Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Asesinan a madre e hijo en Soyapango

Las víctimas se dirigían a congregarse a una iglesia evangélica cercana cuando fueron acribilladas a balazos

Dos personas fueron asesinadas ayer, cuando se dirigían a una iglesia en la Panamá, en Soyapango. Foto EDH / Marlon Hernández

Dos personas fueron asesinadas ayer, cuando se dirigían a una iglesia en la Panamá, en Soyapango. Foto EDH / Marlon Hernández

Dos personas fueron asesinadas ayer, cuando se dirigían a una iglesia en la Panamá, en Soyapango. Foto EDH / Marlon Hernández

Una mujer, quien se supone era empleada de la alcaldía de Soyapango, y su hijo fueron asesinados ayer tarde en la entrada principal a la comunidad Panamá de ese municipio del departamento de San Salvador.

Las víctimas, Esperanza Ventura, de 38 años; y su hijo Jorge Ventura, de 19, fueron atacados a balazos a eso de las 5:00 de la tarde, cuando se dirigían a congregarse a una iglesia evangélica cercana, según vecinos del lugar.

Al menos tres individuos con apariencia de pandilleros les salieron al paso y de inmediato comenzaron a dispararles. Esperanza trató de escapar, pero fue alcanzada por los disparos, según testigos.

Las autoridades policiales dijeron desconocer el móvil del crimen, aunque no descartaron que los atacantes hayan sido pandilleros que operan en el sector.

Sin embargo, conocidos de las víctimas aseguraron que madre e hijo se llevaban bien con todos los residentes del lugar, por lo que les ha sorprendido sus asesinatos.

Vecinos aseguraron que Esperanza tenía como ocho años de trabajar en el departamento de Desechos Sólidos de la alcaldía de Soyapango.

Su hijo, Jorge, se ganaba la vida cargando bultos en el mercado La Tiendona de San Salvador. Él deja a un niño en la orfandad.

Aunque algunos vecinos dijeron que la zona es tranquila, fuentes de la Policía aseguraron que las comunidades Panamá y Regalo de Dios son asediadas por las pandillas.

En otro hecho, Jaime Alfredo Pérez Cruz fue asesinado a balazos en el caserío Las Esquinas de Nahuizalco, Sonsonate, informó la oficina fiscal de ese departamento.

Las autoridades fiscales no dieron mayores detalles sobre el móvil del crimen.

Por la noche se produjo otro asesinato, pero en las afueras de Suchitoto, Cuscatlán, informó la Fiscalía.

Se trataba de un hombre que no pudo ser identificado y que fue acribillado a balazos en el caserío Valle Verde, cantón Platanares de Suchitoto.

Por la mañana se conoció de un enfrentamiento entre supuestos pandilleros y una patrulla de policías en la colonia Villalta de La Unión.

A raíz del tiroteo resultó herido Francisco Omar Hernández, de 29 años, un supuesto pandillero de la mara Salvatrucha (MS), pero horas después murió en el hospital de la referida ciudad portuaria.

Las autoridades fiscales informaron que a Hernández se le incautó un revólver calibre 38mm con el que se presume disparó contra los policías.

En el tiroteo no se registró agentes de la Policía lesionados.

En los primeros 15 días de abril, las autoridades policiales reportan que 214 personas fueron asesinadas, 69 crímenes más que en el mismo período del año pasado. Además, el promedio que registran en este mes de abril es de 14 por día, pero la cifra anual alcanza los 13 homicidios diarios.

Los registros de la Policía detallan que 1,338 personas han sido asesinadas desde el 1 de enero hasta el 15 de abril, lo que refleja un aumento de 403 muertes violentas con respecto al año pasado.

Sigue éxodo de familias

Una familia integrada por tres adultos y dos jóvenes de 17 y 20 años de edad tuvieron que abandonar, ayer, su casa en la que vivieron por 25 años, a raíz de que pandilleros les advirtieron que tenían que salir o de lo contrario se atenían a las consecuencias.

Los afectados abandonaron su vivienda en reparto Las Cañas, Ilopango, con lo necesario porque según los denunciantes, los mareros de la zona les dieron dos horas para salir.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación