Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Asesinan a madre y a sus tres hijos en Ahuachapán

Según investigación, víctimas habrían sido amenazadas. PNC no descarta que familia fue masacrada por rencillas personales

Hombres enmascarados acribillaron a los miembros de una familia mientras esta veía televisión. Foto EDH / Éricka Chávez

Hombres enmascarados acribillaron a los miembros de una familia mientras esta veía televisión. Foto EDH / Éricka Chávez

Hombres enmascarados acribillaron a los miembros de una familia mientras esta veía televisión. Foto EDH / Éricka Chávez

Como en otras masacres, sujetos encapuchados irrumpieron el lunes por la noche en una vivienda del caserío El Escondido, cantón Falla, de Jujutla, Ahuachapán, y asesinaran a balazos a cuatro miembros de una misma familia.

La Policía informó que cerca de las 8:30 de la noche, hombres vestidos de negro y con sus rostros cubiertos atacaron al grupo familiar.

"Al parecer, la familia estaba viendo televisión cuando los sujetos sorprendieron a sus víctimas, las identificaron y procedieron a dispararles", manifestó un inspector que pidió no ser identificado.

En el lugar murieron Mariana Arévalo Calderón, de 57 años, y sus hijos Roberto Carlos Arévalo, de 22, e Ignacio Alonso Rodríguez, de 21; mientras que Francisca Emilia Arévalo Rodríguez, de 27, fue trasladada aun con al hospital nacional de Sonsonate, Dr. Jorge Mazzini, pero por la gravedad de las lesiones fue remitida al hospital de Santa Ana; sin embargo, murió en el camino.

Aunque en la zona opera la mara 18, la PNC descartó que las víctimas estuvieran vinculadas a las pandillas. "La hipótesis principal es que la familia fue masacrada por rencillas personales, pero ya estamos trabajando en la investigación", aseguró una fuente policial.

Las autoridades sostienen que por la forma en la que fueron consumados los hechos, no descartan que sicarios (asesinos a sueldo) estén involucrados en el homicidio múltiple.

"Nosotros escuchamos las voces, pero como los niños siempre salen a jugar al patio en la noche, no pusimos atención; después se oyeron los disparos, salimos a ver y vimos a tres hombres encapuchados corriendo", manifestó un pariente.

Habitantes del caserío El Escondido aseguran que el sector es bastante tranquilo y que nunca había ocurrido algo similar, un hecho que ha causado gran indignación en la población.

Ayer por la mañana, mientras los parientes de las víctimas se preparaban para el velorio, la Policía custodiaba la casa de los dolientes.

Parientes y vecinos de las víctimas afirmaron que la familia Arévalo tenía alrededor de dos años de haber hecho su casita en el caserío El Escondido y afirmaron que eran agricultores.

"Eran gente humilde, trabajadora, eran bien respetuosos", dijo uno de sus vecinos.

Los jóvenes de 21 y 22 años se dedicaban a sembrar maíz, y maicillo, entre otros cultivos, para ayudar a su mamá, y aunque uno de ellos ya estaba acompañado, todavía no tenía hijos.

Francisca Emilia era madre de dos niños, de nueve y cuatro años. Un familiar afirmó que Mariana Arévalo ya había recibido amenazas por teléfono, pero nunca pensaron que las cumplieran.

Más crímenes

La Policía informó sobre el cadáver de un recién nacido en la orilla del río Julupe, barrio El Centro, en Sonsonate.

Las autoridades presumen que este hecho podría ser un aborto, pues el bebé aún tenía el cordón umbilical.

En Las Cañas, Ilopango, fue asesinado Jonathan Vladimir Salazar, de 30 años. Según la Policía, la víctima es, al parecer, un pandillero retirado, quien fue interceptado por miembros de la mara 18 para ultimarlo.

Un oficial afirmó que fue raptado no menos de tres sujetos, quienes lo golpearon con objetos contundentes, como piedras, y luego lo lanzaron a un barranco. En otros casos, fueron registrados homicidios en Conchagua, La Unión y San Miguel.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación