Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Asesinan a dos jornaleros por no pagar extorsión

Las víctimas fueron acribilladas cuando iban a trabajar, en un cantón de Atiquizaya

Jonathan Alfredo Pérez Rodríguez y Jorge Heriberto López Damas fueron asesinados en el cantón Lomas de Alarcón, en Atiquizaya, Ahuachapán. FOto EDH / Roberto Díaz Zambrano.

Jonathan Alfredo Pérez Rodríguez y Jorge Heriberto López Damas fueron asesinados en el cantón Lomas de Alarcón, en Atiquizaya, Ahuachapán. FOto EDH / Roberto Díaz Zambrano.

Jonathan Alfredo Pérez Rodríguez y Jorge Heriberto López Damas fueron asesinados en el cantón Lomas de Alarcón, en Atiquizaya, Ahuachapán. FOto EDH / Roberto Díaz Zambrano.

"Estos dos son", fueron las únicas palabras que varias personas le oyeron decir a uno de los homicidas de dos jóvenes que fueron acribillados, ayer, en el cantón Lomas de Alarcón, en Atiquizaya, Ahuachapán.

Las víctimas, de 20 y 25 años, viajaban, a las 7:00 a.m., en un camión junto con otros jornaleros. Todos se dirigían hacia un terreno donde trabajaban cortando el pasto para alimentar al ganado.

La Policía informó que cinco sujetos con el rostro cubierto, con gorros pasamontañas, interceptaron el vehículo cuando circulaba por el caserío Las Brumas y obligaron a todos los ocupantes a bajarse y tirarse al suelo, boca abajo.

Uno a uno los delincuentes fueron observando a los trabajadores hasta que se detuvieron frente a Jonathan Alfredo Pérez Rodríguez y a Jorge Heriberto López Damas.

Los asesinos se acercaron a ellos y les dispararon a quemarropa unas 20 veces. Luego les advirtieron al resto de personas que se mantuvieran en el suelo hasta que ellos se hubieran marchado. Después, los malhechores huyeron a bordo de dos mototaxis donde otros sujetos los estaban esperando.

Una de las hipótesis que se manejó en la escena del doble homicidio —pero que no fue corroborada por las autoridades— es que los jóvenes fueron ultimados porque supuestamente no pagaban a los pandilleros la extorsión. Se supo que el poco dinero que los jóvenes ganaban no les alcanzaba para llevar el sustento a casa y mantener a los delincuentes.

La Policía dijo que un hermano de Pérez Rodríguez fue asesinado, meses atrás, en iguales circunstancias y, aparentemente, por la misma razón.

En otro hecho de violencia, José Medina Ortiz, de 28 años, fue asesinado a balazos en un cañal de la hacienda El Tercio, en Usulután, donde se disponía a trabajar.

Medina, según las autoridades, era oriundo de Puerto El Triunfo y emigró a la zona donde lo mataron porque lo habían amenazado. Se sabe que deja en la orfandad a cuatro niños.

La Fiscalía de Mejicanos reportó, en horas de la tarde de ayer, el hallazgo de un cadáver putrefacto en el kilómetro seis del bulevar Constitución, se presume que era pandillero.

También en la capital, en la colonia San Antonio de Ciudad Delgado, fue asesinado Walter Alfredo Cerritos, de 45 años. El cadáver fue localizado en un predio baldío, a pocos metros de su casa.

Vecinos aseguran haber escuchado disparos cerca de las tres de la tarde. La víctima era motorista de la ruta 41 de microbuses y habría sido asesinado cuando regresaba de su trabajo.

Autoridades no descartan que crimen haya sido por no pagar extorsión a las pandillas, también suponen que fue por dar información a la mara contraria del lugar de residencia. El sitio donde fue asesinado es de la pandilla 18.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación