Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Asesinan a policías para vengar la muerte de mareros

La mayoría de asesinatos de los agentes han sido cuando gozaban de su descanso

Asesinan a policías para vengar la muerte de mareros

Asesinan a policías para vengar la muerte de mareros

Asesinan a policías para vengar la muerte de mareros

Los ataques de las pandillas contra personal policial, que han dejado a 33 agentes muertos en lo que va de este año, se perpetraron en venganza por las muertes de mareros en enfrentamientos a balazos con patrullas de seguridad pública y militares, según las investigaciones de la Fiscalía.

La mayoría de los 33 policías asesinados este año gozaba de sus días libres con sus familias o se dirigían hacia sus trabajos al momento de ser atacados, mientras que solo en seis casos, los agentes murieron al enfrentarse a balazos con los mareros.

En las investigaciones que realizan por los homicidios de los policías, se ha logrado establecer que un buen número de esos crímenes han sido precedidos de las muertes de pandilleros o cabecillas de esos grupos, en tiroteos con policías, por lo que han ordenado, desde los penales, que sean vengadas esos decesos.

"En represalia, en venganza, ellos (mareros) han actuado en contra de policías que ya conocen en el sector donde operan", señaló Óscar Torres, quien dirige la unidad fiscal que investiga los homicidios y las pandillas .

Recordó el caso de un investigador policial en San Vicente, quien fue asesinado por pandilleros días después que el agente se enfrentó a balazos con un cabecilla de pandilla, quien murió en el ataque.

En ese mismo tiroteo, el investigador resultó herido, ante eso, los pandilleros aprovecharon que la víctima estaba incapacitada y no se podía defender.

También, en los ataques a la patrulla y a la delegación policial en Quezaltepeque, la noche del 5 de abril pasado, fueron motivados en represalia por la muerte de un supuesto cabecilla, al enfrentarse a balazos con policías. En estas acciones murió un agente y dos más resultaron heridos.

Los hechores

Torres explicó que, en este caso, se han identificado a 28 pandilleros como partícipes en los dos ataques, pero solo 14 han sido acusados ante los tribunales de justicia, entre estos, los tres cabecillas que ordenaron los ataques en represalia por la muerte de un pandillero al enfrentarse a los policías.

Algunos de los detenidos por pertenecer a pandillas, pero no por los ataques, explicó Torres.

El jefe fiscal sostuvo que otro de los motivos por los que son asesinados los policías es por su condición de ser agentes del orden público, aunque, por el momento, no se ha descubierto que se trate de algún plan premeditado de las pandillas.

"No tenemos información de que esto se deba a un plan en particular de las pandillas, de atacar a los policías", expresó Torres.

La mayor incidencia de homicidios de policías se ha registrado en el departamento de San Salvador, donde seis oficiales han sido víctimas de los ataques, seguidos de La Paz; en el que han asesinado a cuatro policías y los departamentos de La Libertad y Sonsonate; con tres crímenes en cada uno de esos departamentos.

La mayor parte de los policías estaba destacada en el área de seguridad pública y seis de las víctimas eran investigadores policiales.

Los ataques se incrementaron desde agosto pasado, luego de que, irónicamente, las pandillas se comprometieran a no atacar a policías, soldados, custodios penitenciarios y trabajadores del transporte público, como parte de un segundo impulso a la polémica tregua entre esos grupos ilegales.

Sin embargo, semanas después que los cabecillas de las pandillas asumieran ese compromiso, rompieron su promesa y comenzaron a asesinar a empleados del transporte público y a arreciar los atentados en contra de policías y soldados.

En agosto hubo seis policías asesinados, otros cuatro en septiembre, pero las muertes de policías a manos de esos grupos aumentaron en octubre, en el que 10 agentes murieron en atentados cometidos por las pandillas y otros delincuentes. Entre las víctimas se encuentran dos agentes que padecían de discapacidad física.

Fuentes policiales aseguraron que este año será recordado como el peor año para la Policía, desde su creación en 1993, por la pérdida de 33 de sus agentes.

FGR: Casi la mitad de asesinatos resueltos

Algunos oficiales explicaron que resultan preocupantes las circunstancias en las que varios de los policías han sido asesinados. Los criminales con vestimenta de la Policía y de la Fiscalía han simulado operativos para obligar a sacar a los policías y asesinarlos, como un caso ocurrido en Zacatecoluca, La Paz.

Las cifras de la Fiscalía registran que casi el 50 por ciento de los 33 homicidios ha sido resuelto con los arrestos de los hechores, quienes, ahora, enfrentan un proceso judicial.

La mayoría de homicidios de policías son atribuidos a la Mara Salvatrucha (MS) y a uno de los grupos en conflicto dentro de la pandilla 18.

La cifra de policías asesinados en el transcurso de este año duplica a la cantidad registrada durante todo el año pasado, en el que hubo 14 agentes muertos en hechos violentos.

Torres reveló que la unidad a su cargo investiga 28 de los asesinatos, de los cuales, 13 ya han sido resueltos.

Explicó que de los trece asesinatos resueltos, en diez casos se giraron las órdenes de captura para 45 pandilleros, pero la Policía solo ha capturado 20, mientras que los otros 25 se encuentran prófugos.

A los 20 arrestos con órdenes fiscales se le suman 16 mareros que fueron detenidos en flagrancia, o sea, minutos después de haber cometido el homicidio y con suficiente evidencia.

Estos 36 pandilleros se encuentran, en la actualidad, siendo procesados en los tribunales de justicia y en espera de ser sometidos a una segunda audiencia, para establecer si existen suficientes evidencias en su contra para que vayan a juicio.

En los otros tres casos resueltos, aún no han sido giradas las órdenes de capturas, pero ya se cuentan con las pruebas necesarias en contra de 34 pandilleros que son señalados de haber participado en esos tres asesinatos de policías.

"Si tenemos 28 casos de homicidios (de policías) y hemos resuelto 13, tenemos casi el 50 por ciento de resolución, mientras otros casos ya están avanzados", expuso Torres.

Mauricio Ramírez Landaverde, director de la PNC, dijo en una entrevista con El Diario de Hoy, el 21 de octubre pasado, que los ataques contra policías son una "reacción violenta" de grupos delincuenciales por el buen trabajo que está haciendo la corporación policial.

Además, justificó el uso de la fuerza por parte de los policías cuando son atacados, y en cuyos ataques han muerto unos 70 pandilleros.

Aseguró que 96 sospechosos de haber participado en homicidios de policías han sido capturados, con lo que se estarían resolviendo la mayoría de los casos.

Torres explicó que en algunas de las investigaciones han arrojado las capturas de más pandilleros, porque pertenecen al mismo grupo de los que cometieron los ataques contra los agentes y, de alguna manera, tienen un grado de participación, por ello, también son detenidos.

Sin embargo, la Policía ha asegurado que las pandillas han arreciado los ataques contra los oficiales porque quieren "presionar" para retomar las supuestas negociaciones entre esos grupos y el Gobierno.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación