Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Asesinan a promotores de salud frente a sus nietos

Cinco presuntos mareros encapuchados irrumpieron en la vivienda de los promotores y  usaron armas con silenciadores.  

Homicidio

Dos promotores de salud fueron ultimados el  23 de febrero en el mismo cantón de la masacre de ayer. | Foto por Óscar Iraheta

Las víctimas se hallaban en este sillón cuando fueron acribilladas. Familia quemó el mueble.

Ana y José estaban en la sala de su casa, rodeados de sus nietos viendo los noticieros de la noche. 

Ambos recién habían regresado  de sus labores como promotores de salud, cuando de repente, tres hombres armados entraron y los acribillaron frente a varios niños.

Ana del Carmen Díaz, de 59, y su esposo, José Santos Marroquín Mejía, de 57, tenían muchos años de trabajar como promotores de salud en el cantón Joya de Cerén, municipio de San Juan Opico, departamento de La Libertad.

El doble crimen fue cometido aproximadamente a las 8:30 de la noche del martes en la  colonia El Progreso, a pocas cuadras de un puesto de soldados y también del puesto policial.

Testigos del crimen afirman que un grupo de cinco hombres aparecieron de un predio baldío; tres hijos adultos de la pareja de promotores, y un adolescente, que estaban en la calle, fueron obligados a tenderse boca abajo.

Tres entraron a cometer el asesinato y dos más se quedaron en la calle,  haciendo vigilancia y sometiendo a los adultos.

Luego solo escucharon un sonido suave de las balas que atravesaban el cuerpo de los dos señores. No les dijeron nada. 

Cuando ya se retiraban, los asesinos dijeron una sola frase: “Ustedes nos echan rata”. En la jerga pandilleril significa que eran informantes de la Policía.

Antes de retirarse también quitaron los teléfonos a todos. 

Uno de los asesinos tuvo tiempo de entrar a la casa de uno de los hijos de los esposos asesinados para pedirle el teléfono. Ademas, se llevó un reloj y una loción para hombre.

Las dos víctimas eran muy reconocidos en la zona, pues en toda su vida laboral se habían desempeñado como promotores de salud.

Ana del Carmen estaba contenta pues este año se jubilaría. 

“Ya había comenzado a tramitar la jubilación”, indicó uno de sus hijos.

De acuerdo con fuentes policiales, la pareja de esposos podría haber sido asesinada por miembros de la Mara Salvatrucha que opera en el municipio de San Jua  Opico debido a que, aparentemente, los delincuentes sospechaban que Ana del Carmen hizo una llamada a la Policía alertándolos de la presencia de mareros en la colonia El Progreso.

Como consecuencia de esa llamada, la Policía acudió al lugar donde se originó un enfrentamiento a balazos con los mareros, uno de los cuales murió. Esto fue a principios de enero, según la Policia.

Sin embargo, un hijo de las víctimas negó lo anterior. 

“El día que pasó eso, mi mamá allí estaba echando tortillas”, explicó el doliente.

Familiares y vecinos de las víctimas dijeron que éstas eran bien entregadas a su trabajo y que eran muy correctos en lo que hacían. 
“Ellos no andaban contando lo que miraban en su trabajo”, explicó otro de los hijos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación