían cometido personas conocidas de las víctimas. Sin embargo, la Policía de Cojutepeque no registrada ninguna denuncia de ese robo.

FGR registra otros once homicidios

Al menos otros 11 homicidios habían sido reportados ayer por la Fiscalía General en su cuenta de Twitter, ayer hasta las 5:00 p.m.

Entre las víctimas se encuentran dos adolescentes de 16 años en Chalchuapa, Santa Ana, y en Soyapango, San Salvador. En este último municipio fue asesinado José Reynaldo C., quien se encontraba en el puesto de venta de comida de su madre en el mercado de Soyapango.

La Policía no descarta que se haya tratado de un hecho relacionado a la extorsión.

El otro joven, Franklin Edgardo S., un supuesto pandillero, fue asesinado en la colonia Sinupe de Chalchuapa, aparentemente por integrantes de su misma pandilla porque se presume que se había quedado con algún dinero producto de la extorsión, según la Policía.

Por la mañana se encontró el cadáver de un hombre cuya identidad no pudo ser establecida. El hecho ocurrió ayer por la mañana, dentro de un tragante entre la 35a. calle Oriente y 20a. Avenida Norte de la colonia La Rábida en San Salvador.

Una oficial de la Policía explicó que el hombre pudo haber sido asesinado en otro sitio y ahí lo llegaron a lanzar. Sin embargo, las autoridades policiales presumen que la víctima era trabajador de una tapicería que se encuentra a unos 10 metros del sitio del hallazgo.

Otro cuerpo de un hombre sin identificar fue encontrado en la carretera Panamericana en la entrada a la colonia Macarena de Santa Cruz Michapa, Cuscatlán.

La víctima, de unos 40 años, tenía lesiones de bala y estaba envuelta en sábanas.

La oficina fiscal informó de la muerte del vigilante privado Rubén Martínez Nolasco, de 38 años, quien recibió varios balazos y luego le asestaron lesiones con un corvo.

El hecho se registró en la casa de la víctima situada en el cantón Candelaria de El Carmen, Cuscatlán.

La Policía de Usulután registró dos homicidios. Uno se registró en el cantón Tierra Blanca de Jiquilisco, y el segundo en Joya Tomasino de Usulután. En este último caso, la víctima fue identificada como Jaime Alberto Hernández Ramírez, de 19 años, y José Manuel Campos, de 18 años, en el primer sitio.

Por la tarde, la Fiscalía registró la muerte de José Cruz Martínez, de 44 años, un supuesto pandillero. El crimen se registró en las afueras de San Miguel Tepezontes, La Paz. También en el cantón Los Guayabo de Armenia, Sonsonate, se registró un homicidio de un hombre que no pudo ser identificado.

Otro hombre no identificado fue asesinado a balazos por dos mujeres, quienes fueron capturadas, a inmediaciones del balneario La Hacienda, sobre la carretera de Ilobasco hacia Tejutepeque, Cabañas.

En el cantón El Rosario del municipio de San Martín asesinaron a un joven que jugaba fútbol, mientras que el árbitro, quien es empleado administrativo de la Policía, resultó herido en el ataque.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación