Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Arzobispo: “Nunca he chantajeado a nadie”

Escobar Alas rechaza que le haya dado dinero a una mujer para que ocultara abuso cometido por un clérigo.

Arzobispo José Luis Escobar (a la derecha) se presentó en el canal de Televisión Católica con el padre Simeón Reyes.

Arzobispo José Luis Escobar (a la derecha) se presentó en el canal de Televisión Católica con el padre Simeón Reyes. | Foto por cortesía TVCA

Arzobispo José Luis Escobar (a la derecha) se presentó en el canal de Televisión Católica con el padre Simeón Reyes.

“Nunca he chantajeado a nadie...”, declaró con vehemencia el arzobispo de San Salvador y presidente de la Conferencia Episcopal de El Salvador, monseñor José Luis Escobar Alas, al rechazar las declaraciones  de una mujer y de su hijo,  en torno a un clérigo, que ya falleció, y quien supuestamente abusó de la primera.

La señora, que cubrió su identidad, mostró un cheque por cinco mil dólares que, según ella, monseñor Escobar Alas le entregó en 2011 para no hacer público que había sido víctima de violación sexual por parte del sacerdote Leopoldo Deras Guillén.

Entrevistado por el canal de la Televisión Católica (TVCA), Escobar Alas aclaró que entregó  un cheque de 5 mil dólares a la mujer pero en calidad de ayuda para que su hijo realizara estudios en Cuba y no para que callara que había sido víctima de abuso por parte del sacerdote.

Explicó que, cuando el sacerdote murió, la señora llegó al Arzobispado exigiendo herencia para su hijo, porque dijo que era hijo del clérigo.

Antes de morir, agregó, Deras le heredó a Escobar Alas sus bienes.  “El tenía tres casas, y le indicó a su abogado que una de esas viviendas fuera para sus sobrinos y que las otras dos, me las dejara a mí en un testamento universal”, aseguró.

Cuando el abogado se lo hizo saber, Escobar Alas le dijo que las casas que le había heredado a él se las pasara a la Iglesia,  y las de la familia, que las entregara a los parientes correspondientes.

Pero el abogado le dijo que eso no se podía hacer, sino que recibiera la herencia y que después decidiera. “Yo acepté herencia, entregué la casa a la familia y las otras dos casas a la curia”, afirmó.

La señora se presentó para afirmar que el único heredero era su hijo y le hizo saber que estudiaba en Cuba y que tenía mucha necesidad. Y en un acto de caridad y ayuda, dice Escobar Alas, fue que le entregó el cheque por  5 mil dólares.

“Conste que el abogado no quería porque no había ningún derecho, pero nosotros lo hicimos por sentimientos cristianos y caridad”, sostuvo el prelado.

Escobar Alas manifestó que cuenta con testigos de todo lo que ha dicho y rechazó que la ayuda que le entregó fuera para que se callara o encubrir.  “Es absolutamente falso porque el sacerdote ya había muerto”, reiteró.

La denunciante afirmó que  desde los 13 a los 21 años  fue supuestamente abusada por el sacerdote Deras Guillén y que producto de ese abuso nació su hijo, que ahora tiene 26 años y estudia Medicina.

El miércoles, la denunciante afirmó que Deras Guillén había aceptado en una acta notarial antes de morir,  ser el padre del joven.

Agregó que en 2011 con ese documento se fue donde monseñor Escobar Alas a denunciar el abuso que supuestamente había sufrido de Deras Guillén y que como resultado tenía un hijo de él.

En esa ocasión, según ella,  monseñor Escobar Alas le dijo que el padre Deras Guillén había muerto en la pobreza y en calidad de limosna,  le entregaba un cheque de 5 mil dólares a cambio de no revelar el hecho.

Dos años después en 2013, la  denunciante se enteró de que  Deras Guillén había dejado tres casas y cuentas bancarias por más de 500 mil dólares y que había nombrado como heredero universal a monseñor Escobar Alas.

Nunca denunció

Pero el Arzobispo insistió en que la señora nunca denunció  que había sido violada, estaba peleando herencia y por desdicha el donante no heredó a ese muchacho. Tampoco le hizo firmar un papel en blanco, como lo ha dicho,  afirmó Escobar.

“Ella dijo que yo la he chantajeado. Jamás yo la he chantajeado, jamás a ninguna persona y vamos a demostrar quién es el chantajista”, enfatizó.

“¿Cómo es posible que una persona mienta de esa manera y que un favor lo ocupe en su contra? Eso no es humano...”, afirmó.

“Nosotros lo vamos aclarar, esto no se va a quedar así, porque gracias a Dios yo lo puedo demostrar. ¿Qué tal que se lo haga a un sacerdote que no lo pueda demostrar?”, se preguntó.

Dijo que se alegraba de que lo estén atacando de esa manera porque le da la oportunidad de sentar un precedente.

Este caso sale a la luz en momentos en que la Iglesia salvadoreña ha sido sacudida por dos denuncias más de abusos de menores cometidos por curas, los cuales han sido suspendidos.

Escobar Alas puntualizó que estos hechos no los harán retroceder en hacer justicia a las víctimas de abuso sexual cometidos por clérigos.

“Pero no vamos a permitir, jamás, que una persona venga a cometer una injusticia, de aprovecharse de una forma falsa y mal intencionada”, subrayó.

El prelado afirmó que el domingo, en conferencia de prensa, va  a demostrar los hechos con más detalles. 

Afirmó que este caso deja abierto el peligro de acusar falsamente y de buscar otros intereses y la Iglesia no lo va a permitir, porque es injusto. Por eso, antes de suspender a un sacerdote, se ha hecho la investigación para no cometer injusticias, explicó.

“Nosotros estamos obrando de la mejor manera con cero tolerancia, luchando por establecer justicia, de apoyar a las víctimas verdaderamente y hacer justicia, pero no vamos a permitir aquellas personas que se quieran aprovechar de esas circunstancias”, aseveró el arzobispo.

Tampoco que “con mentiras quieran sacar ventaja, eso no es justo, nosotros estamos jugando limpio. Lo que esta señora está haciendo es una jugada sucia, jamás no ha presentado un caso de pedofilia”.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación