Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Asesinan a cuarto policía en menos de una semana

Agente fue acribillado en un cantón de Colón, La Libertad. Trabajaba en la sede de Santa Tecla

El cadáver del policía Wálter Granados quedó cerca de la moto que manejaba, en Colón, La Libertad. Las pandillas han arreciado los asesinatos de agentes de la PNC. Foto EDH / C. Castillo.

El cadáver del policía Wálter Granados quedó cerca de la moto que manejaba, en Colón, La Libertad. Las pandillas han arreciado los asesinatos de agentes de la PNC....

El cadáver del policía Wálter Granados quedó cerca de la moto que manejaba, en Colón, La Libertad. Las pandillas han arreciado los asesinatos de agentes de la PNC. Foto EDH / C. Castillo.

El agente Wálter José Granados fue acribillado ayer, en la colonia Vista Linda, del cantón Las Moritas, en Colón, La Libertad. Con su muerte ya son cuatro los policías asesinados por grupos criminales en los últimos cinco días.

Colegas del agente, de 24 años, dijeron que estaba destacado en la Delegación de Santa Tecla. Su función era dar seguridad en las bartolinas de la sede policial. Ayer por la mañana entregó el turno para salir de descanso; más tarde, fue ultimado.

Granados había llegado al cantón Las Moritas, una zona asediada por pandillas, para hacer unas diligencias.

Los jefes policiales y la fiscal que participaron en el reconocimiento de la escena se negaron a dar información sobre el hecho a los periodistas.

Residentes del cantón dijeron que la víctima —quien llegó al cantón en una moto— no habitaba en la colonia.

La noche del domingo, el agente Finicio Orlando Alfaro Sánchez fue asesinado en su casa, frente a sus ocho hijos.

El ataque lo cometieron varios pandilleros que fingieron ser policías y fiscales, en el cantón El Callejón, en Zacatecoluca, La Paz.

La víctima tenía 18 años de pertenecer a la corporación policial y estaba destacado en el puesto de San Nicolás Lempa, en San Vicente.

Unas horas después, en ese mismo municipio, fue ultimado otro policía en similares circunstancias.

La víctima fue identificada como Remberto Carranza, quien laboraba en la Subdelegación del barrio San Jacinto, en San Salvador.

Mientras que Jorge Alberto Salazar Guirola, un investigador policial, murió el lunes en un enfrentamiento con pandilleros.

El incidente fue registrado en la hacienda El Venado, en Acajutla, Sonsonate, durante un operativo antiextorsión.

Con Wálter José ya son 28 los policías ultimados por delincuentes en lo que va del año. Casi todas las víctimas eran del nivel básico y fueron atacadas cuando estaban de licencia, según jefes policiales.

El 16 de septiembre, Mauricio Arriaza Chicas, jefe policial de la Región Metropolitana, dijo que había información de que las pandillas pretendían atacar a policías y a agentes metropolitanos.

El funcionario dio las declaraciones tras el arresto de cinco delincuentes que llevaban armas en un carro robado. La detención fue en la colonia Málaga, en San Salvador.

Descubren un tatú de pandilleros con armas

Una guarida que era usada por pandilleros para ocultar armas y planificar hechos delictivos fue destruida ayer, por agentes de la Delegación de Soyapango y la División de Armas y Explosivos.

La cueva tipo tatú (de seis metros de diámetro) estaba situada en una zona de difícil acceso, en el cantón El Rosario, en San José Guayabal, Cuscatlán.

En el hueco habían dos armas de fuego: una pistola calibre 9 milímetros y una 357. También munición, droga, esposas policiales, teléfonos celulares y otros objetos.

El tatú fue descubierto por policías de San Martín, tras una persecusión de pandilleros que habían cometido un homicidio en el proyecto Santa Teresa, en San Martín.

Los delincuentes también tenían escondidos, en ese lugar, a cuatro menores de edad que habían raptado.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación