Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Arzobispo denuncia violencia de pandillas ante el Vaticano

Monseñor Escobar Alas dijo que maras han cobrado mucho poder en El Salvador

Luis Escobar Alas informó al Vaticano sobre la creciente espiral de violencia y peligrosidad de las pandillas.

Luis Escobar Alas informó al Vaticano sobre la creciente espiral de violencia y peligrosidad de las pandillas.

Luis Escobar Alas informó al Vaticano sobre la creciente espiral de violencia y peligrosidad de las pandillas.

La violencia que agobia al país llevó al Arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, a denunciar en el Vaticano —ante el Papa Francisco y el Sínodo de Obispos— que "la violencia ha cobrado tanto poder en El Salvador, a tal punto que las pandillas superan en número a la Policía".

En la Asamblea Extraordinaria de Obispos, que culminó ayer, Escobar Alas agregó que las familias salvadoreñas se ven gravemente afectadas por la situación de criminalidad, ya que son víctimas de extorsión, asesinatos o secuestros.

Otro drama que, según el prelado católico, enfrentan los salvadoreños es la pobreza, pues ha obligado a miles de familias a desintegrarse, porque algunos miembros han tenido que partir hacia el extranjero para buscar oportunidades y subsistir.

El arzobispo plasmó su denuncia en una carta que el obispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez, leyó ayer en un encuentro con periodistas en la Catedral Metropolitana.

Rosa Chávez secundó a Escobar Alas y también se mostró preocupado, porque los asesinatos de siete agentes policiales (cometidos por las pandillas en las últimas dos semanas) son una muestra de que el país está entrando a una etapa de "violencia más brutal".

"Estamos entrando a una etapa de violencia todavía más brutal y de una confrontación más frontal entre las fuerzas de seguridad y quienes están en la violencia", expresó el obispo auxiliar.

Según las estadísticas de la Policía Nacional Civil, en lo que va del año, los grupos delictivos han matado a 32 agentes de la corporación.

Algunas víctimas fueron asesinadas mientras estaban trabajando; otras fueron acorraladas y ultimadas por sus verdugos durante sus días de descanso.

Élmer Omar Zavala Beltrán, de 27 años, fue la víctima más reciente. El policía fue ultimado a balazos, la noche del sábado, en una cancha del cantón San Agustín, en San Pedro Perulapán, Cuscatlán (ver nota siguiente página).

Las autoridades también han registrado un alza de homicidios en el país en los días recientes. Hasta el 16 de octubre se cometieron 3,064 muertes violentas, mientras que subió a 12 el promedio diario de homicidios.

Rosa Chávez matizó que, aunque la situación de inseguridad es grave, estos hechos deben servir a los diferentes sectores del país para que redoblen esfuerzos para "encontrar caminos para la paz".

"Creemos que se pueden encontrar (salidas para la paz) pero el precio es alto. Queremos que ese precio no sea inútil y eso es lo que a veces se teme: que tantas vidas de servidores de la paz, como los policías, puedan ser un sacrificio que no den los frutos que deberían de dar, dijo el religioso.

Consejo analizará alza de hechos violentos

Monseñor Rosa Chávez, quien es uno de los representantes de la Iglesia Católica en el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia, señaló que esta semana habrá una reunión del comité donde se tiene previsto abordar el tema de la escalada de violencia.

Según el obispo auxiliar, en ese encuentro se podría tener acceso a informes importantes, que se manejan a nivel institucional, que revelarían qué factores están provocando un recrudecimiento de hechos delictivos.

"Esta situación no se puede tomar a la ligera. Las respuestas también tienen que ser inteligentes; respuestas que sean parte de una estrategia bien pensada. Si (el recrudecimiento de la violencia) es una provocación (de las pandillas), si es un desafío frontal, tiene que se analizado como tal", señaló Rosa Chávez.

El religioso exhortó a la población y las instituciones a unirse en torno a una propuesta para el combate de la violencia, "haciendo cada quien lo que le toca hacer".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación