Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Asesinan a una mujer y sus dos hijos en Suchitoto

Familia deambulaba en cantón Colima desde hace cinco meses. Según la PNC, uno de los hombres era pandillero

Triple homicidio en Canton Colima, Suchitoto.

Verónica Ayala y sus hijos adolescentes fueron asesinados mientras dormían en el corredor de esta casa abandonada. | Foto por Marlon Hernández

San Salvador, 05 Agosto 2015.

La vida errante que llevó en los últimos meses la familia Hidalgo Ayala acabó, la madrugada de ayer, con el asesinato de tres de sus integrantes. El ataque fue cometido en el caserío Potreritos, del cantón Colima, en Suchitoto, Cuscatlán.
Verónica Dalila Ayala, de 34 años; y sus hijos  Douglas Antonio y Jorge, de 16 y 14 años,estaban durmiendo en el corredor de una casa abandonada cuando fueron acribillados a balazos.
Algunos lugareños relataron que, pasadas las 2:00 de la madrugada, varios hombres estacionaron un vehículo y una motocicleta en el kilómetro 47 de la carretera Troncal del Norte; luego caminaron por una vereda hasta llegar al inmueble donde pernoctaban las víctimas.
Minutos después, los pobladores escucharon más de 10 disparos, luego las pisadas de los atacantes cuando escapaban se mezclaron con los ladridos de los perros.
El temor obligó a los pobladores a mantenerse dentro de sus casas y esperar el amanecer para averiguar a quién habían atacado.
Quienes conocieron a los parientes asesinados dijeron que desde hacía unos cinco meses llegaron a deambular al cantón Colima. Lo único que cargaban eran unas bolsas con algunas prendas de vestir.
 Se sabe que a la hora de dormir los miembros de la familia solo extendían una sábana en el corredor de algún inmueble deshabitado o donde la gente les daba posada.
Ni la mujer ni sus hijos  tenía empleo formal, por lo que se alimentaban de lo que la gente les regalaba.
“Al esposo de ella (Verónica) lo mataron hace como un año y desde entonces anduvieron de arriba para abajo. Si uno les regalaba una tortilla ya venía la señora a lavarle los platos a uno o a barrer”, expresó una lugareña.
De acuerdo a la Policía, la señora y sus hijos salieron hace como un año de una colonia de Apopa hacia Tejutla, en Chalatenango.
Luego se instalaron en la zona rural de Suchitoto. Las autoridades dijeron desconocer las razones por las que la familia asesinada no se mantenía estable en ningún lugar. 
Sin embargo coincidieron con los pobladores en que habían salido de Apopa después de que el esposo y padre de las víctimas fuera ultimado.
El móvil del triple homicidio no está claro, pero la Policía sostuvo que Douglas Antonio presuntamente estaba perfilado como integrante de la mara Salvatucha. 
Fuentes policiales señalaron que, en una ocasión, unos agentes le hicieron un registro al adolescente pero no le encontraron ningún objeto ilícito. 
Después se enteraron, por medio de una persona, que minutos antes de que los policías lo interceptaran él había lanzado al patio de una vivienda un paquete que contenía varias porciones de droga.
“Él tenía perfil de pandillero, por la ropa que usaba, por el corte de pelo y andaba un arito. Esta zona ha estado  tranquila pero a parecer las pandillas ya se están disputanto el territorio”, dijo un agente que custodiaba la escena del múltiple  asesinato.
Niña de 7 años sobrevivió a la matanza
La hija y hermana de las víctimas del triple homicidio, quien tiene siete años, se libró de ser asesinada porque, la noche del martes, una vecina le dijo que se quedara a dormir en su casa.
“Dios sabe lo que hace y cómo lleva las cosas. Una señora le dio dónde dormir  a la niña porque se quejaba de dolor en la espalda por tanto dormir en el suelo”,  expresó una mujer mientras veía la escena de los asesinatos.
Según los lugareños, la zona es tranquila y este  es el primer hecho violento que se da desde hace varios años.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación