Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Asesinan a quinto policía en menos de una semana

Se presume que la orden de matarlo vino del penal de Izalco. Esposa también salió herida

Investigadores de la Policía y fiscales inspeccionan el sitio, en donde, la tarde de ayer, asesinaron al agente Johnny Stanley Rivas Martínez, en Lourdes, Colón. Foto EDH / Lissette Lemus.

Investigadores de la Policía y fiscales inspeccionan el sitio, en donde, la tarde de ayer, asesinaron al agente Johnny Stanley Rivas Martínez, en Lourdes, Colón. Foto EDH /...

Investigadores de la Policía y fiscales inspeccionan el sitio, en donde, la tarde de ayer, asesinaron al agente Johnny Stanley Rivas Martínez, en Lourdes, Colón. Foto EDH / Lissette Lemus.

Johnny Stanley Rivas Martínez, de 30 años, agente de la Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO) de la Policía, fue asesinado la tarde de ayer, de varios impactos de bala mientras reparaba el techo de su casa en Lourdes, Colón, La Libertad.

Además de policía, el agente Rivas Martínez era campeón de fisicoculturismo en la categoría de más de 70 kilos.

Su sueño era representar al país en futuras competencias y continuar sirviendo y protegiendo desde su profesión como policía.

El Diario de Hoy le realizó, esta semana, una entrevista para destacar sus logros como deportista y agente del orden público.

En esa oportunidad, se le preguntó si no tenía temor a la muerte y el respondió: "Que ya estaba escrito el día que cada quien moriría y morirse en estos tiempos era una ganancia", dijo con la sencillez que le caracterizaba.

Nadie imaginó que pocos días después, la muerte le alcanzaría y justo en su propia casa, en la colonia San José 2 de Lourdes, Colón, La Libertad.

Según testigos, el policía estaba reparando el techo de su vivienda cuando entre dos y tres sujetos lo atacaron a balazos.

La compañera de vida de Rivas Martínez, al escuchar los balazos, salió a ver qué era lo que pasaba y fue en ese instante que recibió un disparo en el hombro, por lo que fue llevada de inmediato a un hospital del Seguro Social. Sin embargo al llegar al centro hospitalario no la querían atender porque no llevaba el Documento Único de Identidad (DUI).

Testigos relataron que Rivas Martínez logró responder al ataque y habría herido a uno de sus atacantes. El agente tenía su pistola al momento del ataque.

El crimen se registró a eso de las 4:30 de la tarde y de acuerdo con información preliminar, se sospecha que el asesinato de Rivas Martínez habría sido ordenado por un cabecilla de pandillas que se encuentra recluido en el centro penal de Izalco, Sonsonate.

Amigos de la víctima dijeron que Rivas Martínez, supuestamente, colaboró con la captura de este cabecilla que operaba en la zona y otros de sus compañeros, en venganza, dieron la orden de matarlo.

Sin embargo, el director de la Policía, Mauricio Ramírez Landaverde, sostuvo que no se tenía información sobre el móvil del asesinato.

"Acá estamos ante una situación en la cual, grupos meramente criminales están considerando a nuestros miembros (policías) como blancos, pero por el trabajo que la institución está llevando a cabo", señaló Ramírez Landaverde.

Rivas Martínez es el quinto agente asesinado en menos de una semana y el segundo en 72 horas, en el departamento de La Libertad.

Con Rivas Martínez ya suman 30 los agentes de la Policía asesinados en el transcurso de este año, una cifra que ha duplicado a la cantidad del año pasado en el que se registraron 11 homicidios de policías.

Ramírez Landaverde aseguró que la mayoría de los 30 asesinatos han sido esclarecidos y han arrestado a los responsables.

El jueves pasado, otro agente fue asesinado por pandilleros en Colón, La Libertad. Se trató de Wálter José Granados, un agente policial destacado en Santa Tecla. Su homicidio se habría derivado por "portarse mal" con los mareros que están presos en las bartolinas de esa instalación policial, según fuentes de inteligencia policial que pidieron ser no identificadas.

Este agente murió acribillado a tiros en el cantón Las Moritas, del referido municipio. Granados se desempeñaba como bartolinero (hacía guardia en las bartolinas) y en el desempeño de esa labor, era muy estricto.

De acuerdo con las fuentes, hace varios días, las pandillas ordenaron "ubicar" y atentar contra todo aquel policía que maltratara a los pandilleros recluidos en las bartolinas o a los mareros en libertad.

Según las fuentes, Granados residía en una zona rural del municipio de San José Villanueva, siempre en el departamento de La Libertad.

Matan a joven que reparaba bicicletas

Un menor de 16 años, identificado como Kevin Iglesias, fue asesinado a balazos por supuestos pandilleros sobre el bulevar Constitución. En el mismo hecho registrado la tarde de ayer, una señora que esperaba el autobús cerca del sitio resultó con una herida de bala en la pierna derecha.

Amigos del joven dijeron que se supone que lo asesinaron porque se negaba a ingresar a la pandilla y por eso había dejado de estudiar, porque lo acosaban los mareros.

En otro hecho, el comerciante de granos básicos, Ismael Jiménez Durán, de 50 años, fue acribillado a balazos por pandilleros en la colonia Los Ángeles del Puerto de La Libertad, cuando la víctima se dirigía a su pequeño negocio en el mercado municipal de esa ciudad. Se presume que era para robarle.

Un joven,que fue plagiado la noche del viernes, fue encontrado muerto ayer en la mañana sobre la calle que conecta a Quezaltepeque con San Matías, según la Fiscalía.

El cuerpo de Fredy Jonathan Rivas Peraza, de 21 años, fue hallado en la entrada de la Hacienda San Lorenzo.

Por la tarde, las autoridades encontraron otros dos cuerpos en las afueras de San Matías. Se trataba de dos jóvenes que desaparecieron desde el jueves pasado. Los cadáveres se localizaron en cantón El Jícaro de San Matías. Se desconocen los móviles de estos últimos tres crímenes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación