Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Asociación que distribuye el agua no quiso hablar del problema

Pandillas exigieron hace varios meses, el pago de cierta cantidad a la asociación que distribuye el agua, pero se negaron a pagarla

Muchos vecinos que tienen que viajar desde su domicilio hasta las oficinas de la Asociación Comunal de Salud, Agua y Medio Ambiente (Acosama), están conscientes de que esa organización es víctima, como ellos, del autoritarismo con que las maras o pandillas controlan, cada una, sus territorios en el municipio de San Pedro Perulapán.

Las oficinas de Acosama están ubicadas en la calle que conecta el sector urbano de San Pedro Perulapán con la carretera Panamericana.

Excepto porque algunas veces las facturas no están listas el día acordado para retirarlas, los consumidores afirman que está bien que Acosama no arriesgue a sus empleados para llevar las facturas hasta el domicilio de cada usuario.

"Esto está tremendo en este lugar. Aquí cada vendedor que entra tiene que pagarles renta (a los mareros) y los registran bien y si les cae mal o sospechan algo, se lo llevan y no se sabe más", afirmó un hombre que asegura haber nacido en uno de los cantones afectados con la no entrega del recibo del agua.

El Diario de Hoy procuró obtener la versión de Acosama, sin embargo, no fue posible a pesar de que se visitó en dos ocasiones las referidas oficinas. La primera vez fue el martes y la segunda el jueves, de la semana anterior.

El martes, un empleado dijo que no estaba ningún directivo ni el gerente y que ellos eran los únicos que podrían referirse al problema.

Ante la ausencia, se le explicó al empleado cuál era el propósito de la visita. Se dejó un teléfono de contacto. El empleado dijo que lo entregaría a los directivos de la asociación.

Ese mismo día se visitó la estación de bombeo de agua de Acosama. Allí había empleados a quienes se les explicó el motivo de la visita.

La respuesta de los empleados fue similar a la que dieron en las oficinas de Acosama.

El jueves siguiente, El Diario de Hoy se hizo presente otra vez a las oficinas de Acosama pero tampoco se pudo obtener la versión de la asociación comunal.

La estación de bombeo está ubicada en un sector del caserío Pasunteo, cantón La Loma, uno de las zonas más peligrosas por el accionar de las pandillas, según explicó el subinspector Edwin González, jefe policial de San Pedro Perulapán.

De acuerdo con vecinos de ese caserío, la clica Pasunteos Locos Salvatruchos es una de las que más hechos delincuenciales comete en el sector y es, aparentemente, la que exige a Acosama el pago de cierta cantidad de dinero a cambió de que entren a distribuir las facturas del servicio de agua al cantón La Loma y sus caseríos.

Según la fuentes policiales de San Pedro Perulapán, ante la negativa de la asociación, los mareros habrían amenazado atentar contra la estación de bombeo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación