Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Así quería ver a mi hijo caminando"

Náufrago salvadoreño visita a familia de compañero de pesca que murió en alta mar después de quedar a la deriva.

Salvador Alvarenga y Roselia Rosas, en el reencuentro en México. EDH/jornada.unam.mx

Salvador Alvarenga y Roselia Rosas, en el reencuentro en México. EDH/jornada.unam.mx

Salvador Alvarenga y Roselia Rosas, en el reencuentro en México. EDH/jornada.unam.mx

El náufrago salvadoreño José Salvador Alvarenga, cumplió ayer con la promesa que le hizo a su compañero de pesca, Ezequiel Córdova, antes que muriera en alta mar.

Alvarenga expresó en febrero pasado que su compañero de trabajo de 17 años, murió semanas después, cuando ya no soportó comer pescado crudo.

Ambos pescadores fueron arrastrados por una corriente en noviembre de 2012 , después de salir a pescar tiburones en Chiapas, México. Trece meses después, solo Alvarenga apareció en el atolón de las Islas Marshall, logrando sobrevivir a la travesía.

Ayer acompañado con sus padres, el salvadoreño visitó a Roselia Rosas, madre de Ezequiel, en El Fortín de Pijijiapan, en Chiapas, México.

El náufrago abrazó a la doliente y dio las condolencias por la muerte del joven pescador de 17 años.

"Me da mucho gusto verte, pero a la vez también me duele. Así hubiera querido ver a mi hijo caminando de regreso a casa", expresó la señora entre llantos.

Alvarenga también regresó a la comunidad de Chocohuital, de donde partió en una lancha tiburonera el 17 de noviembre de 2012. Su traslado de El Fortín a Chocohuital lo hizo en lancha.

Saludó a sus amigos y fue recibido entre aplausos y abrazos de varios pescadores.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación