Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Asesinan a un ingeniero y a su ayudante

Víctimas fueron atacadas por supuestos pandilleros en la ribera del río Jiboa, en San Pedro Masahuat, La Paz

Guillermo Hernández y Juan Pérez iban a trabajar en un pick up cuando fueron raptados y ultimados en la ribera del río Jiboa. Foto EDH / Mauricio Cáceres.

Guillermo Hernández y Juan Pérez iban a trabajar en un pick up cuando fueron raptados y ultimados en la ribera del río Jiboa. Foto EDH / Mauricio Cáceres.

Guillermo Hernández y Juan Pérez iban a trabajar en un pick up cuando fueron raptados y ultimados en la ribera del río Jiboa. Foto EDH / Mauricio Cáceres.

Los grupos delincuenciales desintegraron ayer a dos familias del cantón Achiotal, en San Pedro Masahuat, La Paz, tras asesinar a balazos a dos hombres, quienes eran cabezas de hogar.

Las víctimas fueron identificadas como José Guillermo Hernández Rivas, de 31 años, y Juan Antonio Pérez, de 25.

Algunos allegados y vecinos de las víctimas aseguraron que Hernández era ingeniero agrónomo y trabajaba para un ingenio situado en Aguilares. Él era el encargado de supervisar los cañales que la empresa tiene en la ribera del río Jiboa, en La Paz.

Por su parte, Pérez era oriundo del cantón donde lo asesinaron y desde niño se dedicó a la crianza de animales y tareas agrícolas.

Algunos lugareños se mostraron consternados por ambos decesos, ya que recordaron a las víctimas como personas trabajadoras, educadas y que no buscaban problemas.

Según ellos, el ingeniero tenía apenas dos meses de haberse casado con la hija de un pastor evangélico. La pareja residía en un poblado cercano al cantón el Achiotal.

Pérez era padre de dos niños y el único encargado de llevar el sustento a casa.

Extorsión entre móviles del doble homicidio

Pobladores del cantón El Achiotal relataron ayer que como a las 7:00 de la mañana oyeron varios disparos; unas horas después, encontraron los cadáveres de Hernández y Pérez entre la vegetación.

Preliminarmente se supo que las víctimas fueron interceptadas por supuestos pandilleros cuando viajaban en un pick up rumbo a una plantación de caña.

Los homicidas habrían obligado al ingeniero a desviarse de la carretera principal e introducirse a un callejón que conduce hacia el río Jiboa.

Los ocupantes del vehículo cruzaron el afluente pero antes de llegar a orilla este se atascó, por ello los asesinos bajaron a Hernández y a Pérez del pick up, los hicieron caminar unos 10 metros y luego los asesinaron a balazos.

Las personas que descubrieron la escena relataron que además de los cadáveres hallaron el vehículo que aún estaba encendido.

Se presume que los delincuentes no lo pudieron mover y por eso no lo robaron.

Matan a dos custodios del penal de Morazán

Élmer Alexander Constanza, de 36, y Rafael Antonio Flores Saravia, de 30, fueron asesinados, ayer por la tarde, dentro de un bus de la Ruta 304, en San Miguel.

Los hombres trabajaban como custodios en el centro penal de San Francisco Gotera, Morazán, según la Policía.

El doble asesinato fue cometido por pandilleros cuando la unidad pasaba cerca del desvío a Chinameca.

Dos supuestos mareros fueron arrestados minutos después del ataque bajo sospechas de haber atentado contra los agentes.

La Policía no descartó que el asesinato de Constanza y Flores sea en venganza por la orden del Gabinete de Seguridad de trasladar a más de una decenas de cabecillas de pandillas de cárceles comunes hacia el penal de Máxima Seguridad de Zacatecoluca, conocido como Zacatraz.

Ayer por la noche fue asesinado desde un vehículo, José Inocencio Guevara de 47 años, un vendedor de frutas en carretillas. En barrio Santa Anita, también fue asesinaron otro hombre.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación