Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Asesinaron a 14 mujeres en dos semanas de noviembre

La mayoría de ellas estaba entre las edades de 16 y 20 años. Las investigaciones preliminares de las autoridades señalan que, en algunos casos, los presuntos homicidas tenían parentesco o vínculos de amistad con las víctimas

Asesinaron a 14 mujeres en dos semanas de noviembre

Asesinaron a 14 mujeres en dos semanas de noviembre

Asesinaron a 14 mujeres en dos semanas de noviembre

Las estadísticas sobre homicidios que el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública dio a conocer la semana pasada señalan que entre el 1 y el 10 de noviembre fueron asesinadas 108 personas, al menos ocho de ellas eran mujeres, la mayoría jóvenes. A ellas se suman otras seis cuyos asesinatos se registraron entre el 11 y 15 de noviembre respectivamente.

De acuerdo con las autoridades, no menos de cuatro de estos asesinatos tuvieron un factor común: los atacantes presuntamente eran parientes o allegados de las víctimas.

Los informes preliminares de la Policía y de la Fiscalía General indican que los crímenes habrían sido motivados por problemas familiares y rencillas entre maras; y en uno de los casos porque la víctima fue alcanzada por una bala perdida.

Uno de los asesinatos que más indignación causó entre la opinión pública fue el de Johana Leticia Coto Navarrete, de 20 años, madre de un bebé de dos meses de nacido.

El cadáver de la joven fue hallado el 5 de noviembre en un potrero del cantón Copapayo, en Armenia, Sonsonate.

Las autoridades dijeron que Johana tenía múltiples lesiones de arma blanca y que nadie la reconoció en la zona.

Tres días después, la Policía capturó en Mejicanos, San Salvador, a la suegra de la víctima, a su cuñado y a otro hombre. Los tres, según las pesquisas, habrían planificado el asesinato con el fin de robarle al bebé para dárselo al padre del niño, de quien Coto se había separado días atrás.

Los imputados son Carmen P., de 38 años, Saúl C., de 37, y Geovanny P., de 18. Se les acusa de privar de libertad a la joven, a quien habrían raptado en Mejicanos cuando hacía compras con el bebé.

La suegra de la víctima declaró ante la Policía que Coto le dejó a su cuidado al niño y le dijo que regresaría más tarde, pero no lo hizo.

Otra de las víctimas es María Álvarez Portillo, de 43 años, quien, al parecer, fue ultimada por su hermano, Pedro Alberto, de 33, a quien la Policía arrestó cuando intentaba huir y le decomisó la pistola con la que habría cometido el ataque.

Minutos antes del ataque los hermanos tuvieron una discusión que terminó en tragedia, según las autoridades. Aunque no lograron determinar el móvil del hecho, se supo que el hombre pertenece a una pandilla.

El asesinato ocurrió el miércoles anterior en la colonia Las Mercedes, San Miguel.

Crímenes pasionales

La noche del 2 de noviembre fue asesinada a balazos una adolescente de 17 años, en el cantón La Joya, en Tapalhuaca, La Paz.

La Policía dijo que podría tratarse de un crimen pasional, pues su pareja la habría matado por celos.

Un día después fue ultimada Tania Raymundo, de 19 años. A ella también la habría matado un supuesto marero con quien había terminado una relación sentimental. El asesinato tuvo lugar en el bulevar San Bartolo, en Ilopango.

Ese mismo día, una adolescente, de unos 17 años, fue hallada muerta y envuelta en una sábana en la carretera Troncal del Norte, en Tejutla, en Chalatenango.

La víctima, de quien no se supo el nombre, estaba semidesnuda y tenía señales de estrangulamiento.

En la escena se rumoró que era una vendedora de Aguilares que estaba desaparecida, pero eso no fue confirmado por la Policía. Cuatro días después, el cadáver aún no había sido reclamado en la morgue de Medicina Legal.

Un hallazgo similar hicieron las autoridades el 1 de noviembre en un predio de la calle Ramón Belloso, barrio San Jacinto, al sur de San Salvador. La víctima, tampoco identificada, estaba desmembrada.

Matan a tres jóvenes en Sonsonate

Nancy Yohana Rodríguez Guevara, de 18 años, también fue víctima de la violencia. Su cuerpo fue encontrado el 9 de noviembre, en el caserío Continental, de Usulután.

Según el informe fiscal, la joven tenía heridas en el cuello provocadas con arma blanca y golpes en el tórax. Entre sus documentos, las autoridades hallaron un carné de usuaria de Ciudad Mujer.

Días después, a través de redes sociales, se supo que Nancy supuestamente vendía tortillas en al cabecera departamental y la última vez que la vieron con vida fue en la fiesta popular.

El jueves pasado, tras cinco días de búsqueda, fue localizado el cadáver semienterrado de Wendy, una adolescente de 16 años. Ella tenía lesiones de bala y estaba sepultada en una colonia de Nahuizalco, Sonsonate.

Yeimy, otra adolescente de su misma edad, también fue asesinada en ese departamento, dentro de un negocio en la calle Obispo Marroquín.

Un día después, el viernes 15, otra mujer fue asesinada a balazos en una cervecería de la avenida Flavián Mucci. Según las autoridades, ella trabajaba en el negocio cuando un hombre entró y la mató.

Ese mismo viernes, Lorena Molina, de 48 años, quien trabajaba como ingeniera en la Oficina de Planificación del Área Metropolitana de San Salvador (OPAMSS), también fue ultimada. Un hombre la atacó cuando estaba por entrar a su casa, en la residencial Santa Teresa, en Santa Tecla.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación