Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Arrollan a tía y sobrina carretera a Santa Ana

Las autoridades no detuvieron al conductor responsable porque no huyó y dio aviso; conducía a excesiva velocidad

Los dolientes acudieron de inmediato al lugar de la tragedia; viven cerca. Foto EDH / Iris Lima

Los dolientes acudieron de inmediato al lugar de la tragedia; viven cerca. Foto EDH / Iris Lima

Los dolientes acudieron de inmediato al lugar de la tragedia; viven cerca. Foto EDH / Iris Lima

SANTA ANA. Una niña de ocho años y su tía, de 32, perdieron la vida ayer, cuando un conductor que viajaba a excesiva velocidad las atropelló en el bulevar Nicolás Salume en la colonia Piramidal, en el sentido que de Metapán conduce hacia Santa Ana.

El hecho ocurrió alrededor de las 8:40 de la mañana. Ambas murieron de forma instantánea y sus cuerpos quedaron tendidos sobre el pavimento.

Las tía fue identificada como Jenny Lizeth López Méndez y la menor como Jennifer Jiménez Hurtado, informó el jefe de Tránsito de la Policía Nacional Civil (PNC) de esta ciudad, inspector Osmaro Jiménez.

De acuerdo con un familiar de las víctimas, tía y sobrina intentaban cruzarse la calle para llegar a la parada de buses y esperar por una unidad que las llevara hacia el supermercado; una rutina que practicaban todos los domingos.

Ambas se congregaban en la iglesia evangélica Restauración. De hecho, a la escena del accidente llegaron el pastor y miembros del ministerio de alabanza para apoyar espiritualmente a los dolientes.

Cuando fueron embestidas por el conductor del pick up placas P625-721, ambas se encontraban en la línea peatonal; aunque las autoridades de Tránsito no se atrevieron a especular sobre si habrían intentado cruzarse la calzada de forma imprudente.

El jefe policial explicó que la velocidad inadecuada del conductor, a quien las autoridades no identificaron ni arrestaron, hizo que las atropellara. Sin embargo, agregó que serán las investigaciones las que les brinden más detalles sobre el hecho.

El motorista del vehículo no fue detenido debido a que, inmediatamente después del hecho, llamó a la Policía y esperó a que los agentes policiales de Tránsito llegaran al sitio; pero sí fue llevado a la delegación policial para rendir su testimonio.

Los agentes de Tránsito, explicaron, basaron su decisión de no arrestar al responsable en el artículo 36 la nueva Ley Especial para la Constitución del Fondo para la Atención de Víctimas a Accidentes de Tránsito (Fonat).

También en el artículo 177 del Reglamento General de Tránsito, que establece que si el conductor no huye, avisa a las autoridades y demuestra que no había ingerido bebidas alcohólicas, "estas circunstancias deberán tomarse en cuenta como atenuantes y no se le detendrá, hasta que se deduzcan plenamente responsabilidades".

Habitantes de la zona lamentaron que, pese a que en todo el bulevar Nicolás Salume hay viviendas e incluso cerca de donde ocurrió el accidente está la calle que conduce a un colegio privado, no existe más que una sola pasarela que está situada al final del bulevar, cerca de la Universidad Católica de El Salvador (Unicaes).

El tramo fue cerrado durante las más de tres horas que las autoridades tardaron en levantar los cuerpos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación