Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Asesinan a tiros a cobrador de microbús de la Ruta 37

Un joven cobrador fue bajado por un grupo de sujetos, al parecer de pandillas, y luego llevado a la colonia Ferrocarril, donde el quitaron la vida, según las autoridades.

Policía afirmó que Miguel Ayala no tenía tatuajes en su cuerpo que hicieran pensar que era de maras. FOTO EDH / JAIME ANAYA.

Policía afirmó que Miguel Ayala no tenía tatuajes en su cuerpo que hicieran pensar que era de maras. FOTO EDH / JAIME ANAYA.

Policía afirmó que Miguel Ayala no tenía tatuajes en su cuerpo que hicieran pensar que era de maras. FOTO EDH / JAIME ANAYA.

El cobrador de un microbús de la Ruta 37 fue asesinado ayer a las 11:30 de la mañana en la colonia Ferrocarril, sur de San Salvador, informó la Policía.

De acuerdo con las autoridades la víctima fue identificada por los familiares como Miguel Ángel Ayala, de 19 años .

"Supimos que el muchacho fue privado de libertad en este lugar cuando la Policía llegó a verificar la información, ya nos encontramos con que ya estaba muerto", afirmó un oficial de la Delegación Centro.

El oficial adelantó que habían montado un operativo en busca de los sospechosos, pero no habían tenido éxito.

"Pero vamos a seguir en la búsqueda", puntualizó.

Por la información recabada en la escena, al parecer, tenía uno 10 minutos de que había sido raptado.

Una familiar relató que el muchacho, quien residía en el sector de Las Casitas, en Santo Tomás, al sur de San Salvador, ayer salió como de costumbre a trabajar como cobrador de la Ruta 37.

Nunca se imaginaron que unas cinco horas después les avisaría de lo peor.

Ayala murió de varios balazos disparados con pistola nueve milímetros, dijo el oficial.

La Policía fue informada de que en la Ruta 37 se habían subido varios sospechosos, pero cuando la Policía fue y registró a los pasajeros que viajaban en el microbús, no encontraron a los hechores.

Según la pariente, el muchacho, quien todavía no tenía responsabilidad de familia, tenía un año de trabajar para esa ruta.

Su cadáver quedó en un pasaje de la colonia Ferrocarril, situada entre el bulevar coronel Arturo Castellanos (ex-Venezuela) y la 29 de Agosto, costado surponiente del mercado Central de San Salvador.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación